Últimas Noticias

Informe del Senado pide levantar prohibición de viajes a Cuba antes de abril

El presidente Barack Obama debe dar "un primer paso unilateral'' en la política respecto a Cuba, y levantar las restricciones de viajes y remesas a la isla antes de la Cumbre de las Américas del próximo abril, recomienda un informe distribuido el lunes en el Congreso.

"La consumación de este gesto podría señalar un importante cambio y favorecería un clima de buena voluntad hacia Estados Unidos por parte de los países latinoamericanos, así como la cooperación regional que el gobierno estadounidense busca en un amplio rango de asuntos'', indica el documento, que propone el levantamiento incondicional de esas sanciones antes de que Obama viaje a la Cumbre hemisférica en Trinidad y Tobago, programada del 17 al 19 de abril.

Durante su campaña electoral, Obama prometió suprimir los estrictos controles para viajes y envíos de remesas familiares a Cuba, impuestos por el presidente George W. Bush en el verano del 2004, pero hasta el momento no se ha pronunciado sobre el asunto.

El texto titulado Cambiando la política hacia Cuba --en interés nacional de Estados Unidos, añade que una acción adicional del Congreso para eliminar todas las prohibiciones de viaje a la isla de los ciudadanos estadounidenses debe ser considerada como parte del cambio de estrategia.

El informe es promovido por el congresista Richard Lugar (Indiana), el republicano de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, y cuenta con respaldo bipartidista. Su elaboración estuvo a cargo del principal asistente de Lugar, Carl Meacham, quien viajó a Cuba el pasado enero para entrevistarse con funcionarios gubernamentales, diplomáticos, académicos, personalidades religiosas, corresponsales de la prensa internacional y ciudadanos en general.

Lugar envió a sus colegas el reporte de 25 páginas con una carta de presentación en la que llama a replantearse el embargo hacia la isla.

Aunque Lugar no propone un levantamiento explícito del embargo, las recomendaciones del informe tienden a neutralizar las principales clavijas de la política que ha marcado el diferendo entre Washington y La Habana desde 1962.

"Debemos reconocer la ineficacia de nuestra política actual y tratar con el régimen cubano de un modo que refuerce los intereses estadounidenses'', afirmó Lugar, un tradicional crítico del régimen castrista.

En la misiva, el senador expresa que después de 47 años "el embargo unilateral a Cuba no ha conseguido su propósito declarado de traer democracia al pueblo cubano'', a la vez que "ha sido usado por el régimen como una excusa para demandar mayores sacrificios en una Cuba empobrecida''.

Entre otras medidas unilaterales que el documento propone a la Casa Blanca se encuentra eliminar las restricciones de movimiento en territorio estadounidense que rigen sobre los diplomáticos cubanos de la Oficina de Intereses en Washington.

"Esta disposición podría estimular un recíproco levantamiento de las restricciones impuestas por el gobierno cubano sobre el desplazamiento de los diplomáticos estadounidenses fuera de La Habana, favoreciendo las posibilidades de conocimiento del gobierno de Estados Unidos sobre las verdaderas condiciones en la isla entera'', sugiere el documento.

Además indica que "el momento para la eliminación del embargo'' debe definirse a partir del curso futuro de las negociaciones entre ambas partes, y recoge una serie de iniciativas que pudieran instrumentarse a corto y mediano plazos.

Entre las propuestas figuran:

* Reanudar las conversaciones bilaterales sobre asuntos migratorios y vigilancia del narcotráfico, las cuales fueron interrrumpidas por la administración de George W. Bush en el 2004.

* Revisar la política de "pies secos/pies mojados'', que desde 1995 permite permanecer en el país a los cubanos que lleguen ilegalmente a las costas de la Florida.

* Facilitar las exportaciones de EEUU hacia Cuba, eliminando la obligatoriedad de los pagos cubanos en efectivo y previos al envío del cargamento. También se sugiere permitir el financiamiento privado para las transacciones comerciales y la ampliación de ventas a otro tipo de productos como maquinarias agrícolas y materiales de construcción.

* Permitir la exportación de medicinas y equipos médicos mediante créditos, así como autorizar la importación de productos biotecnológicos de la isla.

* Crear una comisión bipartidista bajo el compromiso de forjar una estrategia multilateral hacia Cuba, con la colaboración de países de América Latina y la Unión Europea.

"Tomando la iniciativa al comienzo de una nueva administración estadounidense y en un momento histórico para Cuba, el gobierno de Estados Unidos abandonaría una postura condicionada a que los cambios de política estén supeditados a La Habana y no a Washington'', concluye el documento.

El informe de Lugar es el más abarcador documento con propuestas de flexibilización del embargo que sale a la luz tras la llegada de Obama a la Casa Blanca, y se divulga en un momento de intensos debates sobre la opción de cambiar la política hacia el régimen de Raúl Castro.

Además de animar controversias en el Congreso, las recomendaciones de Lugar pudieran tener efecto sobre los pasos del Departamento de Estado para establecer los rumbos de su nueva estrategia hacia Cuba.

El pasado 12 de enero durante la audiencia congresional para confirmar su nominación, la secretaria de Estado, Hillary Clinton, anticipó "una revisión de la política hacia Cuba'', y se comprometió a trabajar con miembros del Congreso para valorar "los pasos apropiados'' en favor de los mejores intereses de EEUU respecto a la isla.

A comienzos de mes, un grupo bipartidista de congresistas, liderados por el representante demócrata William Delahunt (Massachusetts), presentó un proyecto legislativo ante la Cámara solicitando absolutas libertades para que los ciudadanos estadounidenses puedan viajar a la isla.

Un estudio del FMI considera que de permitirse el acceso del turismo estadounidense, entre 3 y 3.5 millones de personas visitarían anualmente Cuba.

El senador republicano Mel Martínez (Florida) opinó que el informe de Lugar no concuerda con la realidad cubana, y dijo que EEUU debe mantener inalterable su política con relación al régimen de Raúl Castro.

"Es temerario hacer cambios aquí cuando ellos [el gobierno cubano] no han hecho ningún cambio allí'', declaró Martínez. "Para promover un cambio y una mayor cooperación, ambas partes tienen que tener la voluntad de cooperar y de aceptar algún cambio''.

El US-Cuba Democracy PAC, entidad que cabildea en Washington a favor del embargo, salió inmediatamente al paso a las consideraciones de Lugar, indicando que el informe "ignora los elementos fundamentales de la realidad cubana'' y "contiene grandes contradicciones políticas''.

"Mientras el reporte presume equivocadamente que tal cambio de política podría beneficiar a los agricultores de Indiana, no menciona que el Club de París reveló recientemente que Cuba debe $29.7 miles de millones a sus acreedores internacionales, con pocas esperanzas de que pueda pagarlos, y figura en el segundo lugar de las naciones más endeudadas del mundo'', señaló un comunicado de la agrupación, integrada por líderes cubanoamericanos.

El pasado noviembre el Club del París --foro informal de acreedores oficiales y países deudores-- reveló que la deuda de Cuba ascendía a $29,692 millones, la mayor después de la contraída por Indonesia.

Una avalancha de encuestas y estudios institucionales en torno a la eficacia del embargo ha desatado una verdadera batalla política entre partidarios y opositores de un cambio hacia la isla.

La pasada semana el coronel Glenn Alex Crowther, una reconocida personalidad en los predios militares y académicos, exhortó a Washington a cambiar su estrategia respecto a la isla en un artículo titulado Díganle adiós al embargo.

El próximo jueves, la Institución Brookings, un grupo multidisciplinario de expertos y cubanólogos, presentará en Miami un segundo informe de recomendaciones sobre las relaciones con Cuba.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios