Últimas Noticias

El 60 por ciento de los cubanos incumple su jornada laboral

Cubanos caminan por las calles de la Habana Vieja. Según un informe oficial, El 60 por ciento de los trabajadores cubanos incumple su jornada laboral, ya sea por ausencias, 
llegadas tardes o tomándose demasiado tiempo para almorzar.
Cubanos caminan por las calles de la Habana Vieja. Según un informe oficial, El 60 por ciento de los trabajadores cubanos incumple su jornada laboral, ya sea por ausencias, llegadas tardes o tomándose demasiado tiempo para almorzar. AP

El 60 por ciento de los trabajadores cubanos incumple su jornada laboral, ya sea por ausencias, llegadas tardes o tomándose demasiado tiempo para almorzar, según revela un informe oficial divulgado este miércoles.

Un monitoreo del Ministerio del Trabajo y Seguridad Social [MTSS) "mostró que el 60 por ciento de los trabajadores perjudicó de una manera u otra la jornada laboral'', subrayó el reporte, publicado en el diario Granma.

Especialistas del MTSS efectuaron un estudio en más de 2,042 empresas e instituciones estatales entre mayo y junio pasados, y encontraron que entre las 26,622 violaciones detectadas se destaca que el 46 por ciento de los empleados llega tarde y el 19 por ciento incumple el tiempo asignado para las comidas o descansos.

La investigación halló además que el 10 por ciento sale antes de la hora establecida, un cinco por ciento realiza otras tareas durante la jornada laboral y un cuatro por ciento abandona el trabajo sin solicitar autorización.

"Esto no puede continuar siendo un problema'', concluye la publicación agregando que las administraciones deben poner mano dura y exigir el cumplimiento del reglamento vigente.

El estudio tomó como base la Resolución 188 del 2006, mediante la cual las entidades laborales se dieron a la tarea de confeccionar o actualizar sus reglamentos disciplinarios internos. El objetivo era fortalecer el orden laboral, la educación de los trabajadores y el enfrentamiento a las indisciplinas e ilegalidades en el desempeño del trabajo.

"¿Acaso controlar y exigir la disciplina y el aprovechamiento de la jornada laboral en cada centro de trabajo requiere de cuantiosos recursos financieros y materiales? ¿O tales tareas dependen más del control, de la supervisión y de la organización del trabajo?", se preguntó en el artículo la especialista de asuntos legales, Lourdes Pérez Navarro.

Según insistió la analista, "corresponde a la dirección del centro realizar observaciones continuas y autocontroles acerca de cómo marcha el comportamiento de las obligaciones y prohibiciones a que están sujetos los trabajadores; y toca a sus organismos superiores redoblar la exigencia''.

El periódico se queja también de que muchos responsables de los centros de trabajo no aplican las sanciones establecidas para esos casos y toleran la "indisciplina laboral''.

En todas sus intervenciones desde que asumió el poder en Cuba-- primero provisionalmente y luego por designación oficial en febrero del 2008-- Raúl Castro ha llamado al rigor y la disciplina como únicas alternativas para aumentar la productividad y el rendimiento económico en el país.

El tema de la responsabilidad laboral se ha convertido en una campaña de la prensa oficial, particularmente desde que en la sesión parlamentaria del pasado diciembre, el gobernante definió el trabajo como "necesidad vital'', y anunció que el Estado está decidido a eliminar "las gratuidades indebidas y los subsidios excesivos'' para ajustar "los sueños a las verdaderas posibilidades'' del país.

Una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas difundido el pasado enero en los medios oficiales, señaló que conseguir empleo ha pasado a ser la quinta opción entre los jóvenes cubanos.

En un artículo titulado "El holgazán: un peligro ideológico'', se cuestionó semanas atrás la presencia de "individuos que jamás sudan la camiseta y, en cambio, viven mejor que quienes trabajan de sol a sol'', lo que causa "un perjuicio ideológico'' porque lleva a los laboriosos a preguntarse: "¿De qué vale trabajar si los vagos viven igual o mejor que yo?".

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios