Últimas Noticias

Condenan a tres años de prisión al opositor Julián Antonio Monés

Apenas 48 horas después de la conmemoración del Día de los Derechos Humanos, un tribunal municipal de Baracoa, en la provincia de Guantánamo, sancionó a tres años de prisión al activista Julián Antonio Monés Borrero, bajo el cargo de "atentado a una autoridad''.

Monés, quien preside la organización independiente "Miguel Valdés Tamayo'', fue arrestado el 30 septiembre pasado por criticar los atropellos de las autoridades de la isla y denunciar la falta de asistencia humanitaria en la región, que fue severamente afectada por el impacto de los huracanes.

Rodolfo Barthelemy Cobas, coordinador del Comité Ciudadano contra los Malos Tratos, calificó la condena de intimidatoria, y dijo que su objetivo no es otro que frenar las protestas cívicas por la desidia de La Habana y la ausencia de libertades en la isla.

"Este castigo sólo puede ser interpretado como un acto de injusticia, una decisión vandálica que pretende hacer mella en nuestra lucha por acabar con la dictadura de los Castro. Pero lo cierto es que saldremos fortalecidos de todo esto'', dijo Barthelemy en una entrevista telefónica con El Nuevo Herald.

El y otros opositores de Baracoa fueron detenidos temporalmente por las autoridades cubanas para impedir que asistieran el viernes a la lectura del dictamen judicial.

El caso fue seguido de cerca por organizaciones del exilio en Miami, como el Directorio Democrático Cubano y M.A.R. por Cuba, que fustigaron la actitud represiva del gobierno comunista y reclamaron la liberación inmediata del disidente.

Monés fue recluido en condiciones extremas en la prisión Combinado del Este y las autoridades sólo han permitido visitas esporádicas de escasos minutos a su esposa, Matilde Duportal.

El activista se declaró en huelga de hambre el mismo día de su captura para llamar la atención de la comunidad internacional y repudiar los actos de hostigamiento del gobierno.

Marcibel Loo, portavoz del Directorio, detalló que la sentencia de Monés es el resultado de una política de oídos sordos.

"Su arresto coincide con un aumento de la represión y la vigilancia extrema'', acotó.

Monés fue denunciado por supuestamente agredir a un oficial del Ministerio del Interior durante una concentración pública en septiembre. Tres días antes de su detenciónfue víctima de una golpiza callejera por vestir una camiseta con la palabra "Cambio''.

jcchavez@elnuevoherald.com

  Comentarios