Últimas Noticias

Gira mundial: un reto para Obama

El Presidente también comienza su primera gira oficial con grandes metas: forjar una respuesta coordinada global a la recesión, que Europa envíe más de sus ciudadanos a ayudar en la escalada de la guerra en Afganistán y tratar de restaurar la cooperación internacional que el mandatario piensa que sufrió en los años del presidente Bush.
El Presidente también comienza su primera gira oficial con grandes metas: forjar una respuesta coordinada global a la recesión, que Europa envíe más de sus ciudadanos a ayudar en la escalada de la guerra en Afganistán y tratar de restaurar la cooperación internacional que el mandatario piensa que sufrió en los años del presidente Bush.

Lo aplaudieron a rabiar cuando los visitó el verano pasado. Ahora la pregunta que pesa sobre Europa es cómo recibirán al presidente Barack Obama cuando regrese como presidente de Estados Unidos.

Obama comienza el martes un viaje de ocho días por el mundo. Mantiene una gran popularidad en Europa y las multitudes que lo recibieron el verano pasado como candidato probablemente aumentarán. Con la primera dama Michelle Obama, el debut de de Obama en el escenario mundial hace presentir un tipo de recibimiento similar al que otorgaron a John y Jackie Kennedy durante su primer viaje oficial a Europa en 1961.

Pero el Presidente también comienza su primera gira oficial con grandes metas: forjar una respuesta coordinada global a la recesión, que Europa envíe más de sus ciudadanos a ayudar en la escalada de la guerra en Afganistán y tratar de restaurar la cooperación internacional que el mandatario piensa que sufrió en los años del presidente Bush.

La misión es difícil. En público, los líderes europeos y del resto del mundo abrazarán a Obama. Pero en privado probablemente se nieguen a algunas de sus solicitudes, en particular la de enviar tropas de combate a Afganistán.

"Sigue siendo una superestrella en la opinión pública europea'', dijo Reginald Dale, experto del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, una organización centrista de investigaciones. Dale señaló que los europeos tienen más confianza en Obama que los propios estadounidenses, según una reciente encuesta del diario Financial Times.

"Los líderes europeos quieren que los vean junto a Obama, preferiblemente con . . . el brazo por encima de sus hombros y una gran sonrisa, porque él es muy popular en Europa. Nadie va a tratar de sacar a colación temas problemáticos con él''.

Quizás, pero esos temas serán ineludibles en la primera visita del Presidente al Reino Unido, Francia, Alemania, la República Checa y Turquía.

Su primera escala será en la reunión del G-20, el grupo de las mayores 19 economías mundiales más la Unión Europea, en Londres.

Obama ya ha los ha presionado a favor de más inversión del gobierno para impulsar la estancada economía mundial, como hace en Estados Unidos. Sin embargo, muchos países europeos hacen énfasis en una mayor normación del sistema financiero.

‘Hasta la Unión Europea lo está evitando'', dijo Nile Gardiner, experto de la Fundación Heritage, una organización conservadora de investigación. "Creo que veremos surgir una división significativa en el G-20 entre la postura estadounidense de estímulo masivo y la oposición europea a esa medida''.

Mirek Topolanek, primer ministro de la República Checa y presidente de turno de la Unión Europea, destrozó esta semana el enfoque de gasto libre de Obama al calificarlo de "camino al infierno''. Pero su propio partido de oposición también promueve invertir en el estímulo, y la semana pasada aprobó un voto de desconfianza en su gobierno.

La próxima escala de Obama es la reunión de la OTAN en Estrasburgo, Francia, y Baden-Baden, Alemania.

Oficialmente, la reunión conmemorará el 60 aniversario de la alianza atlántica. De manera no oficial, la guerra en Afganistán dominará la reunión porque Estados Unidos solicitará ayuda.

"Es probable que el presidente Obama no tenga mucha suerte en conseguir apoyo con tropas de combate adicionales'', dijo Stephen Flanagan, especialista del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales. "Sencillamente la mayor parte de los aliados europeos no están dispuestos a hacer esto ahora''.

En Praga Obama participarán en una reunión de la Unión Europea, donde pronunciará lo que sus ayudantes calificaron de un importante discurso sobre la proliferación nuclear en el que abordará no sólo las amenazas de las armas nucleares sino también la amenazas cibernéticas y la seguridad energética.

Otro tema probable será el compromiso estadounidense de desplegar un sistema de defensa antimisiles en la República Checa, como propuso el gobierno de Bush.

Aunque es evidente que el propósito es protegerse de los misiles que Irán podría lanzar, el sistema también es visto como una defensa contra Rusia y Moscú lo considera un insulto y una amenaza.

"Si Obama renuncia a la defensa antimisiles, algo que parece estar haciendo, entonces dejará abandonados a los gobiernos checo y polaco'', dijo Dale. "Estos países harán todo lo necesario para llegar a un acuerdo sobre el emplazamiento del sistema, pese a que la opinión pública se opone a ello''.

Posteriormente Obama visitará Ankara y Estambul antes de regresar a Estados Unidos.

En Estambul participará en una mesa redonda con estudiantes que usará internet para comunicarse con jóvenes en toda Europa y el suroeste de Asia.

"Al llegar a Turquía Obama comenzará con una gran ventaja porque no se llama George Bush, quien era sumamente impopular en Turquía y el mundo islámico'', afirmó Bulent Aliriza, director del Proyecto Turquía del Centro.

"Hay un espíritu de buena voluntad hacia Estados Unidos y, en particular, hacia el presidente Obama. Todo el mundo islámico está esperando el discurso que pronunciará en la Gran Asamblea Nacional Turca, en Ankara''.

  Comentarios