Últimas Noticias

Ros-Lehtinen le cuelga el teléfono dos veces a Obama

El Nuevo Herald

Las bromas de la radio miamense tienen en máxima alerta a la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, quien este miércoles le colgó dos veces el teléfono al presidente electo Barack Obama pensando que se trataba de una falsa llamada para tomarle el pelo.

"No todo el mundo puede colgarle dos veces al presidente de Estados Unidos'', ironizó Ros-Lehtinen en conversación con El Nuevo Herald poco después del incidente.

El jocoso equívoco telefónico ocurrió alrededor de las 2 p.m. mientras Ros-Lehtinen visitaba algunas instituciones de su distrito congresional. Entonces sonó su teléfono celular mostrando un código de Chicago y una voz que se identificó como Obama le extendió un saludo, pero la representante cortó rápidamente la comunicación diciéndole: "Lo siento, pero pienso que esta es una broma de una de las estaciones radiales del sur de la Florida''.

Minutos después, el jefe de despacho designado por Obama, Rahm Emmanuel, la llamó manifestando incredulidad de que ella le hubiera colgado al presidente electo, pero Ros-Lehtinen volvió a dudar de la legitimidad del interlocutor y cerró el celular.

"A Sarah Palin le hicieron el chiste con una supuesta llamada de [el presidente francés] Nicolas Sarkozy y yo estaba en guardia para que no me embromaran'', relató.

Las cosas no comenzaron a esclarecerse hasta que un asistente de la congresista la localizó para informarle que el presidente de lA Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara, el demócrata Howard Berman, necesitaba hablarle con carácter urgente. Ros-Lehtinen es la republicana de mayor rango en esa comisión.

Berman la contactó desde el aeropuerto de Los Angeles para confirmarle que había dejado dos veces al teléfono a Obama, pero Ros-Lehtinen no se convenció hasta que su colega de California no le ofreció las claves de un asunto de trabajo que sólo ellos dos conocen.

De inmediato volvió a sonar su celular y un afable Obama le comentó: "Es muy gracioso que hoy usted me haya colgado el teléfono dos veces''.

La oficina de Ros-Lehtinen emitió de inmediato un comunicado de prensa dando a conocer lo sucedido.

"Fue una conversación muy cordial'', dijo la congresista, quien felicitó al próximo presidente y elogió que se decidiera a "trabajar de manera bipartidista''. Obama también tuvo palabras de reconocimiento hacia ella por su reelección.

Según el testimonio de la legisladora, la breve conversación se centró en temas de relaciones exteriores y tocó particularmente el tema de la política hacia Cuba.

"Yo le recomendé que en las decisiones sobre Cuba consultara al senador Bob Menéndez y al representante Albio Sires [ambos cubanoamericanos demócratas]'', indicó Ros-Lehtinen. "Pero él gentilmente me dijo que tenía también disposición para consultarme a mí''.

El miércoles la congresista pudo hablar también con Hillary Clinton, nominada por Obama como la próxima secretaria de Estado, luego de que el día anterior Ros-Lehtinen no pudo contestar una llamada de la senadora por Nueva York debido a que se encontraba en una conferencia de prensa sobre seguridad aérea. La conversación giró en torno a Cuba e Israel.

Las trampas telefónicas tendidas a personalidades políticas como Hugo Chávez y Fidel Castro se han hecho frecuentes en la radio hispana de Miami.

En el 2003 los locutores cubanoamericanos Enrique Santos y Joe Ferrero lograron gastarle una broma a Chávez utilizando fragmentos con la voz de Fidel Castro.

Meses después fue Castro la víctima de la broma, creyendo que Chávez lo llamaba con carácter urgente desde un teléfono celular.

El pasado mes, ambos locutores trataron de embromar al comentarista Armando Pérez Roura, director de Radio Mambí, con una falsa llamada de Obama, quien intentaba supuestamente comunicarse con la emisora a través de un asistente que hablaba español.

Pérez Roura siguió la conversación con el presunto presidente por varios minutos y le deseó éxitos en su mandato, aunque después dijo conocer que se trataba de una jarana.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios