Últimas Noticias

EEUU pide a la OEA iniciar el diálogo con La Habana

Estados Unidos pidió el miércoles a la OEA que inicie un diálogo con el gobierno de Cuba en torno a la posible reintegración de la isla al sistema interamericano, algo que, dice, debe efectuarse acorde con los valores y principios por los que se rige la organización.

Así consta en el proyecto de resolución presentado el miércoles por Washington en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde solicita que se presenten los resultados de ese diálogo antes de la próxima Asamblea General de esa entidad.

Basándose en estos resultados, durante la Asamblea --que se celebrará el 2 y 3 de junio enSan Pedro Sula (Honduras)-- se decidirían qué medidas deben tomarse para la posible reintegración de Cuba a la OEA.

Estados Unidos dejó claro que respalda el interés de los miembros de la OEA por facilitar el posible regreso de Cuba a la organización siempre y cuando La Habana acate los compromisos y valores recogidos en la Carta Democrática Interamericana y otros mecanismos e instrumentos legales del organismo interamericano.

Dado que el proyecto de resolución de EEUU, al igual que los otros dos presentados también el miércoles, no ha prosperado de momento, es poco probable que esa solicitud de Washington avance en la práctica, sobre todo teniendo en cuenta que la reunión anual de la OEA se celebra en menos de una semana.

El Consejo decidió el miércoles crear un grupo de trabajo que trate de consensuar un texto sobre Cuba antes de la Asamblea General.

En su intervención ante el Consejo, el embajador estadounidense, Héctor Morales, de origen mexicano, dijo que su país está "preparado'' para considerar el posible regreso de Cuba al organismo regional, pero insistió en que no se puede minimizar el compromiso de la OEA con la democracia, y abogó por un "proceso deliberado y bien considerado''.

El diplomático afirmó que Washington tiene un gran interés en fortalecer al sistema interamericano.

El consejero adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca para América Latina, Dan Restrepo, llegó casi al final de la sesión para escuchar los argumentos de las diferentes delegaciones.

"Esperamos el día en que Cuba pueda volverse a unir [a los países de la OEA] y participar de forma plena como Estado miembro'', pero reiteró que tendrá que acatar todos los compromisos democráticos y valores y libertades fundamentales.

Morales se refirió a las palabras de la secretaria de Estado Hillary Clinton, quien dijo la semana pasada en el Senado que Cuba deberá hacer los cambios necesarios para cumplir con los principios democráticos por los que se rige la OEA antes de poder volver a la organización.

Por ello, el embajador estadounidense insistió en que "cualquier tipo de esfuerzo de integrar a Cuba [a la OEA] está en manos de Cuba'', que debe ser quien quiera dar el paso, dijo.

Morales recordó la postura del gobierno de Estados Unidos, que está dispuesto aun nuevo comienzo con la isla caribeña, pero exige que la isla avance en materia de democracia, libere a los presos "políticos'' y respete los valores fundamentales, entre otros aspectos.

"No podemos hacer cosas expeditivas. Cuba tiene que trabajar con todos nosotros. Y esperamos que este proceso comience rápido'', dijo el embajador.

Después de la sesión del Consejo, Morales indicó a la prensa que Washington no va a cambiar su posición con respecto a este tema, aunque se mostró dispuesto a trabajar con el resto de delegaciones para tratar de alcanzar un consenso.

El embajador no quiso especular sobre qué haría Estados Unidos si la Asamblea de la OEA llegara a votar a favor del regreso de Cuba.

Por su parte, el congresista cubanoamericano Lincoln Diaz-Balart criticó el miércoles la idea de reincorporar a Cuba en la OEA y la política de España con la Isla porque --sostuvo-- en Cuba nada ha cambiado y es el ex gobernante Fidel Castro quien tiene "el poder omnímodo''.

Díaz-Balart hizo las declaraciones ante un grupo de periodistas en la sede de la Fundación Hispano-Cubana, en Madrid, donde se reunió con miembros del exilio cubano, según reportes de la agencia EFE.

El congresista expresó su convencimiento de que al frente del Gobierno de Cuba sigue Fidel Castro, pues "Rául [su hermano] no existe sin Fidel'' y "no hay que confundir títulos con poder''.

  Comentarios