Últimas Noticias

Cubana revive viejo oficio de manuscribir cartas de amor por encargo

A mano como en el siglo XIX, una periodista cubana escribe desde hace 15 años cartas de amor por encargo, convencida de que en la era informática ‘‘la gente aún no ha perdido la fe'' en ellas, según cuenta en la prensa de este viernes.

"Una carta de amor es una necesidad para cualquier persona (...) siempre pienso en quién la va a recibir, en la emoción o el alivio que va a sentir'', señaló Liudmila Quincose, de 34 años, que decidió instalar en 1994 una escribanía en su casa, en la provincia de Sancti Spíritus (centro de Cuba).

Al inicio la idea le pareció jocosa, pero cuando comenzaron a llegar clientes -un mes después de colgado el anuncio- se percató de que había "mucha necesidad de comunicación'', según sus declaraciones al semanario Bohemia.

Las cartas "más fáciles son las que se regalan para decirle a otra persona cuánto se le quiere'', y "las más difíciles son cuando las parejas están peleadas'', explica Quincose, que perdió la cuenta de "cuántas'' ha redactado en 15 años y no asume el raro oficio como "un medio de vida''.

"Si tienen 5 pesos (25 centavos de dólar) me los pagan, pero las que respondo, que son más que las que vendo, son totalmente gratis'', explicó la mujer, cuya escribanía atiende pedidos de unos 20 países.

La "Escribanía Dollz'' se convirtió con el tiempo en un proyecto comunitario, que organiza exposiciones de pintura, presentaciones de libros y hasta un concurso internacional de cartas de amor.

Quincose cuenta que siente "envidia de los viejos escribanos'' por el "trazo de sus letras'' y "los dibujos de sus firmas''.

"Sus cartas eran bellas, yo solo escribo en un papel especial'', dice.

  Comentarios