Últimas Noticias

Actos de protesta contra la doble moneda

Belinda Salas (izq), de la disidente Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR).
Belinda Salas (izq), de la disidente Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR).

Un grupo de opositores que aboga por la restitución de la moneda nacional para todas las operaciones comerciales en Cuba, protagonizó el jueves una serie de actos de desobediencia civil en establecimientos estatales de cinco provincias de la isla.

Las manifestaciones son parte de la campaña Con la misma moneda, una iniciativa independiente lanzada en el 2007 por la ilegal Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR).

La organización informó que las actividades en contra de la discriminación monetaria se realizaron en restaurantes y cafeterías de Pinar del Río, Ciudad Habana, Matanzas y Santiago de Cuba. Los activistas ordenaron comida y rehusaron pagar en pesos convertibles (CUC), ofreciendo a su vez hacerlo en pesos cubanos, la moneda en la cual reciben sus salarios, que en promedio es de 408 pesos mensuales (unos $17).

"Nos sentimos satisfechos en esta tercera fase de operaciones por la gran cantidad de cubanos de a pie que están sumándose a esta lucha cívica y no violenta. A pesar del silencio del gobierno, creemos que estamos avanzando de una forma muy positiva'', dijo a El Nuevo Herald, Magdelivia Hidalgo, quien impulsa desde Miami la proyección internacional de FLAMUR.

El CUC es requerido en innumerables establecimientos y transacciones. El cambio oficial es de 24 pesos cubanos y $1.20 por un CUC.

Hidalgo detalló que la protesta se llevó a cabo de forma escalonada, es decir, cada grupo entrando al restaurante después que se había completado la acción del anterior. En Pinar del Río y Santiago de Cuba el "plantón'' culminó con éxito cuando se aceptó el pago de las seis parejas correspondientes en pesos cubanos, mientras que en Ciudad Habana y Matanzas fueron detenidos siete opositores.

Los activistas de FLAMUR han solicitado hasta en tres ocasiones al régimen de la isla que ordene una reevaluación de la moneda circulante y que establezca un modelo único de pago con el peso cubano para que la gran mayoría tenga acceso a los artículos y productos de primera necesidad.

La activista disidente Belinda Salas Tápanes, promotora de la campaña nacional y presidenta de FLAMUR, explicó que el movimiento disidente continuará su lucha para eliminar la doble moneda en Cuba, instaurada desde 1993.

"No nos detendremos hasta que se elimine esta discriminación que nos relega a la condición de ciudadanos de segunda clase en nuestro propio país. El gobierno viola sus propias leyes. Con la Misma Moneda, es nuestro derecho”, aseveró Salas en un comunicado.

En noviembre de 2007 la organización entregó 10,738 firmas a la Asamblea Nacional solicitando que se analice y discuta en el pleno un proyecto de ley que acabe con la dualidad monetaria. Un año después, miembros de FLAMUR presentaron al Parlamento cubano otras 10,000 adhesiones.

Omar López Montenegro, director ejecutivo de la Fundación para los Derechos Humanos, adscrita a la Fundación Nacional Cubanoamericana, destacó los objetivos de la campaña y dijo que estos llamados "marcan un paso diferente'', ya que son reflejo de una tendencia enfocada en necesidades de la población.

"Se trata de un activismo dinámico y proactivo, basado en la asimilación de experiencias exitosas en la lucha estratégica no violenta'', acotó López.

jcchavez@elnuevoherald.com

  Comentarios