Últimas Noticias

Denuncian ola de arrestos de opositores en Cuba

Los disidentes Vladimiro Roca (izquierda al frente), Martha Beatriz Roque (derecha al frente), Elizardo Sánchez Santacruz, Guillermo Fariñas y Francisco Chaviano, de izquierda a derecha, hablan a la prensa extranjera el 26 de agosto del 2008, en La Habana.
Los disidentes Vladimiro Roca (izquierda al frente), Martha Beatriz Roque (derecha al frente), Elizardo Sánchez Santacruz, Guillermo Fariñas y Francisco Chaviano, de izquierda a derecha, hablan a la prensa extranjera el 26 de agosto del 2008, en La Habana. AFP/Getty Images

Organizaciones opositoras dentro y fuera de Cuba denunciaron ayer una escalada de acciones represivas del régimen de Raúl Castro para impedir las movilizaciones programadas hoy en ocasión del Día Internacional de los Derechos Humanos.

Los actos intimidatorios se redoblaron en varias regiones del país ante la iniciativa de la disidencia interna de realizar jornadas pacíficas. Entre los detenidos figuran al menos 20 activistas, como el ex preso político Jorge Luis García Pérez, conocido como Antúnez; la representante de la Coalición Central Opositora, Idania Yáñez; y el periodista independiente Guillermo Fariñas.

Pese a los controles policiales y la vigilancia extrema, los opositores cubanos confirmaron que saldrán a las calles para conmemorar el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

"Simplemente queremos ejercer un derecho inherente sin consignas ni pancartas. Vamos a exigir que se reconozcan los derechos de todas las personas'', dijo Darsi Ferrer, director del Centro de Salud y Derechos Humanos Juan Bruno Zayas.

En una entrevista telefónica con El Nuevo Herald, Ferrer subrayó que la marcha está prevista en el central parque Villalón de La Habana, en el marco de una actividad que pretende ser un llamado de atención por la dignidad de los ciudadanos.

Pero las amenazas y prohibiciones de las autoridades de la isla apuntan no sólo a entorpecer las actividades de los movimientos de oposición, sino también de diplomáticos acreditados en La Habana que han invitado a los disidentes para conmemorar la fecha a puertas cerradas, según comentó Elizardo Sánchez, de la proscrita Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional.

El recrudecimiento del control gubernamental alcanzó también a la Agenda para la Transición, una concertación de dirigentes opositores, que programó con antelación una actividad de carácter privado para lo cual solicitaron un permiso oficial que nunca les llegó.

No obstante Martha Beatriz Roque, miembro del colectivo, aseguró en un comunicado que no eludirán el desafío oficial.

"Alertamos a los gobiernos democráticos y a la comunidad internacional sobre las consecuencias que se deriven del actuar represivo del Estado totalitario, y de su insistencia de no permitirnos una reunión de carácter social y recordatoria, en un lugar cerrado'', señaló.

Asimismo el disidente Oswaldo Payá Sardiñas, líder del Movimiento Cristiano Liberación (MCL), divulgó en La Habana un documento en el que pide la libertad de los presos políticos, nuevas leyes para garantizar el respeto a los derechos humanos y la difusión del texto de la Declaración Universal.

La mano dura de La Habana ocurre en un año salpicado por hechos que algunos sectores interpretaron como una posibilidad de cambio tras la designación de Raúl Castro al frente del Consejo de Estado, el 24 de febrero, y la firma --cuatro días después-- de los dos instrumentos más importantes en materia de derechos humanos ante Naciones Unidas.

"Para aquellos que dicen que hay apertura, los hechos demuestran todo lo contrario. ¿Dónde están los cambios?", se preguntó Nancy Pérez-Crespo, fundadora de la agencia Nueva Prensa Cubana (NPC), quien denunció ayer varios actos intimidatorios contra integrantes del grupo independiente FLAMUR-CUBA, una organización de mujeres campesinas.

A escala local, grupos del exilio planean realizar hoy una serie de actividades en la Universidad Internacional de la Florida (FIU), la Antorcha de la Amistad en el downtown, el restaurante Versailles y la Ermita de la Caridad del Cobre.

Esta nota se complementó con información de agencias de noticias.

jcchavez@elnuevoherald.com

  Comentarios