Últimas Noticias

Beatificación en Cuba tiende nuevo puente entre Iglesia y gobierno

Un retrato del padre José Olallo Valdés.
Un retrato del padre José Olallo Valdés. El Nuevo Herald

LA HABANA, 28 Nov 2008 -- (AFP) -- La beatificación de fray José Olallo, la primera en Cuba, tenderá el sábado un nuevo puente entre la Iglesia católica y el gobierno comunista de Raúl Castro, que ha colaborado en la organización de la solemne ceremonia.

De manera inusual el diario oficial Granma, órgano del gobernante Partido Comunista (PCC), le dio despliegue a la información sobre la beatificación de Olallo (1820-89), a quien reconoció como "el padre de los pobres''.

En Camagüey, 530 km al este de La Habana, fuentes de esa Arquidiócesis dijeron por teléfono que las autoridades locales "están colaborando mucho'' en la preparación de la ceremonia, que se realizará en una plaza pública con unos 20.000 asistentes, y será transmitida en diferido por la televisión estatal.

Monseñor Carlos Manuel de Céspedes, una de las figuras históricas de la Iglesia, dijo a la AFP que las relaciones con el Estado "están caminando hace un tiempo por un camino más fluido'' y "la atención que se ha brindado en los medios en Cuba y la cooperación en Camagüey para la organización de todas las celebraciones es un signo de esa realidad''.

La beatificación "se celebrará por primera vez en nuestra Patria y estará presidida por el cardenal José Saraiva Martins, prefecto emérito de la Congregación para la Causa de los Santos'', dijo el comunicado de Granma.

Saraiva será el segundo cardenal de Roma que visita Cuba este año. En febrero, el secretario de Estado, Tarcisio Bertone, ofició varias misas y fue recibido por el presidente Raúl Castro, en una gira por los 10 años de la visita del papa Juan Pablo II, que inició una época de cohabitación Iglesia-Estado.

Esas relaciones, ondulantes en 50 años, tuvieron momentos de crisis y expulsión de sacerdotes, aunque nunca se cerró ningún templo.

Olallo, segundo cubano que será beatificado -el primero fue hace un año en España, donde murió-, era miembro de la orden Hospitalaria San Juan de Dios y, aunque no era sacerdote, el pueblo lo denominó "padre''.

Dedicó su vida a la atención de enfermos y heridos de la primera guerra de independencia (1868-1878) contra la corona española, a la que desafió al no acatar las leyes de exclusión de las órdenes religiosas de Cuba, donde quedó como único hospitalario.

La consagración "desde el punto de vista de la fe cristiana es de una súper relevancia'', dijo a la AFP monseñor Pablo Varela, obispo de la ciudad de Panamá, nacido en España.

"Es una buena señal el que pueda haber colaboración, cooperación en determinadas cosas, reconocimiento de lo que hay de bueno'', opinó el prelado, quien vivió varios años en Cuba.

Otros invitados son el vicepresidente de la Comisión Pontificia de América Latina, Octavio Ruiz, arzobispo de Villavicencio, Colombia; así como el obispo de Miami, el cubano Felipe Estévez, y los también obispos Roberto González (San Juan) y Rubén González (Caguas), ambos de Puerto Rico, además de representantes de la Orden de Malta.

El religioso español Francisco Celda, hospitalario igual que Olallo, dijo a la AFP desde Camagüey que la beatificación "es un acontecimiento muy importante para la Orden, para la Iglesia, y sobre todo también para la Iglesia de Cuba''.

En vísperas de la ceremonia, la diócesis de Santiago de Cuba, la segunda en importancia en el país, anunció la creación de dos nuevas parroquias, primer crecimiento en medio siglo.

No es casual que el nuevo puente tenga como centro la figura de Olallo, según el monseñor Céspedes, pues su figura "es muy significativa para nosotros los católicos y no católicos''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios