Últimas Noticias

Cuba acepta negociar con EEUU el tema migratorio

Un grupo de personas espera para solicitar visas en la entrada de la Sección de Intereses de EEUU (SINA, por sus siglas en inglés), en La Habana, en esta fotografía del 2007.
Un grupo de personas espera para solicitar visas en la entrada de la Sección de Intereses de EEUU (SINA, por sus siglas en inglés), en La Habana, en esta fotografía del 2007. EFE

Cuba acordó reanudar negociaciones con Estados Unidos sobre la inmigración legal de cubanos a Estados Unidos y el servicio de correo directo entre ambos países, informó el domingo una alta autoridad del Departamento de Estado norteamericano que pidió el anonimato porque no se ha determinado aún el momento y lugar para las conversaciones.

Según reportes de la agencia Associated Press, el gobierno comunista de la isla notificó el sábado al gobierno del presidente Barack Obama que había aceptado una reciente apertura de las autoridades estadounidenses para reanudar las conversaciones, agregó el funcionario.

El jefe de la Sección de Intereses cubana en Washington, Jorge Bolaños, trasmitió el sábado a altos funcionarios estadounidenses documentos que estipulan que Cuba espera "reiniciar conversaciones sobre migración'' y "el servicio de correo directo'', dijo la fuente del Departamento de Estado en declaraciones que reprodujo la Agencia France Presse.

Pero, agregó, ambos Estados aún deben decidir el lugar y las fechas adecuados para reanudar esas negociaciones, suspendidas en el 2003. La cuestión migratoria es decisiva en momentos en que miles de cubanos eligen cada año tomar el camino del éxodo a Estados Unidos, incluso a riesgo de su vida.

Estados Unidos propuso a Cuba en mayo reanudar las conversaciones sobre inmigración y el correo directo, indicó el alto funcionario estadounidense, quien precisó que la correspondencia es transmitida desde hace años a través de terceros países.

El funcionario afirmó asimismo que los cubanos se habían mostrado dispuestos a explorar otras áreas de diálogo como "la lucha contra las drogas, la lucha contra el terrorismo y las previsiones ante catástrofes naturales''.

Estas iniciativas son "positivas'' y representan "un paso adelante'', dijo el funcionario estadounidense.

Desde su llegada a la Casa Blanca, el presidente Barack Obama ordenó levantar las restricciones a viajes y transferencias de dinero de los cubanoamericanos a Cuba, marcando así una primera flexibilización de la política estadounidense sobre el tema. El levantamiento del embargo económico, no obstante, no parece estar en la agenda.

Esta nueva señal de acercamiento tiene lugar cuando el orden del día de la cumbre que reúne mañana a los 35 países de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Honduras estará dominada por la cuestión del regreso de Cuba a su seno. La secretaria de Estado Hillary Clinton asistirá mañana a la reunión regional.

"Estamos muy complacidos de que el gobierno de Cuba esté de acuerdo en conversar sobre migración y vínculos de correo directos'', dijo el domingo Clinton a periodistas en San Salvador.

Es la primera vez en décadas que la OEA estudiará seriamente el tema, a pesar de que las divergencias aparecidas durante las reuniones preparatorias no permiten augurar resultados concretos.

La mayoría de los países latinoamericanos piden la revocación inmediata y sin condiciones de la resolución de 1962 que excluyó a Cuba a causa de su viraje marxista-leninista, pero Washington rechaza cualquier retorno de la isla mientras no muestre señales de apertura democrática y de respeto a las libertades.

Los cancilleres del continente todavía esperan resolver el caso de Cuba por consenso, pero si no lo logran, decidirán no ir a votación, sino emitir una "declaración de solidaridad'' y seguir negociando para el futuro, dijo el domingo el secretario general adjunto de la OEA, Albert R. Ramdin.

Lo que no desean es que el tema o la prolongación de su debate termine cubanizando su reunión anual porque en la agenda "han colocado también un tópico importante: la cultura de la no violencia'', afirmó Ramdin en una entrevista con The Associated Press.

Los cancilleres "están todos de acuerdo'', según Ramdin, en que es necesario eliminar la resolución de 1962 que suspendió a Cuba por su incompatibilidad de régimen marxista-leninista con el Sistema Interamericano.

"La dificultad esta en cómo hacerlo'', comentó. "Algunos creen que la resolución debería revocarse al final del proceso, otros [creen que] al comienzo''.

La propia Cuba aseguró el viernes pasado que nunca aceptará volver a integrar el "cadáver político'' que considera es la OEA y preconizó la creación de una nueva organización sin Estados Unidos.

A pesar de este rechazo, expertos estadounidenses estiman que algunos países de la OEA quieren utilizar esta cuestión para obtener el levantamiento del embargo impuesto a Cuba.

"Esto será un desafío complejo para Hillary Clinton'', estimó Michael Shifter, experto de Diálogo Interamericano. "Creo que el equipo de Obama está un poco nervioso. Están conscientes de que [el tema de] Cuba es un terreno minado''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios