Últimas Noticias

Sin fianza pareja acusada de espiar por temor de que huyan a La Habana

Walter Kendall Myers y su esposa Gwendolyn Myers aparecen en esta fotografía de febrero del 2009, en Washington.
Walter Kendall Myers y su esposa Gwendolyn Myers aparecen en esta fotografía de febrero del 2009, en Washington. Reuters

El apartamento donde viven los dos acusados de espiar para el gobierno cubano está a sólo 2.6 millas de la Oficina de Intereses de Cuba en Washington, demasiado cerca para que las autoridades puedan detenerlos si tratan de buscar refugio allí, dijo el miércoles un magistrado federal, ordenando además que el matrimonio permanezca detenido hasta que juicio.

"Una vez que entrasen en ese edificio'', escribió el magistrado federal John Facciola en su orden de detención, "habrían huido de Estados Unidos''.

Walter Kendall Myers, de 72 años y ex analista del Departamento de Estado, y su esposa, Gwendolyn, de 71 años, están detenidos sin fianza desde la semana pasada cuando se declararon inocentes de cargos de fraude en transferencias bancarias, ser agentes ilegales del gobierno cubano y confabularse para entregar información secreta.

Se presentaron juntos ante el tribunal en uniformes azules arrugados y camisetas blancas. Los dos escucharon con atención pero con relativa indiferencia cuando su abogado, Tom Green, le pidió al magistrado que los pusiera bajo arresto domiciliario con supervisión. La pareja tiene vínculos con el área y cuatro hijos, observó Green.

Pero Facciola concordó con los fiscales federales, quienes alegaron que los Myers habían espiado para Cuba durante casi 30 años y representan un alto riesgo de fuga. Facciola dijo que cree que el caso del gobierno es "muy fuerte'' y "mientras mayor es la posibilidad de un fallo condenatorio, mayor es la motivación para huir''.

Señaló que pudiera ponerles dispositivos electrónicos de localización en los tobillos "pero no tengo ninguna seguridad de sea suficiente para que las autoridades los puedan detener a tiempo si deciden tomar un taxi y llegar en 10 minutos a la Sección de Intereses de Cuba''.

Como Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas con Cuba, no tiene poder para detener a la pareja, escribió.

"Es fantasioso siquiera sugerir que Estados Unidos invadiría la Sección de Intereses de Cuba para sacar a los acusados'', dijo.

Facciola observó que la pareja retirada estaba acusada de delitos que conllevan sentencias de prisión de entre 14 y 17 años.

"Si los hallan culpables, enfrentan condenas de prisión, quizás por el resto de sus vidas'', dijo. "Ese destino es una fuerte motivación para huir a toda costa''.

Estados Unidos no tiene tratado de extradición con Cuba y si los Myers huyeran a la isla --país que han calificado de casa-- Estados Unidos no tendría la manera de detenerlos, escribió el juez.

El magistrado sugirió que Cuba "tiene poderosos motivos para querer ayudarlos.

"Pudiera querer pagar su lealtad durante los muchos años que los acusados han estado a su servicio y garantizar que sus otros agentes en Estados Unidos sigan trabajando para Cuba sabiendo que la isla los va a ayudar a escapar si, como estos acusados, son capturados'', escribió.

El fiscal federal adjunto Michael Harvey calificó a la pareja de "un riesgo de fuga serio y obvio'', alegando durante los 40 minutos de la audiencia de detención que los Myers son buenos marinos y tienen un yate de 37 pies de eslora.

Los Myers --que fueron arrestados tras revelar toda una vida de espionaje a un agente encubierto del FBI que creían era un oficial de la inteligencia cubana-- le dijeron a la fuente que tenían planes de irse a Cuba.

Harvey dijo que la pareja tenía los medios para huir, observando que Walter Kendall Myers tiene una herencia y $500,000 en inversiones.

Los investigadores encontraron en la casa de los Myers una marca en un almanaque para viajar en su yate al Caribe en noviembre sin "fecha de regreso'', observó Harvey. También encontraron cartas de navegación de las aguas cubanas, un guía de viajes a Cuba y un libro titulado "On Becoming Cuban''.

Añadió que Fidel Castro había elogiado a la pareja en una reflexión, afirmando que, de llegar a Cuba, serían "recibidos como héroes y no regresarían''.

El abogado defensor Green, que calificó de "algo exagerado'' el argumento de la fiscalía para mantener a la pareja en la cárcel, agregó dijo que el cargo más serio que enfrentan conlleva una sentencia de 10 años. Sugirió que "pudieran establecerse condiciones'' para permitirles quedarse en casa, bajo supervisión, con dispositivos electrónicos en los tobillos. Dijo que el yate pudiera ‘‘desactivarse''.

Pero Facciola dijo que sería demasiado costoso y "draconiano'' hacer que el FBI o el Servicio de Alguaciles Federales los mantuviera bajo vigilancia constante en su casa.

Los fiscales, que dijeron tener grabaciones de video y audio en que los Myers le cuentan al agente encubierto del FBI sus actividades de espionaje, no descartan presentar más cargos contra la pareja.

Harvey dijo que los cargos presentados son "significativamente serios'' pero observó que las investigaciones no han terminado.

La pareja tiene programado presentarse el 17 de junio antes el juez federal de distrito Reggie Walton para una audiencia.

Los arrestos se producen en momentos que el presidente Barack Obama trata de mejorar las relaciones con La Habana. Algunos observadores sugieren que esto pudiera obstaculizar la reanudación de conversaciones sobre inmigración entre los dos países.

"La revelación de esta confabulación, que duró décadas, muestra claramente que no es el momento para una reanudación de conversaciones migratorias o de cualquier tipo con el régimen'', dijo la representante Ileana Ros-Lehtinen, republicana por Miami.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios