Últimas Noticias

Una luz de esperanza para el fútbol profesional en Miami

Varios obstáculos deberá salvar la propuesta del Barcelona para que Miami tenga una sede en la MLS a partir del 2010. Al mismo tiempo, se abren algunas alternativas interesantes con miras a que el sur de la Florida pueda contar siempre con la presencia de un club a nivel profesional.

La liga de fútbol estadounidense dará a conocer antes del próximo 19 de marzo los dos nuevos equipos de expansión entre cinco candidatos: Otawa, Vancouver, Portland, San Luis y Miami.

De ser elegido, el BarÇa y su socio inversor Marcelo Claure tendrán la titánica tarea de crear en la Capital del Sol, en poco más de 12 meses, un club de la nada.

Además deberán hallar una fórmula para conciliar la convivencia de dos marcas archirrivales: Adidas, que patrocina a la MLS, y Nike, que es el auspiciador de los azulgranas.

La solución para evitar el conflicto de marcas sería no utilizar el nombre de Barcelona ni los tradicionales colores del club catalán en la aventura estadounidense. En ese caso, sin embargo, se perdería el impacto que tendría una filial con los nombres, símbolos y colores de una institución de tanto prestigio.

Claro que si se trasplantan entrenadores y jugadores de gran renombre y muy identificados con la divisa azulgrana, como el caso del francés Thierry Henry quien ha expresado su deseo de jugar en Estados Unidos, podría asociarse fácilmente la relación entre el Barcelona y el nuevo club de Miami.

Todo, sin embargo, pende de un hilo.

El jueves último, el director general del club condal, Joan Oliver, anunció que Barcelona mira con mucho cuidado el proyecto de tener una filial en la MLS, y que cualquier paso que dé al respecto tendrá que ser ‘‘siempre y cuando no suponga ningún riesgo financiero para el club''.

El 14 de octubre pasado, al presentar la candidatura del BarÇa a la MLS, Oliver dejó en claro que el aporte del club será el "know how'' y "las personas, el entrenador, el secretario técnico y los jugadores''.

Si luego de las sumas y las restas, los directivos barceloneses deciden no lanzarse al sueño americano, todavía queda la alternativa de que Claure pueda hacerlo por su cuenta. Total, el magnate boliviano es el hombre que va a poner los $40 millones en caso de que la MLS acepte su candidatura.

Ojalá que cualquiera sea el descenlace de la apuesta del BarÇa a una plaza en la MLS, se mantenga el entusiasmo de Claure de invertir en el deporte surfloridano.

De esa manera el propietario de la empresa de telefonía celular Brightstar, con sede en Miami, podría convertirse en un factor que unifique esfuerzos dispersos en la zona.

Anoche, los ejecutivos del Miami FC tuvieron una junta con personalidades del área para definir el futuro del balompié profesional en el sur de la Florida. Por ahora todo es muy incierto, la propuesta del BarÇa a la MLS ya no es tan contundente como al principio, y al final podemos terminar con la triste realidad que esta zona se quede sin fútbol profesional de un momento a otro.

Claure seguramente será recibido con los brazos abiertos si decidide sumarse a lo esfuerzos de muchos amantes del deporte que desean que el sur de la Florida tenga para siempre un equipo de fútbol profesional.

  Comentarios