Últimas Noticias

Papa deplora egoísmo en crisis económica

El papa Benedicto XVI advirtió en su mensaje navideño el jueves que el mundo se encamina a la ruina si el egoísmo prevalece sobre la solidaridad en tiempos económicos difíciles para naciones ricas y pobres.

En su alocución desde el balcón central de la Basílica de San Pedro, el pontífice pidió no perder las esperanzas en Navidad, sino unirse en "solidaridad auténtica'' para impedir la ruina mundial.

"Hermanos y hermanas, todos los que escuchan mis palabras: esta proclama de esperanza --el corazón del mensaje navideño-- está dirigida a todos los hombres y mujeres'', afirmó.

El mensaje tradicional "Urbi et Orbi'' (a Roma y el mundo) del Papa en Navidad generalmente contiene alusiones a los lugares del mundo en guerra, pero en esta ocasión Benedicto XVI se refirió a los problemas económicos que conmueven el mundo, con despidos masivos, compañías en quiebra y pérdida de viviendas.

El Papa dijo que su mensaje era válido "dondequiera que se contempla con aprensión un futuro cada vez más incierto, incluso en las naciones pudientes''.

"En cada uno de estos lugares, que brille la luz de la Navidad y aliente a todas las personas a cumplir su parte en un espíritu de auténtica solidaridad'', dijo el pontífice. ‘‘Si la gente se ocupa tan solo de sus propios intereses, nuestro mundo sin duda se desintegrará''.

Benedicto XVI, envuelto en un manto carmesí para defenderse del frío húmedo, expresó esperanzas de que la luz navideña llegue a lugares "donde falta lo más básico que se necesita para sobrevivir''.

El Papa dedicó parte de su mensaje países africanos, en particular el hambre y la crisis social en Zimbabue, la violencia en el Congo y Sudán, así como los "sufrimientos interminables'' del pueblo somalí.

Benedicto XVI dijo que en el Medio Oriente, "el horizonte se presenta nuevamente sombrío para israelíes y palestinos''. Denunció la "lógica retorcida del conflicto y la violencia'' y pidió que el diálogo y la negociación conduzcan a "soluciones justas y duraderas a los conflictos que perturban la región''.

"Que la divina luz de Belén irradie por toda la Tierra Santa'', señaló. "Que se extienda por todo Líbano, Irak y todo el Medio Oriente''.

Sin nombrar ningún grupo en particular, el Papa pidió el fin de los "conflictos internos'' que dividen a grupos étnicos y sociales e interrumpen la coexistencia pacífica. También denunció el terrorismo "dondequiera'' que azote.

Tras la letanía de los males del mundo, el Papa pasó a un tono más festivo para repetir el saludo navideño en latín y otros 63 idiomas.

Benedicto XVI pudo descansar unas horas tras celebrar la Misa del Gallo en San Pedro en la madrugada del jueves.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios