Últimas Noticias

Obama dispuesto a ‘reconsiderar' las relaciones de Estados Unidos con Rusia

El presidente Barack Obama dijo a Rusia que si disminuye la búsqueda de un arma nuclear por parte de Irán también habrá una menor necesidad de que Estados Unidos emplace un sistema de defensa antimisiles en Europa Oriental, según reveló el martes. Pero Obama aclaró que no había propuesto un canje a Moscú.

El nuevo presidente agregó que es hora de que Estados Unidos reconsidere su relación con Rusia, en un reconocimiento a las relaciones cada vez más tensas durante los últimos años.

Mientras posaba para los fotógrafos durante una reunión con el primer ministro británico Gordon Brown, se le preguntó a Obama sobre una carta que envió al presidente ruso Dimitri Medvedev sobre temas de seguridad de interés mutuo, incluyendo los planes estadounidenses de emplazar el sistema defensivo en Polonia y la República Checa.

"Lo que dije en la carta es lo mismo que he dicho públicamente, que el sistema de defensa misilística que hemos hablado de emplazar no está dirigido a Rusia, sino a Irán'', aclaró Obama. ‘‘Esa siempre ha sido la preocupación, que potencialmente un proyectil de Irán amenace a Estados Unidos o a Europa''.

Obama desestimó una versión de que hubiese caracterizado su carta como una oferta de canje a Rusia, que se ha opuesto al sistema antimisiles. Dijo que se trataba sencillamente de "una declaración de hechos''.

Agregó que si se reduce el empeño iraní por tener armas nucleares también "se reduce la presión o la necesidad de un sistema de defensa antimisiles''. Pero este hecho, agregó, no disminuye su compromiso de asegurar que Polonia, la República Checa y otros miembros de la OTAN tengan todo el apoyo estadounidense a su seguridad.

Los planes de emplazar esas defensas en Polonia y la República Checa, para defenderse de posibles ataques iraníes a los aliados europeos, figuran en una serie de cuestiones que afectaron las relaciones entre Estados Unidos y Rusia durante el gobierno de George W. Bush. Ha habido indicios de que Obama, que ha prometido sacudir la política exterior, estaría dispuesto a abandonar el sistema antimisilístico.

Medvedev dijo que habló telefónicamente con Obama y que mantuvo un intercambio epistolar con él, pero agregó que "no se habló de ningún tipo de canje ni de algo a cambio de otra cosa''.

"No, las cosas no se han planteado de esa manera, sería improductivo'', indicó el martes en una rueda de prensa, tras conversar en Madrid con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

Medvedev reafirmó su firme oposición al plan de los interceptores misilísticos en Polonia y un radar en la República Checa por considerar que perjudicarían la seguridad en Europa.

El presidente ruso agregó que para Rusia era alentadora la disposición del gobierno de Obama a discutir las quejas de Moscú.

"Nuestros socios estadounidenses están listos a discutir este problema, y esto ya es positivo'', afirmó. "Hace varios meses estábamos recibiendo señales diferentes: la decisión se ha tomado, no hay nada que discutir, haremos lo que hemos decidido hacer.

"Ahora espero que la situación sea diferente'', agregó Medvedev. "Pero nadie está asociando estos asuntos a algún tipo de canje, particularmente en la cuestión iraní. Ya estamos trabajando en estrecho contacto con nuestras contrapartes estadounidenses en el tema nuclear iraní''.

Un alto funcionario estadounidense había dicho anteriormente que la sugerencia en la carta de Obama a Medvedev era que un emplazamiento defensivo antimisilístico "podría tornarse innecesario si, trabajando juntamente con Rusia, se encaraba la amenaza misilística iraní''.

Se anticipa que Obama y Medvedev se reunirán en la cumbre económica del G-20 de naciones desarrolladas y en desarrollo en Londres el mes próximo, según los funcionarios.

También enfatizaron que "continuaremos consultando con los checos y los polacos a medida que avanzamos hacia la toma de decisiones sobre la defensa misilística''. Ese mensaje fue un intento evidente por aliviar los temores entre esos dos aliados --ex estados satélites soviéticos-- que consideran el sistema defensivo como una garantía de apoyo estadounidense contra una Rusia renaciente.

La secretaria de Estado Hillary Clinton dijo por su parte en una conferencia de prensa en Jerusalén que en nombre del nuevo gobierno de Obama, Estados Unidos inicia un acercamiento con Rusia.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios