Últimas Noticias

Técnico de la TV cubana deserta en San Diego

Yuri Boza Sigler, quien muestra su credencial de escritor y editor deportivo, viajaba con la selección cubana de béisbol al Clásico Mundial de Béisbol cuando desertó en San Diego. El joven cubano llegó a Miami este 16 de marzo en la mañana donde lo esperaba su hermano.
Yuri Boza Sigler, quien muestra su credencial de escritor y editor deportivo, viajaba con la selección cubana de béisbol al Clásico Mundial de Béisbol cuando desertó en San Diego. El joven cubano llegó a Miami este 16 de marzo en la mañana donde lo esperaba su hermano. El Nuevo Herald

El equipo cubano que participa en el II Clásico Mundial de Béisbol está sometido a una extrema presión de las altas esferas gubernamentales para garantizar un desempeño destacado en el torneo y ‘‘poner en alto el deporte revolucionario'', afirmó el lunes en Miami un integrante de la delegación oficial de la isla.

"Hay mucha presión sobre el equipo, desde los técnicos a los jugadores, para que se haga un buen papel y se asegure que la revolución quede bien'', apuntó Yuri Boza, un técnico de televisión que desertó en San Diego para pedir refugio político en Estados Unidos.

Boza, de 31 años, es el primer caso de deserción en la delegación cubana que asiste al Clásico. No se ha reportado hasta ahora ninguna fuga entre los jugadores de la selección nacional, quienes han sido prácticamente aislados del contacto con la prensa extranjera.

"Los segurosos [agentes de la Seguridad del Estado] han mantenido a los peloteros bajo un control severo, sin dejar que se les acerque nadie'', relató Boza, quien se desempeñaba como editor de la programación deportiva del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

En la delegación viaja un hijo de Fidel Castro, Antonio Castro, médico del equipo y vicepresidente de la Federación Cubana de Béisbol. En un reciente artículo, el ex gobernante enfermo vaticinó el triunfo de la selección nacional aludiendo a que Cuba puede "combinar algo que sólo pueden hacer hombres libres, y sin dueños, no los jugadores profesionales''.

"Antonio Castro es un intermediario entre el equipo y Fidel, eso está claro para todos'', aseveró.

El joven fue entrevistado la noche del lunes en el programa A mano limpia del Canal 41-AmericaTevé, bajo la conducción del periodista Oscar Haza.

La decisión de escapar la había tomado antes de salir de la isla, tan pronto supo que viajaría para realizar las transmisiones de los juegos de Cuba en el Clásico beisbolero. Incluso si la selección cubana no clasificaba en la primera ronda eliminatoria en México, Boza tenía un "plan B'' para llegar a Estados Unidos.

Pero el triunfo de la novena cubana ante Australia por 5X4 le abrió las puertas a la segunda ronda en San Diego, California.

"Ese día celebré con tremenda alegría el triunfo de [el equipo] Cuba con el jonrón de Yosvany Peraza, porque me facilitaba mis planes'', confesó.

Con anterioridad había viajado a los Juegos Panamericanos de Río de Janeiro, en el 2007, y a la Olimpiada de Beijing el pasado año, pero la opción de abandonar la isla no le resultó nunca tan tentadora como el día en que recibió la noticia del posible viaje a Estados Unidos.

"Sabía que esta era mi oportunidad única para escapar de Cuba'', afirmó. "Y no la iba a desaprovechar''.

Desde su llegada a México, el joven estuvo en contacto con su hermano Orestes Boza, residente en Miami hace seis años. El pasado viernes, apenas la delegación cubana llegó a San Diego, emprendió la fuga rumbo al aeropuerto de esa ciudad para tomar el primer vuelo que lo condujera al sur de la Florida.

Llegó a Miami al mediodía del pasado sábado.

"Quiero sentirme libre, hacer lo que quiera, decidir por mi propia cabeza adónde voy'', afirmó Boza durante una breve entrevista con El Nuevo Herald. "Los jóvenes cubanos no tenemos ningún compromiso con la revolución, simplemente no nos interesa permanecer allí porque no vemos futuro... Y no me atemoriza la crisis económica actual, porque en Cuba nacimos y hemos vivido siempre en crisis''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios