De finas arenas blancas y 2.5 kilómetros de playas vírgenes, Cayo 
Levisa es un paraíso ecoturístico vetado a los cubanos por el riesgo de que se convierta en puerta para la emigración ilegal, de lo cual las autoridades responsabilizan a Estados Unidos.
De finas arenas blancas y 2.5 kilómetros de playas vírgenes, Cayo Levisa es un paraíso ecoturístico vetado a los cubanos por el riesgo de que se convierta en puerta para la emigración ilegal, de lo cual las autoridades responsabilizan a Estados Unidos. ARCHIVO
De finas arenas blancas y 2.5 kilómetros de playas vírgenes, Cayo Levisa es un paraíso ecoturístico vetado a los cubanos por el riesgo de que se convierta en puerta para la emigración ilegal, de lo cual las autoridades responsabilizan a Estados Unidos. ARCHIVO