Últimas Noticias

Se agrava la crisis del transporte en la isla

Un grupo de pasajeros espera su turno para abordar un ómnibus en una de las calles de La Habana (Cuba), en esta fotografía de mediados del 2008.
Un grupo de pasajeros espera su turno para abordar un ómnibus en una de las calles de La Habana (Cuba), en esta fotografía de mediados del 2008. EFE

La recuperación del transporte, iniciada hace dos años en la isla, se estancó debido a los efectos de la crisis internacional y se maniobra para mantener el nivel de servicio sin nuevas inversiones, afirmaron el lunes funcionarios del sector.

"La crisis ha limitado la continuidad del proceso [de recuperación] y ya no podemos continuar [transportando] en estos momentos esa cantidad [de pasajeros] como estaba previsto'', dijo Yuri González, director de Pasaje del Ministerio de Transporte de La Habana.

González dijo a Radio Rebelde que tras millonarias inversiones en miles de ómnibus de China y Bielorrusia el transporte de pasajeros en La Habana pasó de 460,000 diarios a 1 millón, pero no podrá seguir creciendo como estaba previsto.

Según cifras oficiales, el mejor año del transporte en la capital fue 1988, con 3.4 millones de pasajeros diarios. Pero tras la fuerte crisis que comenzó en 1991, llamada oficialmente "período especial'', el sector sufrió un fuerte deterioro, del que aún no se ha recuperado.

González dijo que se organiza el tráfico como parte de las medidas para optimizar el rendimiento de los ómnibus y ahorro de combustible, que se protegen las rutas principales de la capital y se aplicó una reducción de 70 por ciento a los viajes en las vías secundarias los fines de semana.

Pedro Ortega, director de la empresa nacional de Ferrocarriles de Cuba, añadió que "esta crisis lógicamente agrava las condiciones'' de deterioro de ese servicio, a pesar de la compra a China de 52 locomotoras --ya en funcionamiento-- y de vagones a Irán y otros países.

Informó que para optimizar los recursos los trenes que recorren buena parte de la isla, entre La Habana y Santiago de Cuba, reducirán su frecuencia, aunque con más vagones, para ahorrar combustible y transportar un mayor número de pasajeros.

Las autoridades cubanas están realizando llamados urgentes al ahorro, al aumento de la producción y la eficiencia en todos los sectores para amortiguar el impacto de la crisis, que ya hizo bajar los pronósticos iniciales de crecimiento de la economía en el 2009 de 6 por ciento al 2.5 por ciento.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios