Últimas Noticias

Esta temporada las estrellas son los técnicos

El mundo del balompié gira siempre alrededor de las grandes luminarias que brillan en la cancha con el balón en los pies, y estos casi siempre reciben los favores de la prensa, que les brinda grandes espacios y que pocas veces se detiene para resaltar las cualidades de un determinado entrenador.

Esta temporada eso ha cambiado, y todos destacan la gran labor de los directores técnicos de los diferentes equipos, tanto a nivel de clubes como de selecciones.

Las palmas se las lleva Pep Guardiola, quien ha dado un giro de 180 grados a un Barcelona que parecía muerto con Frank Rijkaard.

Guardiola, otrora cerebro del "Dream Team'' de Johan Cruyff, lo que primero que logró fue enderezar el vestuario. Luego motivó a sus hombres y después les enseñó cómo manejar el balón para golear a cualquiera.

Para ello contó con la complicidad de su capitán Carles Puyol, un obrero donde los haya, y de su doble en el campo, personificado en la figura de Xavi Hernández.

Pep fue el director de orquesta de aquel equipo que ganó cuatro ligas consecutivas entre 1991 y 1994 incluyendo la Copa de Europa en 1992 y ahora ha recuperado ese espíritu a base de trabajo.

Y gracias a ello, las estrellas azulgranas han recuperado su lustre, Samuel Eto'o su olfato goleador y Leo Messi se ha catapulteado a lo más alto del firmamento. Guardiola le devolvió el orgullo a Barcelona, que ahora puede presumir de que tiene un equipo.

Ya ha ganado la Liga, la Copa del Rey y este miércoles va por la Champions League contra el Manchester United.

Pero los Diablos Rojos también tienen a su gurú en Alex Ferguson, un viejo zorro que se las sabe todas y que ha conducido a sus hombres a conquistar también una copa y su liga esta temporada.

A diferencia de Pep, quien es un entrenador novato, Ferguson cuenta con un enorme palmarés en sus casi 20 años al frente del United, con 11 ligas, ocho copas, y dos ‘Champions' bajo el brazo.

Sir Alex logró retener a Cristiano Ronaldo, el mejor jugador del mundo en la pasada temporada, para que liderara el equipo que ha construido a medida para ganar todas las competencias con un fútbol de vértigo y una loable labor de sacrificio.

Ambos equipos dejaron en el camino a dos conjuntos que curiosamente cuentan con excelentes entrenadores.

Barcelona eliminó en el último suspiro al Chelsea dirigido por Guus Hiddink, quien simultanéa su labor con la de seleccionador nacional de Rusia.

El holandés tomó un equipo en ruinas y con su buen hacer lo colocó de nuevo en la élite y a punto estuvo de llevarlo a la final de Roma.

Hiddink ha llevado a tres selecciones al Mundial y ha dirigido varios clubes y aunque no ha ganado ningún título importante tiene una merecida fama de buen técnico. Hoy Rusia es segundo de su grupo por detrás de la poderosa Alemania y el Chelsea, después de la partida de Mourinho (campeón con el Inter), es tercero en Inglaterra por delante del Arsenal de Arsene Wenger.

El francés es hoy por hoy uno de los mejores técnicos del mundo y el maestro descubriendo futbolistas. Nadie sabe tanto de los jóvenes como él. Nadie.

Wenger tiene una gran reputación como descubridor de nuevos talentos y desarrollando las habilidades de jugadores jóvenes como Patrick Vieira, Nicolas Anelka, Francesc Fábregas y casi todo el actual Arsenal.

Ha ganado tres ligas, varias copas y sus muchachos practican un fútbol de miedo. El Manchester United fue su verdugo en la Champions y en la Premier, donde es segundo el Liverpool de otro gran técnico: el español Rafa Benítez.

No cabe duda de que un técnico es decisivo, por eso lo justo es que cuando se gane la ‘‘culpa'' sea del técnico, al igual que cuando se pierde.

  Comentarios