Últimas Noticias

Campeón para quitarse el sombrero

Associated Press

El fútbol tiene un nuevo rey, los dioses a su elegido y la gente sabe ahora que la experiencia no gana partidos.

El aprendiz le ganó la partida al maestro y el Barcelona del "Messi-as'' conquistó la Liga de Campeones con toda justicia al vencer en la final al antiguo monarca: el Manchester United.

El BarÇa confirmó en Roma que juega el mejor fútbol del mundo y a pesar de no contar con tres de sus defensores titulares les dio un repaso a los Diablos Rojos.

Su director técnico Pep Guardiola supo colocar mejor a sus hombres que el veterano Alex Fergunson, al poner a su mediocentro Touré Yaya, como defensa; al brasileo Silvinho, por la izquierda; y a su capitán Carles Puyol, por la otra banda.

En cambio Sir Fergunson se equivocó al no colocar a su mejor hombre Cristiano Ronaldo por la derecha, su posición natural, para que detuviera a Silvinho. Lo situó en punta y allí el virtuoso portugués naufragó.

En su lugar puso a Park ji-Sung, mientras que a Wayne Rooney lo alineaba por la izquierda. El coreano demostró que está un escalón más bajo que el resto, en tanto Rooney completaba uno de sus peores partidos.

Dejó a Carlos Tevez en el banco y para rematar su desastrosa alineación puso a su capitán Gibbs como centrocampista, por delante de un desconocido Anderson.

Y ahí se le fue el partido. Andrés Iniesta y Xavi Hernández le dieron una lección a Gibbs y Anderson, quienes no la vieron pasar. Ferguson tuvo que sacarlos mareados del campo.

En la final el BarÇa tuvo una mejor en delantera, que hizo dos goles; una mejor defensa, que no permitió ninguno; y el mediocampo que fue el más dominante.

El Manchester comenzó mejor y dominó en los primeros 10 minutos, pero el fútbol son goles y los demás son amores. Samuel Eto'o recibió de San Andrés un balón de oro en el área, con maestría recortó al central Nemanja Vidic y como los grandes la punteó a las redes para romper el partido.

A partir de ese momento los azulgranas se asentaron en el campo y empezaron a hacer lo que saben: tocar la pelota. Mientras que el Manchester como una fiera herida lanzaba algunos zarpazos con cierto peligro.

Y si estos no causaron daño fue gracias a la pericia del general Gerald Piqué, a la entrega de Puyol y a la valentía de su guardameta Víctor Valdés.

El BarÇa se encontró a sí mismo y fiel a su estilo le dio un baño al Manchester, que en Roma pareció su sombra, sin ideas y deambulando por el campo. Ni siquiera Cris

tiano Ronaldo con su cañón, empuje y velocidad fue capaz de sacarlos del letargo.

Lionel Messi, quien viene reclamando su trono, esta vez le ganó el duelo.

Leo remató la faena con un soberbio cabezazo fuera del alcance del portero del United, Van der Saar, culminando una jugada del mejor de todos, Xavi, quien en un alarde de calidad le puso un centro medido al segundo palo. Todo un golazo.

Ganó el que mejor jugó la final y el equipo que más lo mereció: el "Pep Team'', en honor a su entrenador, arquitecto y principal responsable de la victoria.

El Barcelona conquistó todo, derrotó al imperio inglés y ahora es el rey sin discusión de Europa.

Su tripleta histórica es el resultado del trabajo y sobre todo de la fe en su fútbol, en el buen fútbol, en ése que gracia a sus fantásticos jugadores podemos seguir creyendo.

  Comentarios