Últimas Noticias

Irán: ambos bandos se atribuyen triunfo en las elecciones

La agencia noticiosa oficial de Irán dijo el viernes que el presidente Mahmud Ahmadineyad había ganado la reelección, pero un rival reformista también se atribuyó la victoria.

Las declaraciones contradictorias surgieron incluso antes de que las urnas cerraran. Los resultados oficiales no se esperan sino hasta el sábado.

El Ministerio del Interior del país divulgó los primeros resultados, según los cuales, Ahmadineyad tenía ventaja.

El ministro Kamran Daneshjoo dijo que Ahmadineyad tenía el 68,8% de los más de 10 millones de votos contados hasta ahora. Mousavi llevaba el 28,8%.

El gobierno no ha revelado aún el número total de votos.

Ni el reporte de la agencia noticiosa IRNA, ni el anuncio opuesto del ex primer ministro Mir Hossein Mousavi en una conferencia de prensa dieron detalles sobre cuáles eran sus bases.

Mousavi sólo ha dicho que fue "definitivamente el ganador de las elecciones'', con base en "todos los indicadores en todo Irán''.

La contienda electoral fue muy apretada durante el mes que duró, y ha sido marcada por agrias críticas entre los principales candidatos, algo poco común en las campaña iraníes.

Los iraníes votaron el viernes para decidir si renovarán por cuatro años más el mandato de Ahmadineyad, un gobernante de línea dura, o pondrán en su lugar a un reformista más predispuesto a moderar las reglas islámicas y mejorar las relaciones del país con Estados Unidos.

La votación fue ampliada seis horas, hasta la medianoche (1930 GMT) para permitir a aquellos en las filas que pudieran sufragar.

Un organizador de la campaña de Mousavi en la internet denunció que una decena de simpatizantes de Ahmadineyad atacó con gases lacrimógenos una de las oficinas de la campaña de los opositores en Teherán.

No hubo heridos. Pero fue el primer informe de violencia en las elecciones presidenciales del viernes.

Saeed Shariati, jefe de la campaña de Mousavi para sectores juveniles en la internet, dijo que simpatizantes del presidente atacaron su oficina en el norte de Teherán con gases lacrimógenos. Shariati dijo que la policía dispersó al grupo. No hubo confirmación independiente del ataque.

La campaña organizada por Shariati tiene varios portales de acceso en la internet donde se ofrece respaldo a Mousavi. Las autoridades iraníes bloquearon el viernes al menos tres de esos sitios.

La agitada campaña electoral, que duró menos de un mes, entusiasmó a muchos votantes y cambió la percepción internacional del proceso político iraní. Contó con actos callejeros masivos, mensajes de campaña pulidos y debates televisados, lo que la hizo parecer más a las contiendas de países occidentales que a los procesos previsibles de la mayoría de los demás países de Medio Oriente.

La fiebre electoral atrapó a Irán y se hizo mucho más intensa en la última semana. Las manifestaciones callejeras nocturnas parecían fiestas, en las que el tráfico se detenía y los jóvenes de Teherán tenían la oportunidad, pocas veces disponible, de bailar en las calles.

El voto del viernes tendrá consecuencias serias en el ámbito nacional y también fuera de Irán, a pesar de que el poder real está en manos del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, quien controla las decisiones más importantes, y de que los clérigos que rigen el país limitan las funciones del presidente.

El funcionario electoral Alí Akbar Fadai dijo que el país llegaría a un porcentaje récord de participación, informó la agencia estatal de noticias IRNA.

Ahmadineyad, en tanto, votó en una mezquita del oriente de la ciudad.

"Una decisión fuerte y revolucionaria de la gente significará un futuro brillante y progresista para la nación'', dijo el presidente, según la agencia IRNA.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios