Últimas Noticias

Policía iraní disuelve protestas por la fuerza

Supporters of Iranian Presidential candidate Mir Hossein Mousavi hold placards and pictures depicting injured protesters of Tehran during a protest against the election results in Iran on June 21, 2009, near the Iranian consulate in Istanbul. At least 10 people were killed in the latest unrest to shake Tehran, state television said on June 21, as the opposition stepped up its defiance of Iran's Islamic rulers over the disputed election.
Supporters of Iranian Presidential candidate Mir Hossein Mousavi hold placards and pictures depicting injured protesters of Tehran during a protest against the election results in Iran on June 21, 2009, near the Iranian consulate in Istanbul. At least 10 people were killed in the latest unrest to shake Tehran, state television said on June 21, as the opposition stepped up its defiance of Iran's Islamic rulers over the disputed election. AFP/Getty Images

La policía antimotines atacó el lunes a cientos de manifestantes con gas lacrimógeno y disparó balas de plomo al aire para dispersar una protesta en el centro de Teherán, cumpliendo así la advertencia de que aplastaría cualquier nueva protesta opositora tras las conflictivas elecciones presidenciales.

Algunos testigos dijeron que helicópteros rondaban el área mientras unos 200 manifestantes se reunían en la Plaza Haft-e-Tir, pero cientos de policías antidisturbios disolvieron rápidamente la manifestación pública e impidieron que se formaran grupos de cualquier tamaño en el lugar.

Entretanto, la Oficina de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña anunció el lunes que, debido a la persistente violencia, está retirando del país a los familiares de su personal en Irán. Agregó que no recomienda que los ciudadanos británicos dejen el país, pero confirmó que está siguiendo la situación con "extrema atención''.

En la estación de metro de Haft-e-Tir, la policía no permitía que nadie se quedara quieto, pedía a la gente que continuara caminando y separaba a los que iban juntos, dijeron testigos, que pidieron no ser identificados por miedo a represalias.

Justo antes de los enfrentamientos, una mujer iraní que vive en Teherán dijo que había una fuerte presencia de policías y efectivos de seguridad en otra plaza del centro de la ciudad.

"Hay una presencia policial masiva, masiva, masiva'', le dijo la mujer por teléfono a The Associated Press en El Cairo. "Su presencia realmente era intimidante''.

Irán dice que al menos 17 manifestantes han muerto en una semana de disturbios luego de que el consejo electoral declarara al presidente de línea dura Mahmud Ahmadinejad ganador de la elección del 12 de junio.

El principal candidato opositor, Mir Hossein Mousavi, dice que la elección fue un fraude e insiste en que él ganó. Sus seguidores han realizado manifestaciones casi todos los días, algunas con cientos de miles de personas.

La Guardia Revolucionaria de Irán, la fuerza militar más poderosa del país, amenazó horas antes con aplastar cualquier protesta por las elecciones y advirtió a los manifestantes que se preparen para "una confrontación revolucionaria'' si deciden salir de nuevo a las calles.

Por su parte, la máxima autoridad electoral del país, el Consejo Guardián, reconoció irregularidades de votación en 50 distritos electorales en los comicios del 12 de junio, la admisión más grave hasta ahora por parte de las autoridades de problemas electorales.

El Consejo insistió, sin embargo, que los problemas no afectan el resultado de la votación. El organismo electoral dijo que Ahmadinejad ganó de forma abrumadora.

La Guardia Revolucionaria, en una declaración colocada en su portal de internet, advirtió a los manifestantes que estén "preparados para una resolución y una confrontación revolucionaria con los Guardias, el Basij y otras fuerzas de seguridad y disciplinarias'' si prosiguen con sus manifestaciones casi diarias.

El Basij es una temida milicia integrada por elementos vestidos de paisano que opera bajo las órdenes de la Guardia Revolucionaria y que ha sido utilizada para sofocar las protestas.

En su comunicado, la Guardia Revolucionaria ordenó a los manifestantes que pongan ‘‘fin al sabotaje y los disturbios'' y dijo que su resistencia es una "conspiración'' contra Irán.

El opositor Mousavi prometió el domingo seguir respaldando las protestas, reiterando que las elecciones del 12 de junio fueron fraudulentas, pero dijo que no va a permitir que las vidas de los manifestantes sean puestas en peligro.

Los resultados oficiales provocaron un extraordinario estallido de protestas callejeras y tuvieron una brutal respuesta de la policía y el Basij. La policía dijo en una declaración el lunes que 457 personas fueron arrestadas el sábado.

Las calles de Teherán estuvieron mayormente tranquilas el domingo, pero gritos de " ¡Dios es grande!'' y " ¡Muerte al dictador!'' resonaron nuevamente desde los techos al caer la noche.

El gobierno intensificó sus restricciones a la prensa independiente al expulsar a un corresponsal de la BBC, suspender a la televisora por satélite Al-Arabiya y arrestar al menos a dos corresponsales locales de revistas estadounidenses.

La televisora estatal en inglés dijo que un grupo de exiliados llamado Muyahidines del Pueblo era responsable por la violencia callejera y transmitió lo que dijo eran confesiones de agentes controlados por los británicos, en un indicio de que el gobierno estaba listo para intensificar la represión.

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios