Últimas Noticias

Clinton promete investigar caso de espías cubanos

Hillary Clinton
Hillary Clinton AP

La secretaria de Estado Hillary Clinton calificó el lunes las supuestas actividades de espionaje de un ex funcionario del Departamento de Estado de "infracción escandalosa'' de su juramento de servicio y prometió investigar a fondo el asunto.

Clinton se pronunció sobre el tema tres días después que Walter Kendall Myers y su esposa, Gwendolyn Steingraber Myers, se declararon inocentes de ser agentes no inscritos de Cuba y de confabularse para enviar información secreta a La Habana. La pareja comparecerá el miércoles ante un magistrado federal en una audiencia para decidir si siguen detenidos.

Clinton dijo que había instruido al personal de seguridad del Departamento de Estado "que investigue todos los programas de seguridad, todos los sistemas de autorización que se usan en el Departamento de Estado, para determinar qué más se puede hacer para protegernos de este tipo de infracción flagrante del juramento de servicio''.

Myers, de según la fiscalía federal espió para Cuba durante casi 30 años, trabajó en el Departamento de Estado desde 1977, primero como conferencista del Instituto de Servicio Exterior y posteriormente como analista de asuntos europeos de la Oficina de Inteligencia e Investigación del departamento.

Durante una conferencia de prensa en el Departamento de Estado tras una reunión con el canciller de Indonesia, Clinton dijo que el departamento estaba preocupado a causa de los arrestos y que trabajaría con el Departamento de Justicia "para asegurar que se brinde toda información necesaria para la investigación, pero que también es importante que tratemos de asegurar que esto no suceda de nuevo''.

Ian Kelly, portavoz del Departamento de Estado, dijo que la Oficina de Seguridad Diplomática realiza una evaluación de daños para definir qué información había entregado Myers. Kelly afirmó que la investigación no tenía una fecha fija para concluir pero explicó que "es una prioridad''.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios