Últimas Noticias

Israel ofrecería tregua a Hamas

Israel estudia una tregua de 48 horas en su ofensiva en Gaza para dar oportunidad a los milicianos de Hamas de cesar el fuego de cohetes, pero junto con ello amenazó con una ofensiva terrestre si la tregua no se cumpliera, dijo el martes un funcionario de la defensa israelí.

El primer ministro Ehud Olmert discutió la propuesta --hecha por el canciller de Francia-- y otros posibles próximos pasos con sus ministros del Exterior y de Defensa, dijeron funcionarios israelíes que pidieron anonimato. El liderato israelí no hizo comentarios tras la reunión.

Cualquier oferta estaría acompañada de una amenaza de enviar tropas terrestres si prosigue el fuego de cohetes.

En la reunión, el liderato israelí discutió preparativos para una ofensiva terrestre, mediante una encuesta telefónica entre los ministros de gabinete sobre un plan de convocar a 2,500 adicionales de la reserva, de ser necesario. Previamente el gabinete autorizó a llamar a servicio, en principio, a 6,7000 soldados.

Tras la reunión de cuatro horas, la oficina de Olmert declinó dar detalles debido a lo delicado del asunto.

Mientras tanto, milicianos palestinos armados con cohetes más poderosos que nunca mantuvieron sus ataques contra comunidades fronterizas en Israel, pese a los incesantes bombardeos aéreos israelíes contra posiciones de Hamas en la Franja de Gaza y la negativa de Egipto a abrir un cruce fronterizo.

Más de 370 palestinos han muerto desde que Israel lanzó el sábado su asalto aéreo contra la agrupación islámica Hamas, que gobierna Gaza, poco después de que expirase una frágil tregua de seis meses. La mayoría de los muertos son miembros de las fuerzas de seguridad de Hamas, pero la cifra incluía al menos 64 civiles, de acuerdo con cifras de la ONU. Entre los muertos estaban dos hermanas, de 4 y 11 años, que perecieron durante un ataque israelí contra un escuadrón de cohetes en el norte de Gaza el martes.

La campaña ha creado una nueva realidad también al sur de Israel. Milicianos palestinos han arreciado sus ataques con cohetes y morteros, matando a tres civiles israelíes y un soldado y ampliando el rango de sus blancos con un arsenal de armas más poderosas.

Fuentes militares estimaron que una décima parte de la población de Israel -- siete millones -- está ahora expuesta a los ataques con cohetes. De los cuatro israelíes muertos desde el inicio de la operación el sábado, tres estaban en áreas que no habían sufrido bajas anteriormente. El martes, un poblado beduino se convirtió en nuevo blanco de los ataques palestinos.

En las 72 horas desde el inicio de la ofensiva israelí, los milicianos palestinos han lanzado más de 250 cohetes y obuses.

Aviones de la fuerza aérea israelí continuaban el martes sus ataques en Gaza, destruyendo edificios del gobierno, propiedades de las fuerzas de seguridad y casas de líderes de Hamas, al tiempo que miles de efectivos, tanques y equipos de artillería aguardaban junto a la frontera para una señal de ataque.

Horas antes, el primer ministro Ehud Olmert dijo al presidente Shimon Peres que la fase aérea de la operación era "la primera de varias'', que han sido aprobadas, señaló un vocero oficial.

Israel permitió el paso de 100 camiones de ayuda humanitaria a Gaza, así como cinco ambulancias de Turquía, informaron oficiales de defensa. Un diplomático jordano dijo que 21 médicos militares de su país y cuatro hospitales ambulantes entrarán a Gaza el miércoles, pero las autoridades israelíes no pudieron confirmar esta información de inmediato.

También el martes la marina israelí hizo retroceder a una embarcación de manifestantes a favor de los palestinos que intentaban entrar a Gaza para expresar su rechazo al bloqueo israelí.

Hasta ahora sólo se han hecho ataques con aviones teledirigidos y de las fuerzas armadas. Pero el ejército ya ha trasladado a miles de soldados de infantería, decenas de tanques y arsenal de artillería. Mientras las fuerzas aéreas derriban objetivo tras objetivo incluyendo las casas de los líderes de Hamas, las expectativas de un posible ataque terrestre van en aumento.

El lunes el área fronteriza fue declarada una zona militar cerrada, lo cual ha incrementado incertidumbre sobre la situación en Gaza.

En El Cairo, el presidente de Egipto Hosni Mubarak dijo que su país no abrirá totalmente el cruce con la Franja de Gaza a menos que la Autoridad Palestina liderada por Mahmud Abbas tome el control del puesto fronterizo.

Abbas, líder de Fatá, es enemigo del grupo islámico Hamas, que tomó control de Gaza en junio de 2007 luego de desalojar a los milicianos de Fatá en una ofensiva relámpago.

Egipto ha sido muy criticado por el mundo árabe por su negativa a abrir el cruce de Rafa durante el último año. De esa manera, el gobierno egipcio a ha ayudado a completar el bloqueo impuesto por Israel a la franja de Gaza.

En días recientes, muchos gobiernos árabes han reclamado la apertura de ese puesto de control para que puedan ingresar alimentos y medicinas al área, que Israel bombardea por Israel desde el sábado.

La incursión israelí en Gaza ha provocado indignación entre los árabes, pero ésta va dirigida a Egipto tanto como al Estado judío. Manifestantes han atacado embajadas egipcias, y los líderes de Hamas acusan a Egipto de ayudar al bloqueo e incluso de dar luz verde a la ofensiva.

La furia es señal de la brecha entre una opinión pública indignada por la muerte de palestinos y los gobiernos aliados de Estados Unidos, que se oponen a la dominación de Gaza por Hamas y ven en la milicia el origen de muchos problemas en la región.

Manifestantes irrumpieron en el consulado egipcio en Adén, Yemen, el martes. Destrozaron muebles, arrojaron computadoras por las ventanas y quemaron una bandera egipcia en el techo. Más de 500 se concentraron frente a la embajada egipcia en Damasco, tal como hicieron otros días atrás en Beirut. En Sidón, Líbano, los manifestantes calificaron al presidente egipcio Hosni Mubarak de ‘‘cerdo'' y "colaborador'' con Israel.

Mubarak respondió el martes que sus detractores buscan obtener "beneficios políticos'' con el sufrimiento palestino. Su canciller Ahmed Aboul Gheit anunció que El Cairo junto con Turquía, que tiene fuertes lazos con Israel, elaboraban una iniciativa para detener el asalto e instalar una tregua.

Egipto es el blanco de las protestas porque cerró su cruce fronterizo de Rafá desde que Hamas tomó el poder en Gaza en 2007. Es el único acceso al territorio que no pasa por Israel, que ha impuesto un bloqueo económico sofocante sobre la estrecha franja costera.

Desde el inicio de la ofensiva israelí el gobierno de El Cairo ha permitido que algunos heridos crucen a Egipto para su atención médica. También ha enviado ayuda humanitaria al territorio.

Mubarak dijo también el martes, en un discurso por televisión, que Israel debe "cesar la agresión'' contra Gaza y aceptar un cese el fuego incondicional.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios