Últimas Noticias

Cuba ratifica que no regresará a la OEA

Cubanos caminan por uno de los barrios más deteriorados de La Habana en esta fotografía de junio del 2009.
Cubanos caminan por uno de los barrios más deteriorados de La Habana en esta fotografía de junio del 2009. AP

La Habana ratificó el lunes que no se reintegrará a la Organización de los Estados Americanos (OEA) pese a que anuló la exclusión de la isla, porque todavía está controlada por Estados Unidos y es incompatible con América Latina, según una declaración del gobierno cubano.

Cuba "comprende el deseo de librar a la OEA de un estigma que había perdurado como símbolo del servilismo de la institución [pero] ratifica una vez más que no regresará'' a ese foro, que la había suspendido en 1962 por ser un régimen comunista, según la nota difundida en el diario oficial Granma.

El gobierno de Raúl Castro señaló que la exclusión fue derogada "en contra de la voluntad de Washington y frente a las intensas gestiones y presiones ejercidas sobre los Gobiernos de la región''.

"Se propina así al imperialismo una derrota utilizando su propio instrumento'', afirmó el comunicado, al destacar la decisión como un "mérito'' de América Latina y un "desacato incuestionable a la política seguida por Estados Unidos contra Cuba''.

El gobierno agradeció a los países de América Latina por defender la semana pasada en la Asamblea General de la OEA en Honduras "el derecho de Cuba a regresar a la Organización''.

Pero Cuba "comparte valores que son contrarios a los del capitalismo neoliberal y egoísta que promueve la OEA y se siente con el derecho y la autoridad para decir no a la idea de incorporarse a un organismo en el que todavía los Estados Unidos ejercen un control opresivo''.

"Los pueblos y Gobiernos de la región sabrán comprender esta justa posición (...). Se trata de una Organización con un papel y una trayectoria que Cuba repudia'', añadió.

El texto enumeró que desde el triunfo de la revolución en 1959 la OEA tuvo "activo papel a favor de la política de hostilidad de Washington contra Cuba'' al "oficializar el bloqueo económico [vigente desde 1962]'' y provocar la ruptura masiva de relaciones diplomáticas con la isla.

Agregó además que la OEA resulta "incompatible con los deseos más acuciantes de los pueblos de América Latina y el Caribe'', pues es incapaz de representar "sus valores, sus intereses y sus verdaderas ansias de democracia''.

La OEA "es la que ha callado ante los crímenes más horrendos, la que comulga con los intereses del imperialismo, la que conspira y subvierte contra gobiernos genuinos y legítimamente constituidos con demostrado respaldo popular'', destacó.

Por su parte, representantes de la OEA y del gobierno estadounidense dijeron el lunes que la resolución que levantó la exclusión de Cuba de la OEA tardará un tiempo en ser asimilada, y el eventual retorno de la isla supondrá un debate cauteloso dentro del organismo.

"Esto tomará un tiempo en ser digerido'' y abre las puertas a un "largo diálogo'', indicó el secretario general adjunto de la OEA, Albert Ramdin, durante un debate en la Universidad George Washington, en la capital estadounidense.

Ramdin señaló que la OEA se mantiene a la expectativa de recibir "una carta o una señal'' de La Habana mediante la cual manifieste si desea ser readmitida en el organismo regional.

El secretario general adjunto dijo que luego de que Cuba señale que desea volver, una comisión podría realizar una visita a la isla, e incluso establecer una oficina para dirigir las conversaciones, pero la decisión de cómo proceder será tomada en discusión entre todos los países miembro.

"La OEA va a proceder con mucho cuidado en este tema'', dijo el lunes Thomas Shannon, subsecretario de Estado para América Latina.

"El peso de este tema está de nuevo sobre Cuba'', añadió Shannon, quien participó la semana pasada en la Asamblea General de la OEA en San Pedro Sula, Honduras, donde se decidió anular la resolución de 1962.

La importancia de la asamblea es que "trajo el diálogo desde 1962 hasta el 2009'', dijo Shannon, quien auguró una "discusión vigorosa'' en la OEA en las semanas venideras.

Asimismo, la reunión en Honduras dejó en evidencia que "las divisiones'' en la OEA, "a veces presentadas como ideológicas y firmes'', realmente "pueden ser superadas'', por lo que quedaron atrás los temores de que el organismo se convirtiera "en un instrumento deshecho'', agregó Shannon.

Los cancilleres de Brasil, Celso Amorim, y de Colombia, Jaime Bermúdez, aseguraron el lunes que la decisión de Cuba de regresar o no a la OEA es soberana, según reportó el lunes la agencia española de noticias EFE.

Ambos ministros ofrecieron una rueda de prensa al terminar un encuentro de la comisión bilateral en la ciudad colombiana de Cartagena, en la que señalaron que la OEA salió fortalecida de su última Asamblea General celebrada en Honduras.

Amorim afirmó que se logró corregir una situación "históricamente inadecuada'' y se hizo de tal manera que la OEA resultó fortalecida.

"Cuando a Cuba le interese entrar en la OEA lo va a decir, y si no le interesa lo va decir también. Tiene la libertad de hacerlo como todo gobierno soberano. Lo que era importante era enterrar un cadáver insepulto que hacía mal a Cuba, pero sobre todo a la propia OEA'', advirtió.

Bermúdez se "adhirió'' a las palabras de su colega brasileño y agregó que si Cuba decide estar de nuevo en el sistema interamericano se iniciará un proceso de discusión ya previsto, y si por el contrario lo rechaza "la OEA seguirá''.

"Que si Cuba ingresa o no ingresa, como lo dijo el canciller Amorim, es el paso siguiente, que depende de Cuba y de la discusión que se inicia. Me parece que la resolución es clara'', anotó.

  Comentarios