Últimas Noticias

Hijo de Juan Almeida desafía al gobierno cubano

El comandante de la revolución cubana, Juan Almeida Bosques, aparece en esta fotografía del 1ro de mayo del 2008 junto al presidente Raúl Castro.
El comandante de la revolución cubana, Juan Almeida Bosques, aparece en esta fotografía del 1ro de mayo del 2008 junto al presidente Raúl Castro. AP

El abogado Juan Juan Almeida García, hijo del histórico comandante revolucionario Juan Almeida Bosque, fue detenido recientemente y sometido a tratos degradantes por agentes de la gubernamentales tras intentar una salida ilegal del país.

"No me quedó más remedio que una salida ilegal. Pueden meterme preso, ponerme otro capuchón o desaparecerme entre las casas secretas, pero sólo estoy pidiendo poder visitar al médico y estar junto a mi familia'', escribió Almeida García en una carta dirigida a las autoridades de la Seguridad del Estado después de su encausamiento y posterior liberación bajo medida cautelar.

El texto forma parte de un grupo de nueve cartas escritas por Almeida García entre junio del 2006 y el pasado 14 de mayo, las cuales abordan su prolongada odisea en busca de una autorización para viajar legalmente al extranjero. Los documentos fueron enviados a comienzos de este mes a amigos suyos en España y remitidas el martes a El Nuevo Herald.

"Lo único que me importa en este momento es poder recibir el tratamiento médico para mi enfermedad y estar con mi familia'', dijo el miércoles Almeida García en conversación telefónica desde La Habana. "Lamentablemente nunca he tenido respuesta de las autoridades de este país''.

Las solicitudes del permiso de salida temporal del país se sustentan en que Almeida García, de 44 años, padece de una enfermedad reumatológica degenerativa por la que recibe tratamiento en el hospital Erasme de Bruselas, Bélgica, desde comienzos de los años 90 por mediación de la Cruz Roja Internacional.

"Desde el año 2004, las órdenes del ‘alto mando' no me permiten mi salida del país, sometiéndome así al consumo de calmantes que me afectan la salud tanto o más que la propia enfermedad'', manifestó el abogado en una carta reciente dirigida al periódico oficial Granma.

Entre los destinatarios de las misivas están también el actual gobernante Raúl Castro; Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; José Ramón Balaguer, ministro de Salud Pública; así como oficiales del Ministerio del Interior (MININT) relacionados con su caso.

En la carta a la dirección del diario Granma, el autor relata los pormenores de su detención el pasado 6 de mayo, cuando viajaba en un autobús con más de 60 personas rumbo a la ciudad de Manzanillo, en el extremo oriental de la isla.

Según su testimonio, las autoridades arrestaron al grupo y lo interrogaron a él en una estación policial de Manzanillo. Posteriormente, lo condujeron hasta la delegación territorial del MININT en la ciudad de Bayamo, provincia Granma, para ser entrevistado por otro oficial.

El 8 de mayo fue trasladado a La Habana en un microbús, acompañado de cuatro custodios y un médico, para continuar los interrogatorios.

Durante los interrogatorios fue llevado en autobús a una casa y lo bajaron del vehículo con un capuchón en la cabeza, "como esos que usaban los presos en aquella prisión secreta que se hizo tan tristemente famosa por las torturas que allí se cometían, y por las amplias críticas que sufrió por la prensa internacional'', de acuerdo con la carta enviada a Granma. La frase alude a la prisión de Abu Ghraib en Iraq, célebre por las torturas cometidas por los militares estadounidenses.

La liberación se produjo el 13 de mayo, luego de ser instruido de cargos por salida ilegal del país. Se le aplicó una medida cautelar por la que debe comparecer todos los martes a Villa Marista, cuartel de la Seguridad del Estado en La Habana.

El expediente delictivo ha sido presentado ante el Tribunal Provincial de Ciudad de La Habana, de acuerdo con fuentes vinculadas al caso.

Almeida García confirmó que ya ha contactado un abogado para su defensa, pero que aún no se ha fijado una fecha para el juicio.

Coincidiendo con el arresto, su apartamento fue sometido a un exhaustivo registro que duró varias horas. Las autoridades se llevaron cajas con papeles y otras pertenencias, según dijeron a El Nuevo Herald vecinos del barrio habanero de Nuevo Vedado.

La vivienda --ubicada a escasas cuadras del popular cine Acapulco-- fue sellada, pero a Almeida García se le permitió el acceso tras ser puesto en libertad. El auto de su propiedad le ha sido incautado.

La esposa de Almeida García, Consuelo Quesada, se encuentra actualmente en Miami cumpliendo una visita familiar por enfermedad de su madre.

El Nuevo Herald contactó a Quesada, pero ella declinó hacer comentarios sobre el asunto.

La fuga de Almeida García coincide con la inminente publicación en España de un libro testimonial que relata sus vivencias en torno a la élite de poder en Cuba, particularmente sobre la familia de Raúl Castro. El volumen --de unas 400 páginas-- se titula Memorias de un guerrillero desconocido y será lanzado el próximo mes por la editorial Renacimiento, de Sevilla.

Almeida García es el menor de cuatro hijos del matrimonio de Almeida Bosque con la también combatiente revolucionaria Púbila García, ya fallecida. La pareja tuvo además tres hijas: Brenda, que reside en La Habana, y Beatriz y Belinda, radicadas en el extranjero.

Almeida Bosque, de 82 años, tiene otros cinco hijos del segundo y tercer matrimonios. Es uno de los dirigentes históricos de la revolución cubana y figura entre los cinco vicepresidentes del Consejo de Estado. Ostenta además la distinción de Héroe de la República de Cuba.

Según familiares y amigos, las relaciones entre padre e hijo se encontraban dañadas desde hacía tiempo y Almeida Bosque se ha negado a interceder en el caso.

"No sé si [Almeida Bosque] está enterado, pero él no tiene nada que ver en este asunto'', manifestó Almeida García en la entrevista telefónica. "No lo he visto ni me he comunicado con él en largo tiempo''.

Debido al agravamiento de su enfermedad, Almeida García solicitó permiso de salida temporal el pasado año para someterse a un examen médico, pero las autoridades cubanas no se lo concedieron.

"Y si la intrépida suspicacia de algún Alguien neuronal, sugiriese que aprovechando mi viaje al médico, podría yo pensar en volar a reunirme con mi suegra, mi esposa, mi hermana, y por supuesto con mi hija, puede usted decir que sí, que yo se lo adelanté, porque ganas no me faltan de abrazar a mi familia, como puede hacer usted a diario con la suya'', escribió en una carta a Raúl Castro el pasado noviembre.

Graduado de Ciencias Penales en la Unión Soviética en los años 80, Almeida García fungió como asesor de mercado en la Unión Suchel, adscrita al Ministerio de la Industria Ligera, promoviendo la línea de exportaciones de perfumería con las marcas de tabaco Montecristo y Vegueros.

Con posterioridad, entre 1998 y el 2003, se radicó en la ciudad balneario de Cancún, México, contratado por la empresa de servicios aeroportuarios SEAT.

De acuerdo con fuentes empresariales radicadas en México, en esos años Almeida García fue también encomedado por la firma Cuba Técnica para que impulsara negocios de Cuba en el extranjero, principalmente de la industria del tabaco. Bajo su conducción tuvo lugar la apertura de las llamadas Casas del Habano en Cancún y otras ciudades mexicanas.

Su retorno a Cuba se produjo en el 2003 en medio de acusaciones de desvíos de fondos de inversionistas, tráfico de habanos y participación en una red que proporcionaba pasaportes y visas ilegales a ciudadanos cubanos para entrar en México.

Sin embargo, Almeida García negó rotundamente su vínculo con actividades ilícitas. Las autoridades cubanas no pudieron presentar evidencias delictivas para encausarlo.

En una carta fechada en octubre del 2008, Almeida García menciona que ha tratado de aclarar su situación legal mediante reclamaciones ante las autoridades, pero no ha obtenido respuesta. Se le ha dicho extraoficialmente que el caso concluyó "por decisión de la más alta dirección del país''.

Desde entonces estaba desvinculado de la actividad laboral y se dedicaba a escribir narraciones literarias en su apartamento. Colaboraba con Mistura, una revista digital de cultura y pensamiento realizada en España, y con publicaciones de periodistas independientes cubanos.

Su hermana mayor, Beatriz Almeida García, llegó a Estados Unidos tras cruzar la frontera mexicana en el 2005. La única hija de Beatriz es doctora en Medicina y arribó recientemente a Miami tras desertar de una misión oficial en Venezuela.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios