Últimas Noticias

Entre bolas y strikes

Los Cachorros de Chicago reúnen todos los atributos para ganar la División Central por tercer año seguido, capturar el banderín de la Liga Nacional y avanzar a la Serie Mundial.

Pero sus fanáticos no muestran seguridad, al estar acostumbrados a ver equipos repletos de talento que se han quedado en el camino en los 100 años transcurridos desde que ganaron su última Serie Mundial.

En la pasada campaña fueron los líderes de la división durante 151 días, sumaron 97 victorias y cuando llegaron a los playoffs fueron anulados por los Dodgers de Los Angeles. En el 2007 sucedió lo mismo al ser barridos por los Diamondbacks de Arizona.

La rotación de pitcheo es la mejor en su división. Su primer abridor es el venezolano Carlos Zambrano (14-6, 3.91), le siguen Ted Lilly (17-9, 4.06), Ryan Dempster (17-6, 2.96), Rich Harden (10-2, 2.07) y Sean Marshall (3-5, 3.86 en siete aperturas).

El bullpen luce bueno y tiene al dominicano Carlos Mármol como cerrador, contando también con Kevin Gregg, adquirido de los Florida Marlins.

Para guiar a estos serpentineros tienen detrás de plato al puertorrriqueño Geovany Soto, quien en su primera temporada completa (2008) ganó el premio de Novato del Año. Soto lució impecable a la defensa, pero también demostró credenciales con su bate al terminar con promedio de .285, con 23 jonrones y 86 impulsadas.

En el cuadro cuentan con Dereek Lee en la inicial (.291, 20,90), Aaron Miles en segunda (.317,4,31), el dominicano Aramís Ramírez en la antesala (.289,27,111) y Ryan Theriot (.307,1,38 y 22 robos) como torpedero.

Tanto Theriot como Miles poseen contacto y son rápidos. El dominicano Alfonso Soriano (.280,29,79 y 19 robos) cubre el bosque izquierdo, en el central alternan el japonés Kosuke Fukudome y Reed Johnson, mientras que en el derecho lo hace Milton Bradley.

Pitcheo abridor y relevista, bateo de fuerza y contacto, velocidad en las bases, excelente defensa y buena dirección. Veremos si el 2009 será el año en que los Cachorros de Chicago se puedan quitar de sus espaldas la legendaria maldición de "La Cabra‘’.

  Comentarios