Últimas Noticias

Congresistas opuestos a viajes a Cuba buscan apoyo en disidentes, publicado el 2 de abril del 2009

MEL MARTINEZ
MEL MARTINEZ AP

En una línea telefónica, un senador de la Florida hablaba con un disidente en huelga de hambre en la zona central de Cuba sobre cómo el presidente Barack Obama deberá resistir la "tentación comercial''.

Dos horas más tarde, en otra oficina del Capitolio, una periodista de la oposición de La Habana declaraba en una atestada conferencia de prensa en la Cámara que el contacto entre estadounidenses y cubanos era "de la mayor importancia''.

Los legisladores que debaten si permitir o no las visitas a Cuba de los estadounidenses llamaron por teléfono el jueves a líderes disidentes de la isla en un intento de conseguir apoyo a sus posiciones antagónicas. Las llamadas discordantes ocurrieron mientras los congresistas --impulsados por un nuevo presidente que ha sugerido un acercamiento distinto al tema de Cuba-- presentaban proyectos que levantarían todas las restricciones de viajes a Cuba.

El representante demócrata por Massachusetts William Delahunt celebró el jueves una conferencia de prensa para discutir su recién presentado proyecto --con 122 coauspiciadores-- que eliminaría las limitaciones a los viajes a Cuba para todos los estadounidenses. En estos momentos los viajes al último país comunista del hemisferio están restringidos sólo a algunos legisladores, estudiosos, periodistas, granjeros y otras personas con licencias especiales. "Tengo plena confianza en que llegará a la votación'', dijo Delahunt de la medida. "No vamos a dejar piedra sin levantar''.

El tema de los viajes a Cuba se está discutiendo con vehemencia en la comunidad del exilio cubano, donde muchos conservadores consideran que apoyan al régimen castrista al suministrarle dinero que se necesita desesperadamente y que retrasan la democracia. Pero, Para demostrar que incluso miembros de la oposición dentro de Cuba apoyan la idea del contacto con los estadounidenses, los organizadores del evento llamaron a Miriam Leiva, periodista disidente de La Habana.

Leiva dijo a un salón atestado de reporteros y activistas que cree que la política de EEUU hacia Cuba ha sido "utilizada por el régimen de Castro como una excusa para justificar la represión''.

Entre sus partidarios presentes estaba Felipe de Jesús Estévez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Miami, quien dijo que las restricciones "restringen la habilidad de los miembros de la Iglesia y sus líderes a poner en práctica su fe''.

Grupos de empresarios y granjeros se han comprometido a apoyar la medida y la Asociación Nacional de Viajes (NTA) también la apoyó.

El lunes pasado, el senador republicano Richard G. Lugar envió una carta a Obama pidiéndole que nombre un enviado especial para conseguir que Cuba participe en charlas sobre inmigración e intercepción de drogas.

El senador Mel Martínez, republicano por la Florida, cuestionó que los turistas de EEUU puedan acelerar el cambio democrático en Cuba cuando otros viajeros, incluyendo italianos, españoles, alemanes y canadienses no lo han hecho. "Se necesita un cambio en La Habana, no en Washington'', dijo Martínez.

Una hora antes de la conferencia de prensa de Delahunt, Martínez llamó al disidente cubano Jorge Luis "Antúnez'' García a su casa en la zona central de Cuba, donde él ha estado en huelga de hambre desde mediados de febrero. Antúnez y otros 16 disidentes escribieron una carta a Obama, insinuando que no debería prestar oído a los que tratan de enriquecerse comerciando con Cuba.

"Nosotros lo invitamos'', decía la carta, "a no sacrificar el liderazgo moral de EEUU frente a las tentaciones comerciales''.

lclark@MiamiHerald.com

  Comentarios