Últimas Noticias

Entre bolas y strikes

En tiempos difíciles se inicia el domingo la temporada del 2009. Cuando casi todos los equipos ahorraron dinero, sólo uno desafió la crisis económica: los Yankees de Nueva York.

Los "Mulos del Bronx’’ pagaron $423.4 millones por Mark Teixeira, CC Sabathia y A.J. Burnett, además de $1,500 millones por el nuevo estadio.

El esfuerzo de George Steinbrenner tiene un claro propósito: conquistar el título que no alcanzan desde la campaña del 2003 y ganar la Serie Mundial que no logran desde el 2000.

¿Comprará el dinero el regreso de los Yankees a la Serie Mundial? Varias razones indican que sacar la billetera no asegura el título.

♦ En la división de los Yankees juegan dos novenas que le deben dar guerra, sus eternos rivales los Medias Rojas de Boston y los campeones de la Liga Americana, los Rays de Tampa Bay. Luego tienen que vencer en los playoffs a los monarcas y al comodín de las otras dos divisiones.

♦ El campeonato tiene un calendario largo de seis meses y 162 partidos por equipo, donde los imponderables ocurren con frecuencia y se convierten en factores de importancia. Por ejemplo, el dinero no puede asegurar que un pelotero clave se lesione en momentos decisivos y que se ausente por toda la temporada. Ahí está el caso del antesalista Alex Rodríguez que estará fuera de juego al menos hasta mayo, por estar recuperándose de una operación de su cadera derecha.

♦ El béisbol es un deporte de conjunto donde la actuación y aptitud colectiva marca una diferencia en el resultado de un torneo. Ambos factores juegan un papel de primer impacto para alcanzar la cohesión necesaria entre los peloteros, y en ocasiones dicha armonía no se logra cuando se unen tantas estrellas, algunas de ellas con egos enfermos por los salarios multimillonarios que perciben, un dinero ganado en muchos casos por unas estadísticas infladas por los esteroides que utilizaron para mejorar el rendimiento.

Si los jugadores de los Yankees se mantienen saludables, si sus pitchers actúan a la altura de su nivel, si se nutren de la química de un equipo campeón y entregan el alma, la vida y el corazón en el terreno de juego, entonces las posibilidades de ganar en el 2009 son excelentes para la tropa de Joe Girardi.

La lucha por el banderín debe ser una batalla a muerte. Debemos tener en cuenta que un campeonato no sólo se conquista por tener todo el oro del mundo, también se necesitan otros elementos que hacen grande al deporte de las bolas y los strikes.

  Comentarios