Últimas Noticias

Cuba rechaza visita de delegación oficial de EEUU

Raúl Castro saluda al cardenal José Saraiva Martins en la ceremonia de beatificación del padre José Olallo Valdés, en Camagüey, en esta fotografía de noviembre del 2008.
Raúl Castro saluda al cardenal José Saraiva Martins en la ceremonia de beatificación del padre José Olallo Valdés, en Camagüey, en esta fotografía de noviembre del 2008. AP

Cuando Raúl Castro declaró el pasado jueves en Venezuela que está dispuesto a "discutirlo todo'' con Estados Unidos, los funcionarios de Washington tenían razones para poner en entredicho la voluntad de diálogo abierto del gobernante cubano.

Apenas 72 horas antes de sus declaraciones en la Cumbre del ALBA en la ciudad venezolana de Cumaná, las autoridades cubanas negaron las visas a una delegación oficial estadounidense que pretendía visitar la isla para discutir temas de libertad religiosa con fieles, líderes eclesiásticos y representantes gubernamentales.

Los miembros de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional (USCIRF) se vieron forzados a cancelar su viaje a Cuba el pasado lunes 13, luego de recibir a última hora la noticia de que no habían recibido el beneplácito gubernamental para visitar el país.

La negativa para el viaje de los representantes de la USCIRF se conoció casi simultáneamente al anuncio del presidente Barack Obama sobre la liberalización de las remesas y los viajes de cubanoamericanos a la isla, y pocos días después que una comitiva de siete congresistas del Caucus negro visitaran La Habana y sostuvieran numerosos encuentros con altas personalidades del régimen cubano, incluyendo al ex gobernante Fidel Castro.

El escenario político parecía idóneo para el recibimiento de la delegación de la USCIRF en Cuba. El grupo de cinco miembros había planificado su viaje con varias semanas de antelación y tenía ya establecido un programa de encuentros con líderes religiosos de distintas denominaciones, entre ellos clérigos católicos y protestantes, miembros de la comunidad judía y babalawos.

La visita --de carácter oficial-- contaba con el respaldo del Departamento de Estado.

Tom Carter, portavoz de USCIRF, dijo a El Nuevo Herald que un representante de la delegación estuvo en el aeropuerto de Nueva York hasta el último minuto aguardando por la decisión del gobierno cubano.

Pero las visas nunca fueron otorgadas y hasta el momento el gobierno cubano no ha ofrecido ninguna explicación sobre la negativa. Tampoco ha brindado opciones para el cumplimiento de la visita en una fecha futura.

Sin embargo, fuentes en La Habana y Washington coinciden en que existían "indicios positivos'' de que el gobierno cubano permitiría la visita de la delegación estadounidense, la primera incursión en Cuba de miembros de la USCIRF desde su creación en 1998.

"Hubo un análisis en la Comisión de Asuntos Religiosos [del Comité Central del Partido Comunista] sobre el asunto, pero tengo entendido que la decisión final vino a última hora de los más altos niveles'', dijo desde La Habana una fuente vinculada al gobierno cubano bajo condición de anonimato.

La USCIRF --un órgano bipartidista creado por el Congreso para monitorear la libertad religiosa alrededor del mundo-- estaba interesada también en compartir sus opiniones con altos funcionarios gubernamentales.

"Estamos muy disgustados con el rechazo del gobierno cubano a que una delegación oficial estadounidense investigue de primera mano la libertad de los ciudadanos para tener sus creencias y practicar la fe en la isla'', manifestó Felice D. Gaer, presidente de la USCIRF.

Gaer explicó que la Comisión ha visitado en fechas recientes China, Viet Nam, Laos, Arabia Saudita y otros países que han sido criticados por la actitud de sus gobierno respecto al deterioro de las libertades religiosas.

"¿Es que acaso tiene el gobierno cubano algo que esconder?", se cuestionó la funcionaria.

A partir de sus investigaciones y visitas, la USCIRF elabora un informe anual sobre el estado de la libertad religiosa a nivel mundial. Desde el 2004 Cuba ha figurado en la lista de naciones donde se registran violaciones del derecho ciudadano a la libertad de culto y prevalece el control del gobierno sobre las prácticas religiosas.

El pasado octubre la asociación católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN), respaldada por el Vaticano, mencionó a Cuba en una lista de 13 países con "violaciones graves'' contra la libertad religiosa.

Gaer reconoce que la USCIRF había recibido información sobre ciertos avances ocurridos en Cuba durante el gobierno de Raúl Castro, quien asumió el poder tras el desplome de la salud de su hermano Fidel Castro en julio del 2006.

Durante los últimos dos años, la Iglesia Católica ha logrado notables avances en sus reclamos ante las autoridades cubanas. Se ha permitido el acceso de obispos a las emisoras radiales para transmitir sus mensajes pastorales durante la Navidad y otras celebraciones, se devolvió un templo confiscado en 1975 y se inauguró una estatua pública del Papa Juan Pablo II.

Este mes sacerdotes cubanos tuvieron acceso por primera vez a prisiones cubanas para celebrar misas junto a los reos en ocasión de la Semana Santa.

Estos gestos de apertura religiosa ocurren en medio de un proceso de franco acercamiento entre la Iglesia Católica y el gobierno, reforzado con la visita a La Habana del Cardenal Tarcisio Bertone, el número dos del Vaticano, en febrero del 2008. Bertone fue el primer alto funcionario de Estado que recibió Raúl Castro, luego de ser electo como presidente del Consejo de Estado.

En noviembre, Raúl Castro asistió a la ceremonia de beatificación del padre cubano José Olallo Valdés en la Plaza de la Caridad de Camagüey.

Las autoridades cubanas facilitaron también la construcción de una catedral de la Iglesia Ortodoxa Rusa, inaugurado en La Habana a finales del 2008. El metropolita Kiril hizo entrega a Raúl Castro de la Orden "Príncipe Daniel'' por su aporte a la construcción del templo, mientras que Fidel fue condecorado con la Orden a la "Gloria y el Honor'' por su contribución al fortalecimiento de la cooperación interreligiosa.

El próximo reporte anual de la USCIRF se hará público el próximo 1ro de mayo.

La Oficina de Intereses de Estados Unidos (USINT) en La Habana no descartó que Thomas Hamm, funcionario dedicado al tema de los derechos humanos en la sede diplomática, proporcione información para ese informe.

Recientemente Hamm visitó el Consejo de Iglesias de Cuba (CIC), donde fue recibido por los reverendos Marcial Miguel Hernández, presidente de ese organismo ecuménico; Pablo Odén Marichal, secretario ejecutivo; y Raúl Suárez Ramos, estos dos últimos diputados al Parlamento cubano.

"Nosotros queríamos solamente ir a comprobar la situación existente, como hacemos en otros países'', dijo Gaer. "Si realmente las cosas transcurren con normalidad en Cuba, entonces el gobierno debería darle la bienvenida a nuestra visita, pero esta negativa es una señal muy perturbadora''.

En su intervención en la Cumbre del ALBA ante líderes izquierdistas latinoamericanos, Raúl Castro afirmó: "Le hemos mandado a decir al gobierno norteamericano, en privado y en público, que estamos abiertos cuando ellos quieran a discutirlo todo, derechos humanos, libertad de prensa, presos políticos, todo lo que quieran discutir". Pero advirtió que ese diálogo tendría que producirse "en igualdad de condiciones", sin la más mínima sombra a la soberanía y al derecho de autodeterminación del pueblo cubano.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios