Últimas Noticias

Estudian descentralizar comercio agrícola en Cuba

Compradores en un mercado habanero en octubre del 2008. Tras los tres huracanes que afectaron a la isla ese año, la oferta de alimentos se redujo en un 80 por ciento.
Compradores en un mercado habanero en octubre del 2008. Tras los tres huracanes que afectaron a la isla ese año, la oferta de alimentos se redujo en un 80 por ciento. AP

El Gobierno de Raúl Castro aprobó un programa de descentralización del comercio agropecuario cubano, bajo égida estatal, que implantará experimentalmente el 1ro. de agosto en dos provincias, en busca de mayor eficiencia, informaron funcionarios del sector.

En La Habana, mayor productora del país, y Ciudad de La Habana, la mayor consumidora, la comercialización estatal de productos pasará del ministerio de Agricultura a 23 empresas (18 en La Habana y cinco en Ciudad de La Habana), las que tendrán recursos y autonomía de gestión, dijeron los funcionarios a Juventud Rebelde.

La insuficiente producción agropecuaria, que obliga a gastar anualmente más de $1,500 millones en importación de alimentos, presenta crónicos problemas de organización, falta de envases y transporte, que provocan pérdidas en los productos ya cosechados.

Las nuevas empresas estatales, que anunciaron contar con capital, transporte y envases suficientes, establecerán los contratos con los productores agropecuarios estatales, cooperativos y privados, para comercializar.

Sus empleados gozarán de un "estimulante sistema de pago a los obreros, según el resultado del trabajo, además de pagárseles como capacidad de compra 18 centavos de peso convertible (unos 16 centavos de dólar) por cada quintal (46kg) de productos que tributen''.

El salario medio de Cuba, de 425 pesos, equivale a $17, por lo que una estimulación en divisa resulta muy importante y en la práctica, supera al salario en capacidad de compra.

Tras los tres huracanes que afectaron a la isla en el 2008, la oferta agropecuaria se redujo en un 80 por ciento, lo que motivó a las autoridades a poner precios máximos a los productos, centralizar su comercialización, y cerrar buena parte de los 1,000 pequeños mercados dispersos por toda la capital.

Los 142 mercados estatales que existen actualmente, crecerán a 310 en lo que resta de año; a 450 en el 2010 y completarán 600 en el 2011, cifra que los especialistas estiman suficientes para la demanda y para mantener un buen abastecimiento.

Según los funcionarios, si este programa resulta eficiente, será una competencia que obligará a los comercializadores privados -sujetos a la oferta y demanda- a bajar los actuales altos precios.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios