Últimas Noticias

EEUU busca mejorar las comunicaciones con la isla

Un joven cubano disfruta del servicio de telefonía celular en la isla.
Un joven cubano disfruta del servicio de telefonía celular en la isla. PARA THE MIAMI HERALD

Las empresas estadounidenses de telecomunicaciones no respondieron de inmediato a la noticia de que el gobierno federal planea abrir las comunicaciones con Cuba y dentro de la isla.

"En este momento AT&T no tiene ningún comentario'', dijo el portavoz Kelly Layne Starling.

Por su parte, Eric Rabe, vicepresidente de Verizon, dijo: "No tenemos nada que decir por el momento''.

DirecTV y Sirius Radio no respondieron de inmediato a solicitudes de comentario.

La nueva política permite a las empresas estadounidenses establecer enlaces de televisión por cable y satélite con Cuba, así como negociar acuerdos de roaming para usar teléfonos móviles en la isla. Las empresas estadounidenses de radio y televisión por satélite también pueden prestar servicios directamente a los ciudadanos cubanos.

Ocho empresas estadounidenses tienen licencia de la Comisión Federal de Comunicaciones para ofrecer servicio de larga distancia a Cuba a través de cable o satélite, entre ellas AT&T yVerizon. Sin embargo, no está claro cómo ofrecen el servicio.

Las comunicaciones dentro de la isla son limitadas desde hace mucho tiempo. Según información pública de la Agencia Central de Inteligencia, en el 2007 los 11.4 millones de ciudadanos cubanos tenían 1 millón de teléfonos.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones reporta que el 11.5 por ciento de los cubanos tenía acceso a internet en el 2008, aunque la CI afirma que muchas de esas personas tienen un estatus básicamente ilegal porque tienen acceso a la red mediante claves robadas destinadas a los huéspedes de hoteles.

La CIA reportó que en el 2007 los cubanos tenían 198,000 teléfonos móviles.

En marzo del 2008 Cuba levantó la prohibición al uso de teléfonos móviles pero no está claro cómo el cambio normativo ha hecho aumentar su uso.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios