Últimas Noticias

Base de datos sobre los Vuelos de la Libertad revive memorias

Elsa López, quien emigró a Estados Unidos procedente de Cuba en los Vuelos de la Libertad en 1969, aún conserva el vestido que usó ese día. En la foto López sostiene el vestido y una foto de ella con dos años, tomada en la isla.
Elsa López, quien emigró a Estados Unidos procedente de Cuba en los Vuelos de la Libertad en 1969, aún conserva el vestido que usó ese día. En la foto López sostiene el vestido y una foto de ella con dos años, tomada en la isla. MIAMI HERALD STAFF

Es un vestido de bebita que vistió hace mucho tiempo una nena de 2 años en un vuelo hacia el exilio en Miami que cambió su vida.

Ahora, 39 años después, Elsa López muestra orgullosamente el vestidito blanco --el que tenía puesto cuando su madre la trajo de Cuba a bordo de un Vuelo de la Libertad en 1969 hacia una vida nueva en Estados Unidos.

Para López, quien ha guardado el vestido como un tesoro durante años, fue hasta ahora la única prueba tangible de su traumática reubicación.

"Ahora existe una base de datos que puedo mostrarle a mis hijos'', dijo López, de 41 años, vecina de West Kendall, que trabaja como coordinadora de eventos para United Teachers of Dade.

López se refiere a la recientemente inaugurada Miami Herald Cuban Freedom Flights Database (Base de Datos de los Vuelos de la Libertad de cubanos, de The Miami Herald), una lista permanente, única en su tipo, con los nombres de los 265,000 cubanos que vinieron a los Estados Unidos entre 1965 y 1973 en esos vuelos para escapar de la Cuba de Fidel Castro.

Desde que The Miami Herald inauguró el proyecto la semana pasada con un artículo y un evento especial en la Torre de la Libertad del downtown de Miami, la base de datos --disponible en internet en MiamiHerald.com/flights-- ha sido visitada por miles de exilados cubanos en el sur de la Florida y en todo el país en busca de sus propios nombres y los de sus seres queridos.

Cientos de ellos han enviado por correo electrónico correcciones a la lista, memorias y fotos de sus días finales en Cuba y de sus primeras experiencias en Estados Unidos. Asimismo, ellos han expresado su agradecimiento por la creación de la base de datos.

"Nuestro propio registro tipo Ellis Island; qué maravilla'', escribió una mujer.

"Yo les doy las gracias en mi propio nombre y en el de mi hija, que ahora podrá ver el nombre de su madre en esta lista'', dijo otra.

"Qué manera tan maravillosa de conservar la historia de nuestro exilio cubano en Miami. Gracias'', escribió otra.

Un hombre quiso acercarse más a otros: "A cualquiera que haya llegado en el vuelo del 20 de abril de 1970, ¡me encantaría tener noticias suyas!''

Los lectores opinan que la sencilla lista --una larga procesión de nombres, fechas de llegada y estatus migratorio-- tiene el poder de hacerlos llorar y les trae una oleada de recuerdos.

"No puedo expresar en palabras lo emocionado que me sentí al ver el nombre de mi difunto padre en la lista de la base de datos'', escribió un hombre. "De repente, volví a ser un niño pequeño agarrado de su mano mientras subíamos al avión''.

Otro escribió: "Me sentí muy feliz de ver el nombre de mi madre. Se me llenaron los ojos de lágrimas. Ella vino como madre soltera con mi hermana y conmigo. Yo tenía 8 años y mi hermana 12''.

Los Vuelos de la Libertad fueron especiales porque estuvieron organizados y financiados por el gobierno estadounidense. Hubo dos vuelos al día cinco veces por semana durante ocho años, entre Varadero y Miami. Ellos representaron el mayor programa de reubicación, y más duradero, auspiciado por el gobierno de Estados Unidos, financiado con un presupuesto de $12 millones y la ayuda de agencias religiosas y de voluntarios.

Los vuelos fueron aprobados por el presidente Lyndon B. Johnson luego de un discurso de Castro en el cual éste anunció que todo cubano "contrarrevolucionario'' que quisiera dejar la isla podía hacerlo. Eso causó un breve éxodo marítimo saliendo del puerto de Camarioca, al cual se le puso fin enseguida. Pero los que habían sido reclamados por sus familiares por medio del éxodo marítimo conformaron inicialmente la lista de los pasajeros de esos vuelos.

La base de datos refleja los nombres de los exiliados tal como los escribieron los funcionarios de inmigración norteamericanos una vez que los refugiados llegaron a Miami y fueron procesados; y revela del mismo modo la confusión de los funcionarios con el uso de dos apellidos por parte de los hispanos.

The Miami Herald planea corregir esos errores y omisiones y acabar expandiéndo la base de datos para incluir a los cubanos que vinieron a Estados Unidos entre 1960 y 1964.

Carlos Alberto Rodríguez, de 73 años, vecino de Sunny Isles, quien salió de Cuba en el último Vuelo de la Libertad, el 6 de abril de 1973, dijo que la base de datos lo llenó al mismo tiempo de melancolía y de agradecimiento por Estados Unidos.

"Pienso en todo lo que tuve que pasar para llegar a ese último vuelo; cómo casi no pude irme'', dijo. "Estoy muy agradecido de este país donde mi hijo creció y se hizo abogado, y donde he vivido una vida maravillosa''.

Si usted tiene alguna pregunta sobre la Base de Datos de los Vuelos de la Libertad de cubanos, escriba por correo electrónico a FreedomFlights@MiamiHerald.com o a Luisa Yanez a lyanez@MiamiHerald.com.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios