Últimas Noticias

Cubanos sufrirán apagones y más control

Un niño come iluminado por un lámpara de queroseno durante un apagón en el 2004.
Un niño come iluminado por un lámpara de queroseno durante un apagón en el 2004. AP

Las próximas restricciones de consumo de electricidad en Cuba vendrán acompañadas de sistemáticos operativos contra el fraude en el sector residencial y una intensificación del trabajo político a nivel de barrios y cuadras para impedir los posibles despilfarros de energía.

El programa gubernamental que comenzará a aplicarse en el país a partir del 1ro de junio --según una resolución firmada por el ministro de Economía y Planificación, Marino Murillo Jorge-- indica que el trabajo para reducir el consumo de la población se sustentará en "el apoyo de los CDR [comités de cuadra], la FMC [federación de mujeres], los maestros y los pioneros, en cada casa, cuadra y la comunidad en general''.

Las visitas del cederista comprometido y las brigadas "click'' de niños pioneros se alistan ya como las sorpresas de la temporada veraniega.

La instrucción RS-7907 circula desde la pasada semana entre los principales funcionarios estatales y dirigentes provinciales y municipales, y contiene las "medidas excepcionales'' que el gobierno cubano pondrá en práctica para frenar los altos gastos de electricidad experimentados durante los primeros meses del 2009.

El documento contiene drásticas medidas de control a través de "planes provinciales de consumo de electricidad'', que determinará los ajustes y afectaciones en cada región de la isla.

Aunque el texto oficial enfatiza que "sólo se podrán afectar los servicios a la población y a las producciones que en cada provincia estén comprometidas con el plan económico del país'' después de que se hayan hecho los recortes necesarios en otras dependencias estatales, el conjunto de disposiciones establece severos reajustes para el ciudadano común, que creía superada la era de los apagones tras la "revolución energética'' proclamada por Fidel Castro en el 2005.

"Para reducir las afectaciones en los hogares no se deberá apagar en los horarios de cocción de alimentos, ni en las madrugadas para permitir en el verano el normal descanso de la población'', indica la resolución ministerial, según la cual los apagones deberán ser de 8 a 10 am, de 2 a 4 pm y de 8 a 12 pm.

Sin embargo, se ratifica que cuando se ordenen cortes planificados de electricidad no podrán ser utilizados los llamados grupos electrógenos de emergencia, que fueron justamente instalados a partir del 2006 para evitar los inconvenientes de la población.

De hecho, los cortes de electricidad ya han comenzado en algunas poblaciones de la zona central y oriental del país.

El funcionamiento del programa contempla que cada viernes el Despacho Nacional de Cargas de la Unión Eléctrica (DNCUE) emita un reporte del cumplimiento acumulado que servirá para que cada provincia analice en un "Consejo Energético'' el comportamiento y las violaciones del plan mensual de consumo.

A partir de ese análisis, los consejos de administración provinciales y la Empresa Eléctrica en cada territorio elaborarán el plan de apagones por circuitos para la semana siguiente, el cual deberá entregarse en el DNCUE cada sábado antes del mediodía.

Para la empresa o entidad estatal que incurra en violaciones, la resolución dispone considerar su paralización total hasta que se compense la energía sobreconsumida.

Otras medidas fijadas en el documento son:

* Los volúmenes de energía que cada entidad consuma por encima de su plan mensual será objeto de un análisis inmediato del organismo central correspondiente.

* Se desconectarán los aires acondicionados de empresas estatales que no cumplan con un reglamento estricto para impedir fugas de aire, temperatura fija de 24 grados centígrados (75 F), ventanas con quiebrasoles, y limpieza regular de los equipos.

* Reducir la iluminación en todos los centros comerciales y de servicios, y apagar todas las luces interiores tras la jornada de trabajo. Se dejarán encendidas sólo las luces necesarias para la seguridad exterior del local.

* Organizar vacaciones masivas en los meses de verano para el personal de las entidades incumplidoras.

* Incrementar los cambios de refrigeradores, aires acondicionados y bombas de acueducto en los meses de junio y julio.

* Aumentar la sustitución de los metros contadores de electricidad y los operativos contra el fraude en las conexiones del área residencial.

El documento indica que desde este mes comenzarán reuniones territoriales bajo la presidencia de Murillo y el Comandante de la Revolución Ramiro Valdés Menéndez, ambos promovidos a comienzos de este año como vicepresidentes del Consejo de Ministros.

A pesar de que la instrucción no se ha publicado en Cuba, su contenido ha trascendido a cuentagotas desde el pasado 16 de mayo, cuando comenzaron a sonar las primeras alarmas de una inminente crisis energética nacional.

La argumentación introductoria de la resolución afirma que en el primer cuatrimestre del 2009 el consumo de electricidad experimentó un incremento del 3 por ciento, especialmente preocupante en abril con el 8 por ciento de excedentes.

Según las autoridades gubernamentales, el sobreconsumo obligó a emplear 40,000 toneladas de combustible que no se habían planificado, y las cifras de mayo mantienen una tendencia creciente que el documento califica de "alarmante''.

Los gastos adicionales de combustible en el período habrían sobrepasado los $150 millones, desembolso prohibitivo para una economía con serios problemas de liquidez monetaria. Hace seis meses que el gobierno ha dejado de pagar sus deudas con empresas extranjeras radicadas en la isla.

Los reiterados llamamientos del periódico Granma, firmados por su director Lázaro Barredo y la consigna de "Ahorro o muerte'', han generado interrogantes entre la población ante los nubarrones de una crisis energética que emergió en una abrir y cerrar de ojos.

Todas las aristas de la emergencia apuntan, inevitablemente, a los suministros petroleros provenientes de Venezuela, calculados en unos 96,000 barriles diarios. De ellos, unos 22,000 son de fueloil, el combustible industrial que se emplea para las plantas eléctricas.

Aunque hasta comienzos de mayo los reportes oficiales daban cuenta de la normalidad en las entregas de crudo venezolano a la refinería de Cienfuegos, los expertos consideran que el flujo de fueloil (diesel) y otros productos refinados hacia la isla no podrá mantenerse en los mismos niveles a partir del segundo semestre y de cara al 2010.

La situación se complica por un reciente accidente en la refinería de Cardón, que limitó notablemente la capacidad de producción de diesel de la estatal venezolana PDVSA.

"Definitivamente la baja capacidad de producción y la actual situación operacional de PDVSA va a impedir cumplir los compromisos de entrega establecidos por el gobierno venezolano'', declaró Horacio Medina, ex gerente de convenios de PDVSA.

Medina calculó que si Cuba decide compensar la carencia del diesel adquiriéndolo en los mercados internacionales, significaría un gasto adicional de $35 millones mensuales.

Fuentes oficiales consideran que cuba podría perder este año más de $1,000 millones en ingresos, debido a la caída de los precios del níquel y la disminución de las recaudaciones en el sector turístico, sus dos principales motores económicos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios