Últimas Noticias

Un pelotero que dejaba la piel en el terreno

TY COBB en sus días de gloria con el uniforme de los Tigres de Detroit. El llamado 
‘‘Melocotón de Georgia'' ha sido uno de los mejores peloteros de la historia.
TY COBB en sus días de gloria con el uniforme de los Tigres de Detroit. El llamado ‘‘Melocotón de Georgia'' ha sido uno de los mejores peloteros de la historia.

No era muy querido por sus compañeros de equipo y mucho menos por sus rivales. Pero fue una figura que dejaba la piel en el terreno de juego para brindarle a los fanáticos una diversión espectacular.

Ty Cobb nació en Narrows, Georgia. Le decían "El Melocotón de Georgia''.

Fue adquirido por los Tigres de Detroit en 1905 por $750 y deebutó en el jardín central el 30 de agosto de ese mismo año pegando un doble en su primer turno al bate en las Mayores ante los New York Highlanders, equipo que después se convertiría en los Yankees de Nueva York.

Esa primera temporada bateó solo para .240 en 41 juegos, sin embargo su desempeño sirvió para que Detroit le diera para 1906 un contrato de $1,500.

Al año siguiente bateó .318 en 98 juegos. Nunca terminó por debajo de esa marca en el resto de su carrera. Lideró a los Tigres en la conquista del banderín de la Americana tres veces consecutivas entre 1907 y 1909, aunque perdieron dos Series Mundiales con los Cachorros de Chicago dos veces seguidas y con los Piratas de Pittsburgh en 1909.

En 1907 terminó esa temporada con .350 de average, 212 hits, 49 bases robadas y 119 impulsadas. En la siguiente temporada, Detroit superó a Chicago en la lucha por el gallardete de la Americana, ganando nuevamente el título de bateo a pesar de batear solo para .324.

En 1909 conquistó la Triple Corona liderando en average (.377), carreras impulsadas (107), y nueve cuadrangulares; todos dentro del campo, convirtiéndose en el único jugador en guiar la liga en cuadrangulares sin llevar la pelota fuera del terreno.

En 1910, volvió a ganar la corona de bateo en una decisión controversial frente a Nap Lajoie.

"El Melocotón de Georgia'' lideraba por un pequeño margen el último día de la temporada y el premio para el ganador era un automovil de la marca Chalmers. Ty decidió no actuar en este último partido para preservar su promedio, mientras que Lajoie se medía a San Luis Browns en una doble jornada pegando ocho hits, seis de ellos en toques de bolas por tercera base que se quedaron justo frente a la esquina caliente. Posteriormente se conoció que el mánager de los Browns, Jack O'Connor le ordenó al tercera base que jugara profundo para favorecer a Lajoie y que este ganara el título.

Casi todos los medios de comunicación criticaron fuertemente el engaño y después de calurosas discusiones, el presidente de la Liga Americana, Ban Johnson, hizo oficial el promedio de bateo de cada uno de ellos, terminando Cobb con la corona por un punto arriba de Lajoie.

Chalmers decidió premiar tanto a Cobb como a Lajoie con sendos vehículos y al año siguiente el premio Chalmers fue otorgado al Jugador Más Valioso de cada liga, naciendo de esta forma el moderno concepto MVP, con Cobb ganando de forma unánime la versión de la Liga Americana.

En 1911 repitió la corona de bateo con .420 y lideró la Liga Americana en hits conectados (248), carreras anotadas (147), carreras impulsadas (127), bases robadas (83), dobles (47), triples (24) y un porcentaje de slugging de .621. La única categoría ofensiva en la que no fue primero fue en cuadrangulares, sobrepasado 11-8 por Frank Baker.

Cobb estableció en 1915 un récord para una temporada en bases robadas con 96. Esta marca permaneció hasta que Maury Wills la rompiera en 1962. Su seguidilla de cinco campeonatos de bateo consecutivos terminó al año siguiente, al finalizar segundo con .371 detrás de los .386 de Tris Speaker.

El 19 de agosto de 1921, en el segundo juego de una doble cartelera ante Elmer Myers de los Medias Rojas de Boston, Cobb alcanzó su hit 3,000.

En 1921, Frank Navin dueño de los Tigers, firmó a Cobb; entonces de 34 años; para sustituir a Hughie Jennings como mánager para esa temporada con un contrato de $32,500.

Mal visto por la mayoría, incluyendo a los jugadores de su mismo equipo, su estilo de dirigir no fue el mejor.

En 1922, Cobb empató un récord impuesto por Wee Willie Keeler de cuatro juegos con cinco hits. Desde entonces esto ha sido igualado sólo por Stan Musial, Tony Gwynn e Ichiro Susuki.

Después de ver como su notoriedad era usurpada por Ruth, Cobb decidió demostrar que él también podía batear por encima de las cercas.

El 25 de mayo de 1925, inició un desempeño en una doble jornada mejor o igual que la de cualquier actuación del jugador de los Yankees.

Sentado en el dogout hablando con un cronista deportivo, le comentó a este que por primera vez en su carrera, iba a batear para pasar la pelota sobre la cerca; ese día bateó seis imparables en seis turnos al bate, con dos sencillos, un doblete y tres jonrones.

Cobb jugó regularmente en 1927 con los Atléticos de Filadelfia, un equipo joven que finalizó segundo en la liga tras una de las mejores novenas de todos los tiempos, los Yankees de 1927, ganadores de 110 juegos esa temporada.

Al regresar a Detroit a un juego contra los Tigres el 11 de mayo recibió una cálida bienvenida, bateando un doble en su primer turno y recibiendo las aclamaciones de los fanáticos de la ciudad.

El 18 de julio de 1927, Cobb se convirtió en el primer jugador en batear 4,000 hits con un doble contra el lanzador y antiguo compañero de equipo Sam Gibson, en el parque Navin Field de Detroit.

La temporada de 1927 fue también el año de retiro del lanzador Walter Johnson, con una muy prolongada carrera que le llevó a enfrentarse a Cobb en el mayor número de ocasiones de las que se hayan encontrado ninguna otra pareja de rivales en la pelota de Grandes Ligas.

El 11 de septiembre de 1928, tomó su último turno al bate, un débil batazo detrás de la primera; entonces anunció su retiro que se hizo efectivo al final de la temporada.

Terminó su carrera con 23 temporadas consecutivas bateando .300 o más (su única temporada por debajo de este promedio fue la de novato), un récord en las Grandes Ligas muy difícil de superar, conquistó la triple corona ofensiva en 1909, es el líder de todos los tiempos en robos del plato con 54, también es el primero en promedio de bateo con .366, ganó 12 títulos de bateo, cinco de ellos consecutivos, remolcó 1937 carreras hacia el plato, anotó 2246, robó 892 bases y superó la barrera de los .400 en tres campañas (1911,1912,1922).

Cobb se vio involucrado en numerosas peleas tanto dentro como fuera del terreno de juego, y en varias arengas llenas de blasfemias.

En el mes de febrero de 1936, fue elegido al Salón de la Fama y apareció en 222 de las 226 papeletas de votación, a gran distancia de colosos como Babe Ruth, Honus Wagner, Christy Mathewson y Walter Johnson, los otros jugadores que lograron el 75% de los votos.

El porcentaje de 98.2 logrado por Cobb permaneció como récord hasta que en 1992 el lanzador Tom Seaver obtuvo un 98.8% (posteriormente también el pitcher Nolan Ryan superó el porcentaje de Cobb, con un 98.79% en 1999).

Este resultado demostró que, si bien es cierto que a muchas personas no les agradaba Cobb en lo personal, lo respetaban como jugador.

Murió el 17 de julio de 1961 y fue enterrado en el cementerio de Royston, Georgia.

En 1998 la revista especializada The Sporting News lo ubicó como el tercero de los 100 mejores peloteros de todos los tiempos.

Ty Cobb fue un grande entre los más grandes jugadores en la historia de la pelota de Grandes Ligas.

  Comentarios