Últimas Noticias

Intentan allanar el camino a viajes a Cuba

Cubanos residentes en Miami aguardan con sus paquetes en el Aeropuerto Internacional, para viajar a la isla.
Cubanos residentes en Miami aguardan con sus paquetes en el Aeropuerto Internacional, para viajar a la isla. El Nuevo Herald

El proyecto de ley de presupuesto de 1,128 páginas que esta semana comienza su tortuoso camino en el Congreso contiene párrafos clave que cambian la política de Estados Unidos hacia Cuba y alivian las restricciones a los viajes familiares a la isla al retirar los fondos para su implementación.

Las cláusulas en cuestión se redactaron cuando se hizo el primer borrador del proyecto de ley, el pasado año, y enfrentaron la amenaza de veto del entonces presidente George W. Bush. Pero el presidente Barack Obama prometió en su campaña eliminar las restricciones a los viajes familiares, de modo que es difícil que el gobierno, que está revisando la política hacia Cuba, se oponga a los cambios.

El proyecto legislativo, que se espera sea sometido este miércoles a votación en la Cámara, tiene indignados a los legisladores cubanoamericanos.

El proyecto de ley de presupuesto del 2009:

* Impide al gobierno federal gastar un centavo en hacer cumplir las normas del 2004 que impiden a los cubanoamericanos visitar su país natal más de una vez cada tres años.

* Crea una licencia general de viaje para los estadounidenses que venden alimentos y suministros médicos a Cuba.

* Permite a Cuba pagar en efectivo los productos estadounidenses al llegar a la isla. La ley en vigor obliga a la isla a pagar antes que los productos salgan de Estados Unidos.

* Exige al Departamento del Tesoro que prepare un informe que indique cuánto de su personal y fondos se dedica a implementar la prohibición de viajar a Cuba.

El representante José E. Serrano, demócrata por Nueva York y presidente de la Subcomisión de Servicios Financieros y Gobierno, añadió estas enmiendas al proyecto. Esto significa que Serrano controla las arcas del Departamento del Tesoro, entidad que investiga a las personas que infringen la prohibición de viajar a Cuba.

"Trabajo en este problema desde hace mucho tiempo'', dijo Serrano. "Ahora soy el presidente de una comisión que controla esos fondos y finalmente puedo hacer algo al respecto''.

Pero es inevitable que esas medidas encuentren una fuerte oposición. La representante Debbie Wasserman Schultz, demócrata por Weston, quien apoya las restricciones, dijo que no cree que la medida sobre los viajes se apruebe por su propio peso, porque tiene en su contra a la mayoría de los republicanos y a unos 80 demócratas.

El senador Mel Martínez, republicano por la Florida, ha informado a los líderes del Senado que se opondrá a todo proyecto de ley que cambie la política de Estados Unidos hacia Cuba, algo que haría más difícil, si no imposible, que el Senado apruebe la medida.

"Modificar la política del país en este momento sería contraproducente y recompensaría a un régimen represivo y autoritario que ha mostrado escaso interés por la seguridad o el bienestar de sus ciudadanos'', manifestó Martínez.

Si Obama no modifica la política hacia la isla, la mayor parte de las nuevas medidas vencen el el 30 de septiembre.

Bush impuso las restricciones en el 2004 por Bush, quien creó reglas que limitan las visitas de cubanoamericanos a sus familiares cercanos a dos semanas cada tres años. Si esta prohibición no se hace cumplir, entonces los cubanoamericanos podrían visitar a familiares, tanto cercanos como lejanos, una vez al año y podrían gastar hasta $179 al día en la isla.

"El pueblo estadounidense no considera a Cuba una amenaza'', dijo Serrano, "y ellos no pueden entender por qué no podemos comerciar con ellos''.

El representante Lincoln Diaz-Balart dijo que tenía suficientes votos para oponerse a la medida, pero la líder de la mayoría en la Cámara, Nancy Pelosi, no quiere permitir que se voten enmiendas específicas.

"Eso es descaradamente antidemocrático'', dijo Pelosi.

La representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami, dijo que se siente decepcionada de que se puedan relajar las normas sin concesión alguna del gobierno de Castro. Ros-Lehtinen estaba particularmente disgustada por el hecho de que los que redactaron el presupuesto en la Cámara no incluyeron en el proyecto de ley fondos para los disidentes en Cuba, afirmó.

"Sin recibir concesión alguna del régimen de Castro los hermanos Castro estarán muy contentos'', dijo.

frobles@MiamiHerald.com

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios