Últimas Noticias

Más de 150 muertos y miles de heridos por sismo

Los equipos de rescate buscaban víctimas entre los escombros de los edificios tras el paso del terremoto.
Los equipos de rescate buscaban víctimas entre los escombros de los edificios tras el paso del terremoto. Getty Images

Un poderoso sismo en el centro montañoso de Italia derrumbó manzanas enteras de edificios el lunes por la madrugada, mientras dormían los residentes, causando más de 150 muertes, en el terremoto más letal en casi tres décadas en el país. Decenas de miles de personas quedaron sin vivienda y cerca de 1.500 sufrieron heridas.

El primer ministro Silvio Berlusconi, quien habló por teléfono con una de las cadenas de TV de su emporio de medios, dio el número de muertos y lesionados por el sismo, que sobrevino cerca de la ciudad medieval de L'Aquila, enclavada en los Apeninos, antes del amanecer.

El terremoto derribó manzanas enteras en la ciudad medieval de L'Aquila y la zona circundante, el lunes, mientras los residentes dormían. Es el sismo más mortífero en casi tres décadas. Las ambulancias recorrían las calles de L'Aquila mientras los bomberos, con sabuesos y una grúa, trabajaban a marchas forzadas en busca de rescatar a la gente atrapada entre los escombros de numerosos inmuebles, incluido un dormitorio universitario, donde media docena de estudiantes estarían atrapados.

Los amigos y familiares de los desaparecidos permanecían frente a los inmuebles destruidos, mientras se abrigaban con frazadas o se guarecían de la lluvia con sus paraguas. Mientras, las cuadrillas de rescate retiraban restos de muebles, fotografías, diarios y billeteras, pero sin encontrar a más jóvenes.

Muchas personas, que sollozaban o permanecían atónitas, se negaron a hablar con la prensa.

Pero en otros lugares de L'Aquilla, los bomberos reportaron el rescate de una mujer de 21 años y de un hombre de 22, ambos italianos, de lo que era un edificio de apartamentos donde muchos estudiantes alquilaban pisos.

Los cinco niveles del edificio quedaron reducidos a un montón de losas de cemento.

Afuera del edificio medio derruido, que era parte de la Universidad de L'Aquila, varios jóvenes lloraban. Algunos calzaban todavía pantuflas, luego que el remezón los despertó y los sacó de la cama.

Decenas lograron escapar mientras las paredes del dormitorio se derrumbaban. Horas después del movimiento telúrico, el cadáver de un estudiante fue recuperado.

"Logramos bajar con otros estudiantes, pero tuvimos que colarnos por un hoyo en las escaleras mientras caía todo un piso'', comentó el estudiante Luigi Alfonsi, de 22 años. "Yo estaba en la cama; fue como si nunca fuera a terminar mientras escuchaba partes del edificio cayendo alrededor de mí'', agregó.

Entre 10.000 y 15.000 edificios fueron dañados o destruidos, dijeron funcionarios. El alcalde de L'Aquila Massimo Cialente dijo que cerca de 100.000 personas quedaron sin vivienda. No quedó claro si las cifras del alcalde incluían los poblados circundantes.

El terremoto causó además severos destrozos en el patrimonio arquitectónico de la ciudad. L'Aquila fue construida como un bastión en las montañas durante la Edad Media, y tiene muchas construcciones románicas, góticas y renacentistas.

Hubo daños a distintos monumentos incluso en Roma, donde aparecieron fisuras en los baños termales construidos en el siglo III por el emperador Caracalla, dijo Giuseppe Proietti, funcionario del Ministerio de Cultura.

Los daños no fueron graves ahí, ni hubo destrozos de consideración en otros monumentos romanos, añadió la fuente.

Algunas partes de muchas iglesias y castillos antiguos se habían derrumbado, en L'Aquilla y en los alrededores. Las iglesias construidas hace siglos en muchas aldeas aisladas en la zona se habrían derrumbado parcialmente.

L'Aquila, capital de la región de Abruzzo, estaba cerca del epicentro, ubicado unos 110 kilómetros (70 millas) al noreste de Roma. La zona es propensa a actividad sísmica y había sido remecida por al menos nueve temblores de menor magnitud desde el comienzo de abril.

El terremoto ocurrió a las 3.32 de la madrugada. El centro de Estudios Geológicos de Estados Unidos informó que el sismo más poderoso tuvo una magnitud de 6,3, seguido de más de una docena de réplicas.

Antonio Manganelli, jefe de la policía nacional de Italia, dijo que varias personas habían sido detenidas por saqueos.

El terremoto sacudió 26 poblados y ciudades en los alrededores de L'Aquila, un valle rodeado por los Apeninos. Castelnuovo, un poblado de unas 300 personas que se ubica 25 kilómetros (15 millas) al sureste de L'Aquila, pareció sumamente afectado, y se confirmó la muerte de cinco personas ahí. Otro pequeño poblado, Onno, quedó prácticamente destruido en su totalidad.

Se trata del terremoto con más cantidad de víctimas fatales en Italia desde el 23 de noviembre de 1980, cuando un sismo de magnitud 6,9 sacudió las regiones del sur del país, demoliendo villas y matando a cerca de 3.000 personas.

"Es la peor tragedia desde que comenzó el milenio'', dijo Guido Bertolaso, el jefe del Departamento de Protección Civil.

Berlusconi declaró el estado de emergencia que permite la entrega de fondos federales para atender el desastre y dijo que por la situación podría cancelar una visita programada a Rusia.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios