Últimas Noticias

Otra fuerte sacudida remece el centro de Italia

Fuertes réplicas del sismo ocurrido el lunes causaron el martes una nueva ola de temor a través del centro de Italia, aunque los rescatistas lograron sacar a una joven viva de un edificio derruido unas 42 horas después de que el terremoto golpeara la región montañosa.

Eleonora Calesini, una estudiante de 20 años, fue encontrada viva bajo las ruinas de un edificio de cinco plantas en el centro de L'Aquila, indicó su abuelo, Renato Calesini, en el pueblo costero de Mondaini.

"¡Está a salvo!'', dijo al añadir que el padre de la joven había ido hasta la ciudad devastada en los Apeninos tratando de localizar a la estudiante, quien utiliza un audífono. Calesini se lesionó un brazo, pero estaba en buenas condiciones.

La cifra de muertos por el peor terremoto ocurrido en Italia en tres décadas aumentó a 235, y aún hay 15 desaparecidos, dijeron funcionarios de protección civil. Los muertos incluyen a cuatro estudiantes atrapados entre los escombros de la Universidad L'Aquila, reportó el martes la agencia italiana de noticias ANSA.

Los rescatistas dejaron de retirar escombros a mano y llevaron grandes pinzas que retiraron parte del dormitorio, y provocaron una lluvia de escombros.

"A menos que ocurra un milagro, [los rescatitas] me han dicho que [los atrapados] probablemente están muertos'', declaró el rector de la universidad, Ferdinando Di Orio.

Temprano el martes, un poderoso temblor sacudió las zonas devastadas por el sismo del lunes, obligando a rescatistas y vecinos a huir de los edificios dañados en L'Aquila.

Bloques de hormigón cayeron de los edificios y el temblor se sintió también en Roma. Sismólogos de Estados Unidos dijeron que la réplica tuvo una magnitud de 5.6, con epicentro cerca de L'Aquila.

La fuerte réplica ocurrida a las 7:47 p.m. aterrorizó a una pareja joven que caminaba en L'Aquila hacia su auto luego de llevar comida y ropa a amigos y familiares en una de las tiendas de campaña en la ciudad para los damnificados.

"Quiero ir a casa, quiero ir a casa'', gritaba una mujer, cuyo novio la identificó sólo como Patrizia, luego de que llovieron sobre ellos trozos de fachada de un edificio ya muy dañado por el sismo previo.

Su novio, Agostino Paride, ingeniero de 33 años, señaló que manejaron a L'Aquila desde Civitella Rovedo, a 70 kilómetros de distancia.

Un intenso remezón hizo salir corriendo a los trabajadores de emergencias del dormitorio universitario parcialmente derribado, en un recordatorio de que sigue el peligro en la zona sísmica.

El primer ministro Silvio Berlusconi inspeccionó en helicóptero la región devastada y dijo que ‘‘Los esfuerzos de rescate seguirán otras 48 horas a partir de hoy [el martes] hasta tener certeza de que no hay nadie más con vida'', dijo Berlusconi a la prensa.

Agregó que había 15 desaparecidos.

El sismo de 6.3 se produjo en la ciudad de L'Aquila y pueblos circundantes en las primeras horas del lunes, aplastando edificios y reduciendo manzanas enteras a pilas de escombros y polvo.

Los rescatistas trabajaron durante la noche dentro del dormitorio de cuatro pisos y extrajeron dos cadáveres de entre los escombros. Pero salieron corriendo por un temblor a las 11:26 a.m.

Berlusconi dijo que podrían quedar hasta cuatro estudiantes en el dormitorio.

El primer ministro agregó que por lo menos 100 del millar de heridos se encuentran en estado grave. Agregó que 190 de las víctimas han sido identificadas.

Los trabajadores de emergencias buscaban a otros sepultados entre los restos en L'Aquila, ciudad histórica de unos 70,000 habitantes.

Dos edificios en Pettino, un suburbio de L'Aquila, se derrumbaron después del remezón, dijeron bomberos a la prensa local. No se cree que hubiera nadie dentro de las dos estructuras.

La sacudida se sintió también en el pueblo semidestruido de Onna, a seis millas de distancia, pero no causó pánico.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios