Últimas Noticias

Entre bolas y strikes

Los Yankees de Nueva York dejaron su nuevo récord de 18 juegos consecutivos sin cometer errores en la historia de Grandes Ligas, en partido celebrado el martes en el estadio del Bronx en victoria por 12-3 sobre los Rangers de Texas. La pifia la cometió el receptor Jorge Posada en un tiro malo a segunda en la cuarta entrada en un robo de base de Elvis Andrus.

La más larga cadena de juegos consecutivos sin errores estaba en poder de los Medias Rojas de Boston, que lo hicieron en el 2006. Dicho récord, los Yankees lo habían empatado el pasado domingo en derrota 5-4 ante los Indios de Cleveland, para superarlo un día después frente a los propios Indios, en victoria 5-2.

La racha comenzó el 14 de mayo ante los Azulejos de Toronto. Desde entonces, los jugadores de los Yankees actuaron en 169 innings, sacaron 508 outs, sumaron 166 asistencias y completaron 13 doble matanzas.

El último error de los Yankees fue el 13 de mayo cuando Ramiro Peña falló en un batazo de José Bautista frente a los Azulejos. Al finalizar el juego, los Yankees tenían marca de 16 victorias y 17 derrotas, ubicados en el tercer lugar a cinco juegos y medios del líder. Desde esa fecha, el equipo ha acumulado 15 triunfos y cuatro reveses para ocupar la posición de honor en la División Este de la Liga Americana, a un juego completo de sus eternos rivales, los Medias Rojas de Boston.

Existen tres factores que han guiado esta reacción de los "Mulos del Brown'': un despertar ofensivo con la entrada del antesalista Alex Rodríguez, la mejor excelencia defensiva de un equipo en la historia de las Mayores y un trabajo eficiente de su cuerpo de serpentineros.

El regreso del dominicano ha sido una inyección de vitalidad ofensiva y cohesión para los Yankees. Durante su ausencia, la novena tuvo marca de 13 triunfos y 15 reveses. Desde su entrada a la alineación, los neoyorquinos han ganado 18 con seis reveses, sumando 16 victorias en los últimos 20 partidos con la segunda mejor marca de ganados en ambos circuitos, detrás de los Dodgers de Los Angeles.

Antes del regreso de Alex, la mayoría de los jugadores estaban en un letardo ofensivo y desarrollaban un juego bastante anémico.

Mark Teixeira bateaba .198 sin Alex. Después de tenerlo al lado en la alineación, el inicialista se quitó toda la presión que tenía y batea para .378.

A la ofensiva en ambos circuitos, los Yankees marchan primero en total de bases (887), segundo en jonrones con 82 (Texas 84), primero en impulsadas con 285 (Tampa 285), segundo en slugging con .484 (Texas .486), tercero en promedio de bateo con .282 (Dodgers .285 y Azulejos .283), tercero en embasamiento con .359 (Dodgers .367, Mets .361) y líder en anotadas con 300.

La defensa neoyorquina ha sido immaculada, pero en especial las jugadas del inicialista Mark Teixeira han salvado partidos, errores y carreras para el equipo.

El aspecto más débil ha sido el pitcheo, al estar en el lugar 26 entre los 30 equipos de Grandes Ligas. Pero los dos estelares CC Sabathia y A.J. Burnett han mejorado sus actuaciones y el veterano Andy Pettitte ha realizado una buena labor.

Excelencia monticular, ofensiva productiva y defensa inmaculada, siempre ha sido una combinación ganadora en el deporte de las bolas y los strikes. En este caso, los resultados están a la vista: lideres en la División Este y el segundo mejor récord de ganados y perdidos de Grandes Ligas.

Si el pitcheo responde como en las últimas semanas, los Yankees deben discutir el título de la Americana, que no ganan desde el 2003, en el camino a un regreso a la Serie Mundial, que no conquistan desde el 2000, cuando vencieron a los Mets de Nueva York.

  Comentarios