Últimas Noticias

Una batalla en la caldera del diablo

En una auténtica caldera del diablo se reaunudarán el miércoles 3 de junio del 2009 las eliminatorias mundialistas en América.

Las selecciones de Costa Rica y Estados Unidos chocarán en el estadio del club Saprissa, que no sólo quema por su piso artificial, sino por el rugido de los aficionados quienes hacen temblar hasta el más valiente.

Lo más difícil para el visitante, sin embargo, es que Costa Rica tiene un equipo poderoso, integrado con jugadores de calidad como Alvaro Saborío (Sion de Suiza), Bryan Ruiz (Gent de Bélgica) y Cristian Bolaños (Start Kristiansand de Noruega), entre otros. Eso, a la hora de la verdad, es lo que cuenta para desequilibrar un partido.

Además, los ticos saben que en casa están obligados a ganar, porque cualquier traspié puede poner en peligro el boleto directo al Mundial del 2010.

Luego de tres partidos jugados en el hexagonal final, EEUUU lidera el grupo con siete unidades, seguido por Costa Rica (6) Honduras (4), México (3) y Trinidad & Tobago y El Salvador (2). Lo más probable es que al final de las eliminatorias de la CONCACAF, el próximo 10 de octubre, Trinidad & Tobago y El Salvador queden eliminados. Lo incierto es como quedarán ubicados los otros cuatro integrantes del hexagonal.

Los tres primeros en llegar ganarán directamente la clasificación a Sudáfrica 2010; el cuarto tendrá que disputar un repechaje con el quinto de Sudamérica.

La clave en la CONCACAF es ganar uno de los tres primeros cupos.

Costa Rica, Estados Unidos y México ya lo hicieron en las dos eliminatorias anteriores, y no sería nada extraño que esto se repita para el próximo Mundial, aunque en esta oportunidad Honduras presenta un equipo más fuerte y tiene muy buenas posibilidades de desplazar a cualquiera que tropiece.

Estados Unidos nunca ha ganado en eliminatorias a Costa Rica en San José, en donde acumula cinco derrotas y un empate. El pasado puede pesar en el presente y los ticos quizás hagan valer sus antecedentes.

El conjunto de Bob Bradley se concentró cinco días en Miami con miras a sus próximos compromisos, y lo que más destacó del escuadrón de las barras y las estrellas es el profesionalismo de sus jugadores, la seriedad en todas las instancias y el respeto que muestran respecto al rival.

Jamás una frase o una opinión de superioridad, siempre el comentario medido y nunca una frase de provocación que lo único que hace es motivar al rival. Por ese comportamiento ejemplar uno siente confianza en el conjunto estadounidense.

Esto quiere decir que sicologicamente EEUU luce una excelente preparación y disposición. La entrega al trabajo en las prácticas que realizaron en FIU fue total, a pesar que sólo entrenaron la mayor parte del tiempo con 11 jugadores porque el resto de los 24 convocados estaba repartido en el mundo cumpliendo sus compromisos con sus respectivos clubes y recién se juntaron todos ayer en San José.

La calidad individual del grupo de Bradley es de primera, y como juego de conjunto exhibe generosidad, actitud solidaria y siempre con el concepto de apoyar al compañero.

El encuentro entre ticos y estadounidenses se adelantó debido a que estos últimos deben viajar el próximo 8 de junio a Sudáfrica para intervenir en la Copa de las Cofederaciones, torneo al que se clasificaron al conquistar la Copa de Oro de la CONCACAF en el 2007.

Este hecho --adelantar las fechas-- obligará a los norteamericanos a un esfuerzo extra, aunque el equipo se ha preparado para afrontar con éxito el gran desafío. Nadie puede garantizar triunfos en enfrentamientos tan parejos como los que se le vienen a EEUU contra Costa Rica y Honduras. Lo único seguro es que los de Bradley están en óptimas condiciones para dar la gran batalla. Los otros choques de las próximas dos fechas en la región serán, el 6 de junio, en Bacolet, Trinidad y Tobago vs Costa Rica; en San Salvador, El Salvador vs México; en Chicago, Estados Unidos vs Honduras. El 10 de junio, en San Pedro Sula, Honduras vs El Salvador; en México, México vs Trinidad y Tobago.

  Comentarios