Últimas Noticias

Doble campeón olímpico cubano deseoso de tomar por asalto el profesionalismo

Guillermo Rigondeaux aún no ha lanzado un golpe como boxeador profesional, pero su debut está resonando con inmensas y sonoras ondas concéntricas en el mundo del pugilismo.

"Mike Tyson y Pernell Whitaker me han llamado porque quieren verlo en su debut. Pernell incluso está loco por guantear con él'', aseguró Luis de Cubas, apoderado del dos veces monarca mundial amateur cubano, que el 22 de este mes realizará su primera pelea como profesional en el hotel Fontainebleau.

En su primera conferencia de prensa por primera vez desde que abandonó la isla, Rigondeaux, una de las máximas figuras del boxeo cubano en los últimos años, aseguró que toda la expectativa que está creando a su alrededor es justificada.

Peleador de las 122 libras, donde se encuentra el invicto boricua Juan Manuel López, Rigondeaux considera que sólo le bastará un puñado pequeño de peleas para combatir por el título.

"Entre unas siete u ocho peleas ya debo estar compitiendo por el título. Para eso vine para acá para ganar el campeonato y para demostrar que también puedo ser el mejor tal como lo hice en el amateur'', apuntó Rigondeaux de 28 años.

Yuriorkis Gamboa, de la misma generación de Rigondeaux, y quien ostenta el título interino del peso pluma de la Asociación Mundial de Boxeo, concuerda con su compatriota.

"Tengo plena confianza en que será un campeón porque tiene mucho talento. Es un boxeador rápido, con pegada y que además sabe evitar los golpes. Sabe salirse, sabe desplazarse, en fin, es un tipo completo. En poco tiempo va a competir con cualquiera de las 122 libras y se los va a ganar. Eso está escrito'', apuntó el Ciclón de Guantánamo.

Por ahora toca un primer paso.

En una cartelera donde también estará Erislandy Lara, quien está invicto en cinco combates, Rigondeaux buscará su primera conquista ante el dominicano Augusto Jiménez, quien tiene récord de 5-4.

Precisamente con Jiménez, Rigondeaux comparte un lazo en común, y es que ambos tienen tiempo sin montarse en un cuadrilátero.

El santiaguero fue castigado y separado del boxeo por las autoridades cubanas luego de un acto que el mismo Rigondeaux define como de "indisciplina'' en los Juegos Panamericanos del 2007, mientras que Jiménez no lucha desde septiembre pasado.

Para el zurdo cubano el hiato boxístico no le causará ningún sobresalto.

"Me mantuve haciendo mis cositas y además tengo suficiente calidad deportiva, así que no diría que eso vaya a afectarme'', sostuvo.

El evento, denominado La Noche de las Leyendas, será transmitido a nivel nacional y tendrá como invitado al ex campeón panameño Roberto "Mano de Piedra'' Durán.

"Estamos preparándonos fuerte. Voy a dar lo mejor de mí y a demostrar que si ayer estuve muerto y hoy estoy vivo'', enfatizó.

  Comentarios