Últimas Noticias

Gobernador de Illinois se aferra desafiante a su cargo

Con su carrera hecha trizas, el gobernador de Illinois Rod Blagojevich se aferró desafiante al poder el miércoles, ignorando un llamado del presidente electo Barack Obama a que renuncie y una advertencia de que los demócratas de la cámara alta no le permitirán nominar un nuevo senador por el estado.

"Todo el mundo está pidiendo su cabeza'', dijo Barbara Flynn Currie, una líder en el Senado de Illinois y, al igual que el gobernador, una demócrata.

El gobernador fue arrestado el martes acusado de buscar dinero y otros favores a cambio de la nominación del reemplazo de Obama en el Senado. Enfrenta el cargo de asociación ilícita para cometer fraude, el cual conlleva una pena máxima de 20 años en prisión, y de solicitar sobornos, que se castiga hasta con 10 años de cárcel.

El gobernador recuperó su libertad tras el pago de una fianza y ha negado haber cometido cualquier delito.

Un día después del arresto de Blagojevich, compañeros políticos de Illinois buscaron librarse de ser inmiscuidos en el escándalo.

El representante Jesse Jackson Jr. dijo en una conferencia de prensa en Washington que él era el "candidato 5 al Senado'' en el acta de acusación federal contra Blagojevich, un hombre que el gobernador citó --en una grabación realizada en secreto-- diciendo que podría estar interesado en pagar dinero para obtener la nominación al escaño dejado por el senador Obama.

Jackson dijo que los fiscales le aseguraron que no era objeto de la investigación, y agregó enfáticamente que no estaba involucrado en "absoluto en nada ilegal''.

El legislador agregó: "Yo no inicié ni autoricé a nadie, en ningún momento, para prometer nada al gobernador Blagojevich de mi parte. Nunca envíe un mensaje ni a algún emisario al gobernador para hacer una oferta o para proponer algún acuerdo sobre el escaño en el Senado federal''.

El legislador señaló que cooperaría plenamente en la investigación.

Otros demócratas en Washington buscaron hacer caso omiso de los llamados a una elección especial para cubrir el lugar que dejó Obama en el Senado, esperando más bien que el vicegobernador Pat Quinn se convierta pronto en gobernador y él mismo nombre a la persona que ocupará el escaño vacante.

Eso le aseguraría al partido el conservar esa banca, y mucho más rápido de lo que permitiría cualquier votación.

Refugiado en su oficina del centro de Chicago, Blagojevich no dio señal alguna de que estuviera considerando renunciar, y despachó a su vocera, Kelley Quinn, a decir que estaba ‘‘atendiendo asuntos como de costumbre'' en su suite del 16to piso, situada a unas calles de la oficina de transición de Obama.

"A fin de cuentas, la prioridad principal de nuestra oficina es servir a la gente, y no hemos perdido eso de vista, ni lo perderemos'', señaló Quinn.

Obama renunció a su banca en el Senado después de ganar la presidencia. Por ley, el gobernador escoge a la persona que sustituirá al ahora presidente electo en la cámara alta.

"El presidente electo está de acuerdo... que bajo las circunstancias actuales es difícil para el gobernador hacer su trabajo efectivamente y servir al pueblo de Illinois'', afirmó el vocero de Obama Robert Gibbs en respuesta a preguntas de The Associated Press.

Al preguntársele al respecto, Gibbs dijo que Obama cree que la legislatura debería contemplar una elección especial y comenzar "un proceso para elegir a un nuevo senador que tenga la confianza del pueblo de Illinois''.

Según documentos de la corte, el gobernador intentó sacarle provecho a su capacidad de designación a través de emisarios, incluso líderes sindicales y recolectores de fondos. Blagojevich presuntamente tenía un sueldo en mente --de entre 250.000 y 300.000 dólares al año-- y habló de recolectar entre medio millón y un millón de dólares en contribuciones políticas.

"Tengo esto y vale (exclamación indecente) oro'', dijo Blagojevich citado por los fiscales según grabaciones realizadas secretamente en su oficina de campaña y en el teléfono de su casa. "Y yo no voy a darlo simplemente (altisonancia) a cambio de nada. No voy a hacerlo''.

El jefe de la oficina del FBI en Chicago, Robert Grant, dijo que los investigadores se sorprendieron por lo que oyeron, sobre todo porque el gobernador sabía desde hacía por lo menos tres años que él estaba bajo investigación por supuesto fraude en contrataciones y entendía claramente que los agentes podrían estarlo escuchando.

Nada en los documentos judiciales insinuó que Obama tuviera algo que ver en las discusiones sobre la venta de un escaño del Senado. De hecho, Blagojevich fue grabado quejándose en un momento dado que el equipo de Obama no le daría nada a cambio de su decisión. Ellos "no van a darme nada salvo un gesto de apreciación''.

"Que ellos se (exclamación indecente)'', agregó enseguida.

Legalmente, el gobernador de Illinois todavía podría nominar a alguien para que ocupe el escaño en el Senado que dejó vacante Obama, a pesar de los cargos que enfrenta, pero los políticos dijeron que si ese fuera el caso, el gobernador tendría que tener mucho descaro y además darse prisa, antes que los legisladores estatales lo despojen de su poder.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios