Últimas Noticias

Incendio deja al menos 128 muertos en el sureste australiano

Los bomberos recuperaron en las últimas horas más cadáveres de los incendios que azotan los estados sureños de Victoria y Nueva Gales del Sur, con lo que la cifra oficial de muertos se eleva a 128, informaron fuentes de la policía.

Entre las nuevas víctimas mortales, todas ellas en Victoria, se encuentran cuatro niños, a los que las llamas atraparon en su casa.

Unos 31 focos continúan activos en esa localidad, por lo que las autoridades esperan que la cifra de víctimas aumente todavía más en las próximas horas.

Equipos de identificación de cadáveres que trabajaron en los atentados terroristas de la isla indonesia de Bali, en el 2002, actuarán en Victoria para recoger muestras de dientes, huellas dactilares, matrículas de vehículos y bienes personales para identificar los cadáveres calcinados.

Las docenas de focos de fuego han destruido al menos 750 viviendas y han arrasado más de 330,000 hectáreas de bosque y de zonas urbanizadas, y, según los expertos, pasarán semanas antes de que se puedan controlar todos.

El primer ministro australiano, Kevin Rudd, afirmó a la emisora de televisión Channel Nine que la cifra de víctimas mortales seguirá aumentando.

Rudd, visiblemente afectado, explicó que el Ejército apoyará con personal y empleará máquinas excavadoras para construir nuevas líneas de contención y anunció que el gobierno ha aceptado la ayuda ofrecida por Nueva Zelanda, que enviará a 100 bomberos.

Miles de personas se han quedado sin casa. La Cruz Roja ha acogido a 3,730, según The Australian, y otros centenares esperan en sus coches o en centros comunitarios sin poder volver a sus pueblos, por lo que desconocen el estado de sus familiares y vecinos y si sus casas han sobrevivido a los incendios.

Rudd anunció que el Ejército pondrá 600 tiendas de campaña para la acogida temporal de evacuados y que Centerlink, la oficina de seguridad social australiana, empezó a repartir los fondos de ayuda de urgencia de 10 millones de dólares australianos ($6 millones) anunciados ayer para los damnificados.

Las temperaturas han descendido de forma extrema en Victoria y los más de 46 grados Celsius registrados el sábado no pasarán hoy de 21, con una mínima de 12 grados, según los meteorólogos.

Varios incendios amenazan zonas pobladas en este estado, el mayor cerca de la localidad de Beechworth, en el nordeste, a unos 40 kilómetros de la frontera con Nueva Gales del Sur. El frente ha superado el río Kiewa y acecha a varios pueblos de la zona.

En Taggerty, a unos 115 kilómetros al noreste de Melbourne, las llamas cubren un área de 93,000 hectáreas y los bomberos trabajan para crear líneas de contención, proteger a varias comunidades y restaurar la comunicación por carretera con Marysville, donde sólo ha quedado en pie un edificio.

Las llamas continúan arrasando también Kilmore, a 80 kilómetros al norte de Melbourne, y rodean el pueblo de Goulburn River.

El errante incendio de Bunyip Park, en el sudeste del estado, mantiene la región bajo una espesa capa de humo y los bomberos piden que se evite viajar por carretera hasta esta localidad, que también perdió gran parte de sus casas.

Las temperaturas han caído de forma drástica, y de los más de 46 grados centígrados del sábado se pasó el domingo a una máxima de 21, pero los meteorólogos temen que el fuerte viento dificulte la labor de los bomberos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios