Últimas Noticias

Cuadro del cubano Mario Carreño encabeza venta de arte latinoamericano en Nueva York

Fotografía del cuadro "Fuego en el Batey", del pintor cubano Mario Carreño, adjudicado hoy, 28 de mayo 2009, por la casa de subasta Christie's en Nueva York (EEUU) por 2.188.100 millones de dólares, en la primera de sus dos jornadas dedicadas exclusivamente al arte latinoamericano. Pintada en 1943, la obra estaba valorada entre 1 y 2 millones de dólares y, después de haberse dado por desaparecida durante años, fue redescubierta en Long Island, estado de Nueva York. EFE/Andrés Iamartino
Fotografía del cuadro "Fuego en el Batey", del pintor cubano Mario Carreño, adjudicado hoy, 28 de mayo 2009, por la casa de subasta Christie's en Nueva York (EEUU) por 2.188.100 millones de dólares, en la primera de sus dos jornadas dedicadas exclusivamente al arte latinoamericano. Pintada en 1943, la obra estaba valorada entre 1 y 2 millones de dólares y, después de haberse dado por desaparecida durante años, fue redescubierta en Long Island, estado de Nueva York. EFE/Andrés Iamartino

Durante medio siglo, el paradero de un cuadro del pintor cubano Mario Carreño fue un misterio hasta que se resolvió hace poco, cuando la pintura fue encontrada en Nueva York. Ahora, esa obra acaba de sorprender al mundo del arte al ser subastada en $2.18 millones, cifra mayor al estimado de la casa Christie's, de $2 millones.

Fuego en el batey de Carreño, pintado en 1943, está realizado en duco y óleo sobre panel de madera.

El cuadro había sido vendido poco después de su creación y desapareció de la circulación durante más de 50 años. Su importancia reside en que se trata de una de las obras realizadas por Carreño en duco, o pintura industrial para automóviles.

"No sabíamos dónde estaba e irónicamente estaba aquí cerca'', comentó Virgilio Garza, que dirige el departamento de arte latinoamericano de la casa de subastas Christie's, en Nueva York. "No podía caer en mejor momento, el mercado estaba a la espera de algo novedoso y fresco'', agregó el experto.

La obra del cubano, considerada una obra maestra del modernismo de Cuba, fue hallada en una colección particular de Long Island, Nueva York, y destaca la influencia del muralista mexicano David Alfaro Siqueiros sobre Carreño.

Según Garza, Fuego en el batey es una obra maestra poco común. No sólo ha alcanzado una estatura icónica con el tiempo al ser un eslabón perdido en la erudición de uno de los artistas más consagrados de Cuba. Su reaparición es de importancia invaluable para los coleccionistas de arte cubano''.

Nacido en La Habana en 1913, a Mario Carreño se le considera uno de los principales miembros de la generación de los pintores modernistas de Cuba. Fuego en el batey es una de las tres obras maestras de una breve serie de pinturas en duco que pintó en Cuba en 1943.

Mientras tanto, un cuadro de la pintora Leonora Carrington duplicó el récord de la artista anglomexicana al adjudicarse por $1.48 millones en Nueva York.

El importante cuadro de Carrington The Giantess (La gigante) de 1947, tasado entre $800,000 y $1,200,000 , se vendió por $1,482,500.

El récord anterior de la surrealista había sido alcanzado en la misma casa de remates en mayo del 2008 por otra obra, adjudicada en $713,000.

Mientras, un autorretrato de Diego Rivera de 1941, dedicado al coleccionista norteamericano Sigmund Firestone y estimado entre $1.2 y $1.8 millones cambió de manos por $1,022,500.

El lote se vendió acompañado por 14 cartas que intercambiaron en la época el artista mexicano, su esposa Frida Kahlo y Firestone.

Entre otras ventas de la velada destacaron Funfural, del reconocido pintor chileno Roberto Matta ($494,500), Composición del constructivista uruguayo Joaquín Torres García $422,500, y Personajes frente a la ventana, del mexicano Rufino Tamayo, adquirida en $338,500.

  Comentarios