Últimas Noticias

Presidenta de Chile llega a Cuba con cargada agenda

LA PRESIDENTA de Chile, Michelle Bachelet, junto al primer vicepresidente cubano, José Ramón 
Machado Ventura.
LA PRESIDENTA de Chile, Michelle Bachelet, junto al primer vicepresidente cubano, José Ramón Machado Ventura. EFE

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, llegó anoche a Cuba en un simbólico viaje a 37 años de la visita del socialista Salvador Allende, que busca renovar los nexos bilaterales en plena expansión de las relaciones de la isla comunista en América Latina.

Bachelet fue recibida en el aeropuerto José Martí de La Habana por el primer vicepresidente, José Ramón Machado. Allí arribó procedente de Honduras, para cumplir una intensa agenda de tres días, en la que destacan conversaciones con el gobernante Raúl Castro, la firma de acuerdos económicos y la inauguración de la Feria del Libro, dedicada este año a Chile.

La mandataria chilena, a quien acompaña una nutrida delegación de ministros, parlamentarios y empresarios, será la cuarta gobernante latinoamericana en viajar a Cuba este año, después del panameño Martín Torrijos, el ecuatoriano Rafael Correa y la argentina Cristina Fernández de Kirchner.

Bachelet afirmó en Honduras que viajaba a Cuba "sin ningún tipo de inhibiciones'' y aseguró que tratará en La Habana "cualquier tema'' que considere "indispensable en el interés del país''.

"Hemos concordado una agenda entre ambos gobiernos y creo que va a ser una visita importante después de más de 37 años que un presidente [chileno] no iba allá.

"Cualquier tema que a mí me parezca que es indispensable en el interés del país plantear no sólo al gobierno de Cuba sino a cualquier gobierno será planteado'', dijo Bachelet.

"Esta presidenta hablará de todos los temas, así como lo ha hecho con el presidente Manuel Zelaya, con el presidente [cubano] Raúl Castro, como lo hice con el [ex] presidente [de Estados Unidos, George W.] Bush, con todos los presidentes. No tenemos ningún tipo de inhibiciones o de restricciones'', insistió.

Bachelet inicia hoy su jornada rindiendo honores al héroe nacional José Martí, luego inaugurará una exposición de arte en Casa de las Américas, y al final de la tarde será recibida oficialmente por Raúl Castro en el Palacio de la Revolución.

Mañana acudirá a un seminario acerca de la relación económica y comercial bilateral, colocará una ofrenda en el monumento a Allende, dictará una conferencia sobre desarrollo social de Chile en la Universidad de La Habana, y en la noche inaugurará la XVIII Feria Internacional del Libro en la Fortaleza de la Cabaña.

"Esta visita contribuirá a fortalecer los lazos de amistad y cooperación existentes entre Cuba y Chile'', destacó el martes el diario oficial Granma.

No se descarta que Bachelet sea recibida por el líder cubano Fidel Castro en el lugar donde convalece de una crisis de salud, tal y como hizo con Fernández de Kirchner cuando visitó La Habana en enero.

Fidel Castro, alejado del poder desde julio del 2006 por su enfermedad, era amigo del presidente Allende (1970-1973), quien visitó Cuba en 1972, un año antes del asalto al Palacio de La Moneda por las fuerzas golpistas de Augusto Pinochet, durante el cual se suicidó con un fusil que le regaló el líder cubano.

"Esto es para Cuba un acto profundamente simbólico y motivo de regocijo recibirla después de más de tres décadas de que el presidente Allende visitó nuestro país'', afirmó el canciller cubano, Felipe Pérez Roque, quien definió las actuales relaciones bilaterales como "estables, de amistad y respeto''.

La visita ocurre en medio de la controversia que generó en su país el rechazo a reunirse con disidentes en La Habana, como le exigió la oficialista Democracia Cristiana chilena y la oposición de derecha, que además acusa al régimen de acoger a dos chilenos inculpados de asesinar en 1991 al senador derechista Jaime Guzmán.

Dirigentes de la oposición interna, considerados por La Habana "mercenarios'' de Washington, pidieron una reunión a Bachelet, pero el embajador chileno Gabriel Gaspar la descartó, lo que fue criticado por los disidentes.

Exiliados cubanos, algunos de cuyos líderes apoyaron a Pinochet, calificaron la negativa como una "bofetada''. Bachelet se reunirá con el cardenal cubano Jaime Ortega, aunque no figura en la agenda oficial, que el viernes sólo tiene programada la salida de Cuba en horas de la tarde.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios