Últimas Noticias

Funcionario: Fallaron motores de caza que cayó en San Diego

Los dos motores de un avión de combate fallaron antes que se estrellara y se incendiara en un área residencial, causando la muerte de cuatro personas en tierra y la destrucción de dos viviendas, dijo el martes el asistente de un legislador.

Los investigadores también hallaron los restos de una cuarta persona en medio de los escombros, una bebé de 15 meses. Los vecinos estaban impresionados por la tragedia que le sobrevino a la familia de la pequeña el lunes, horas después que su papá se despidiera de su esposa y de la bebé frente a su casa.

El caza bimotor F/A-18D Hornet se desplomó a poco más de tres kilómetros (dos millas) de la base aérea del Cuerpo de Marina en Miramar.

No se ofreció ningún hallazgo oficial de la causa del accidente, pero el asistente de un legislador recibió información sobre el percance y dijo que el piloto trataba de aterrizar en Miramar después de que el motor derecho tuvo un desperfecto. El asistente pidió guardar el anonimato porque la información aún no es divulgada.

Cuando el avión estaba en su ruta final hacia la pista de aterrizaje, el motor izquierdo dejó de funcionar y el piloto activó el sistema de expulsión para salir de la nave, dijo el asistente el martes. Su paracaídas terminó colgando de un árbol en un cañón bajo el vecindario.

Cuatro personas, entre ellos la madre del bebé, su dos niños y la abuela, murieron en la casa. Otra vivienda también fue destruida y tres tuvieron daños.

El portavoz de los bomberos, Maurice Luque, dijo que la bebé de 15 meses se llamaba Grace Yoon.

El pastor de la familia, Kevin Lee de la Iglesia Metodista Unificada Coreana, identificó a las otras víctimas como Young Mi Yoon, la madre de Grace, de unos 30 años, su hija Rachel de dos meses, y la madre de Young, Suk Im Kim, quien acababa de llegar de Corea del Sur para ayudar a su hija con su recién nacida.

Los vecinos dijeron que la familia de inmigrantes coreanos se mudó a la zona hace tres meses. Su vecina Choko McConnell, de 85 años, que vive en la misma calle, dijo que a menudo veía a la abuela empujando el cochecito de la bebé.

El piloto estaba en condición estable en un hospital naval de San Diego, dijo la vocera de Miramar, teniente Katheryn Putnam. Regresaba de un entrenamiento en el portaaviones Abraham Lincoln, ante las costas de San Diego, cuando el avión cayó, dijo.

Los investigadores revisarán la información de la grabadora de vuelo. No hay indicios de que el piloto estuviera bajo la influencia del alcohol o las drogas, dijo Putnam.

  Comentarios