Últimas Noticias

Hispanos piden a Obama emprender reforma migratoria

Representantes hispanos exhortaron el sábado al presidente estadounidense electo, Barack Obama, a emitir una moratoria sobre las redadas contra inmigrantes y las deportaciones, durante un multitudinario acto en Chicago (norte).

"El presidente electo (Barack) Obama sabe que el sistema de inmigración está roto y entendemos y creemos que quiere arreglarlo'', dijo el representante Luis Gutierrez.

"Estamos listos para crear el respaldo político, las bases de apoyo que necesita'' Obama, añadió.

A pesar de los desafíos que enfrenta, dos guerras y una crisis económica, parece que el presidente electo considera la reforma migratoria como una prioridad, dijo Gutierrez.

El congresista habló con el futuro jefe de gabinete de Obama, Rahm Emanuel, cuatro veces durante las dos últimas semanas y se reunirá con el mandatario electo en los próximos días para discutir la cuestión.

El Congreso estadounidense no aprobó la versión más reciente sobre el tema, una amplia legislación promovida en 2007, que habría dado un estatus legal y una vía hacia la ciudadanía a los estimados 12 millones de inmigrantes ilegales que residen actualmente en Estados Unidos.

Obama estudo involucrado en negociaciones sobre el texto de esa reforma migratoria, y la respaldó con fuerza, al igual que su rival republicano en la reciente elección presidencial, John McCain.

Pero el tema inmigración quedó en un segundo plano en los últimos meses de la campaña 2008, eclipsado por la crisis financiera.

Los activistas sobre los derechos a los inmigrantes planean una gran marcha en Washington el 21 de enero, el día después de que Obama se convierta en el 44 presidente de Estados Unidos, con el fin de llamar la atención sobre el tema.

Líderes religiosos en todo el país también se han interesado en la cuestión e invitaron a familias separadas por las deportaciones a que relaten su experiencia.

"Es tiempo de una revolución'', dijo el pastor Freddy Santiago ante 1.500 personas reunidas en la iglesia Rebano Compañerismo Cristiano en el centro de una zona hispana de Chicago.

"Ya es suficiente. No permitiremos que nuestras familias sean separadas u oprimidas''.

Yaritza Viveros, de 13 años, lloró al hablar en el acto de Chicago, donde expresó sus temores de regresar de la escuela un día y no encontrar a sus padres debido a una redada.

Viveros nació en Estados Unidos de padres que llegaron en forma ilegal y es ciudadana estadounidense.

"Soy joven, estoy en contra del terrorismo contra los inmigrantes'', dijo la adolescente a la multitud. "Muchas familias están divididas debido a la inmigración y tenemos que detener las redadas que destruyen nuestras familias''.

Brian Wilkins, cuyos antepasados llevan varias generaciones en Estados Unidos, no pudo contener la emoción al relatar que debió mudarse a Bulgaria porque su esposa y los familiares de ella fueron deportados.

Explicó que su suegro y su cuñado están detenidos en un centro de Wisconsin, como "criminales'' cuando todo lo que hicieron mal fue elegir malos abogados.

"Nosotros como estadounidenses deberíamos ser capaces de tener a nuestros seres queridos cerca'', dijo. "No sólo afecta a los hispanos, sino a todos. Nuestras inefectivas leyes deben ser mejoradas''.

  Comentarios