Últimas Noticias

Disidentes cubanos en huelga de hambre para exigir justicia

Jorge Luis García "Antúnez" en huelga de hambre.
Jorge Luis García "Antúnez" en huelga de hambre.

La casa de Jorge Luis García en Placetas, en la zona central de Cuba, es fácil de encontrar: es la que tiene una bandera cubana grande a la entrada, en una manzana rodeada de policías y agentes de la Seguridad del Estado.

Es también la que nadie puede visitar porque la policía no lo permite.

El ex preso político, mejor conocido como "Antúnez," su esposa Iris Pérez Aguilera y tres amigos están en huelga de hambre desde hace 38 días. Yacen en catres en el portal, en una quijotesca misión pública por demandas que incluso otro miembro de la oposición cubana califica de "utópicas'': vivienda adecuada para todos los cubanos, en particular la hermana de Antúnez; el fin de las torturas para su cuñado, el prisionero político Mario Alberto Pérez, y la ratificación y publicación de un acuerdo de derechos humanos.

Antúnez no ha comido alimentos sólidos desde el 17 de febrero. De las 200 libras que pesaba ha perdido al menos 40, dice él mismo. No se ha pesado en dos semanas porque a la persona que venía a verlo con una pesa ya no se le permite pasar.

"Estamos concientes de los riesgos y peligros para el cuerpo humano'', dijo Antúnez en una entrevista telefónica. "Pero usted está hablando con una persona que pasó 17 años en la cárcel en un país donde no hay canales legales a seguir''.

Ayer el Directorio Democrático, una organización del exilio en Miami, reportó que la policía cubana roció la casa con gases lacrimógenos en medio de la noche. En las cinco semanas desde que comenzó la huelga de hambre, varios partidarios han sido arrestados y a algunos de los cinco huelguistas ha habido que llevarlos de emergencia al hospital.

Los activistas se lamentan de que aunque muchos en Cuba apoyan su causa, la huelga de hambre ha sido acogida en general con un bostezo de indiferencia colectiva. Antúnez dijo que ninguna de las agencias de prensa acreditadas para trabajar en Cuba ha visitado su casa, unas 200 millas al este de La Habana, y sólo se han enviado unos pocos artículos sobre la huelga desde La Habana.

"Si aquí hubiera habido una marcha a favor de la revolución, la prensa extranjera hubiera estado aquí'', dijo Antúnez.

Perplejos ante la falta de información confiable sobre la huelga de hambre, los miembros del polémico grupo de música rock Porno Para Ricardo trataron de visitar a Antúnez para verlo con sus propios ojos.

"Menos mal que él no vive muy lejos de la estación de ómnibus y de todos modos su casa no era muy difícil de encontrar: había una bandera grande en la puerta y la policía rodeándola'', dijo el cantante y guitarrista Ciro Díaz. "No sabía que visitar la casa de alguien es un delito''.

Díaz y el fotógrafo Claudio Fuentes pensaban filmar un documental sobre la protesta pero los arrestaron el lunes cuando llegaron a la esquina de la casa de Antúnez. Los liberaron sin acusarlos y agentes de la seguridad los llevaron de vuelta a La Habana el martes por la mañana.

"Yo tenía curiosidad por saber si era verdad que estaba en huelga de hambre hasta que haya condiciones de vivienda adecuadas para todos los cubanos, porque eso me parece un tanto utópico'', dijo Fuentes, que no conoce personalmente a Antúnez. "Pero cualquier persona que tome medidas para cambiar este país tiene mi apoyo, aunque a veces a otros les pueda parecer que esas medidas están equivocadas o no muy efectivas''.

Antúnez ha hecho huelgas de hambre con anterioridad, especialmente mientras cumplía una condena de 17 años por "propaganda enemiga'' y sabotaje, que provocó una protesta pública en una plaza y su intento ulterior de escapar de la cárcel.

Fue liberado en el 2007 tras cumplir su condena completa. Un año después, el gobierno cubano reveló que Antúnez había aceptado fondos de una organización de Miami fundada por Santiago Alvarez, un exiliado miamense de línea dura vinculado con el terrorismo, que está en la cárcel por tráfico de armas.

A principios de este año se mencionó que Antúnez había criticado la programación de la Radio y TV Martí pero luego se retractó al considerar que sus comentarios fueron tergiversados para sugerir que no apoyaba las transmisiones anticastristas.

Su protesta más reciente comenzó el mes pasado, después que él y su familia agotaron todos los recursos jurídicos para pedir ayuda para reconstruir la casa de su hermana Caridad García, que fue dañada por los huracanes del verano pasado.

En nombre de su causa, y de lo que él llama las torturas sufridas por su cuñado, Antúnez y su esposa dejaron de comer. Luego de un mes, comenzaron a beber jugo y otros líquidos.

Su cuñado es un activista de la oposición que fue encarcelado en el 2007 a causa de lo que su familia dice que fueron falsas acusaciones de robo.

La causa de Antúnez fue mencionada dos veces esta semana en el Congreso federal por el representante Lincoln Diaz-Balart y el senador Bob Menéndez.

"Hablé por teléfono con Antúnez; tiene un espíritu y una determinación increíbles para crear cambios y decir la verdad'', dijo Menéndez desde Washington. "Me dijo: ‘No queremos morir, amamos la vida. No vamos a mantener silencio para poder vivir''.

"Es fácil para mí decirlo en el Senado'', dijo Menéndez con la voz ahogada por la emoción. "Es mucho más duro para él con su casa rodeada por la Seguridad del Estado''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios