Últimas Noticias

Caso de espías podría frenar los esfuerzos de diálogo con Cuba

El senador Mel Martínez, republicano por Florida, dijo el martes que enviaría una carta al presidente Obama pidiéndole que le informe sobre las medidas de contrainteligencia de Estados Unidos sobre Cuba''.
El senador Mel Martínez, republicano por Florida, dijo el martes que enviaría una carta al presidente Obama pidiéndole que le informe sobre las medidas de contrainteligencia de Estados Unidos sobre Cuba''. El Nuevo Herald

Mientras un matrimonio acusado de espiar para Cuba debe presentarse este miércoles ante un tribunal federal, observadores de la situación cubana han dicho que el caso más reciente de espionaje pudiera obstaculizar los esfuerzos del gobierno del presidente Barack Obama para reanudar un diálogo con La Habana.

El arresto la semana pasada de Walter Kendall Myers, ex analista del Departamento de Estado, y su esposa, Gwendolyn Steingraber Myers, ocurre en momentos que el gobierno cubano había aceptado una petición de Washington para reanudar las negociaciones sobre inmigración y correo directo entre los dos países.

Pero como algunos críticos del régimen cubano que se oponen a la reanudación de las conversaciones hasta que Cuba realice algún cambio democrático, los observadores sugieren que el posible acercamiento pudiera perder impulso.

El senador Mel Martínez, republicano por Florida, dijo el martes que enviaría una carta al presidente Obama pidiéndole que le informe sobre "este tema, así como las medidas de contrainteligencia de Estados Unidos sobre Cuba''.

"Es un tema muy molesto y recurrente'', dijo el senador. "El gobierno cubano busca con gran tesón información de inteligencia sobre nuestro país y creo que eso afecta la posibilidad de ampliar nuestras relaciones con Cuba''.

Martínez sugirió que el gobierno debe posponer las conversaciones diplomáticas, añadiendo: "No sabemos cómo estas conversaciones podrían quedar comprometidas por la información que se recibieron en Cuba. Me parece que sería tonto de nuestra parte negociar con un brazo atado a la espalda''.

El Departamento de Estado ha dicho que desea reanudar las conversaciones --suspendidas por el gobierno del presidente George Bush en el 2004-- para "reafirmar el compromiso de ambas partes a una inmigración segura, legal y ordenada''.

"Este caso no debería tener ninguna consecuencia sobre las conversaciones, pero lo tendrá'', dijo Wayne Smith, ex jefe de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, quien apoya la normalización de las relaciones entre ambos países.

"Ya hay personas como el senador Mel Martínez que dicen: ‘No podemos confiar en esta gente. Tenemos que ser muy cuidadosos'. ¡Claro que hay que tener cuidado! Ellos tienen sus operaciones de inteligencia y nosotros las nuestras. Este caso provocará interrupciones, causará problemas y hará que Washington se mueva con lentitud''.

Heide Bronke, portavoz del Departamento de Estado, declinó comentar sobre el asunto.

Un alto funcionario federal afirmó que Washington todavía no ha fijado lugar ni fecha para las conversaciones, que antes se celebraban dos veces al año.

Se desconoce, dijo el funcionario, si el caso Myers afectará el calendario de las nuevas negociaciones.

"El enfoque del Presidente sobre Cuba se basa en nuestros intereses y valores. Estos serán los factores determinantes'', dijo el funcionario, quien pidió no ser identificado debido a lo delicado del asunto. "Cuando nuestro interés nos indique proceder, entonces lo haremos''.

Muchos expertos señalan que no es ninguna sorpresa que Cuba, con uno de los aparatos de inteligencia más avanzados del mundo, tenga espías en todas partes de Estados Unidos, entre ellos empleados del gobierno federal.

"Estados Unidos hace lo mismo con países que calificamos de estados terroristas, supongo que hay cientos de espías más en este país'', dijo Joe García, miembro de la junta de la Fundación Nacional Cubano Americana. "Esto no es más que una excusa para que los temerosos no den ningún paso''.

García y Smith concordaron en que es poco probable que Myers --cuyo último empleo fue de analista de asuntos europeos en la Oficina de Inteligencia e Investigación del Departamento de Estado, y profesor de la Universidad Johns Hopkins-- conozca algún secreto que pueda comprometer la seguridad nacional.

"No es James Bond'', dijo García. "Es Maxwell Smart''.

Sobre las posibles negociaciones con el gobierno de Cuba, un funcionario estadounidense dijo: "Tenemos que ir con los ojos bien abiertos''.

Por su parte, Chris Simmons, ex analista de la Dirección de Inteligencia de Defensa y cazador de espías, dijo que Cuba es uno de los más voraces recopiladores de inteligencia del mundo y con frecuencia vende la información a otros países.

"Kendall Myers es el perfecto ejemplo de lo innegable que es el tráfico de información de inteligencia por parte de Cuba'', apuntó Simmons. "Myers podría ofrecer poca información de utilidad para Cuba, pero si se combina eso con su acceso a los análisis de asuntos europeos y a los estudiantes de Johns Hopkins, podría haber sido un enlace de inteligencia''.

Los Myers, que la semana pasada se declararon inocentes de los cargos de confabulación y de ser agentes no inscritos de una potencia extranjera, deberán comparecer hoy en una audiencia. El magistrado de distrito federal John M. Facciola determinará si los dos --detenidos sin derecho a fianza-- deben seguir encarcelados.

Los Myers enfrentan más de 30 años de prisión si los declaran culpables y la fiscalía federal ha solicitado la devolución de los ingresos de Myers en el Departamento de Estado y los ahorros de retiro de ambos.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios