Últimas Noticias

El mundo condena el golpe militar

Militares mantienen tomada la Casa Presidencial este 28 de junio de 2009, en Tegucigalpa (Honduras), mientra en las afueras del lugar miles de personas se mantienen concentradas. El poder judicial del país respaldó la acción de las Fuerzas Armadas de detener y deportar al presidente Manuel Zelaya, quien ha recibido un fuerte apoyo de la comunidad internacional y ha negado haber renunciado al poder, como ha afirmado el Congreso hondureño.
Militares mantienen tomada la Casa Presidencial este 28 de junio de 2009, en Tegucigalpa (Honduras), mientra en las afueras del lugar miles de personas se mantienen concentradas. El poder judicial del país respaldó la acción de las Fuerzas Armadas de detener y deportar al presidente Manuel Zelaya, quien ha recibido un fuerte apoyo de la comunidad internacional y ha negado haber renunciado al poder, como ha afirmado el Congreso hondureño. EFE

Estados Unidos, la Unión Europea, el secretario general de la ONU y casi todos los países latinoamericanos condenaron el domingo el golpe de Estado en Honduras y urgieron el retorno de la democracia en el país.

Las reacciones de condena llovieron desde el anuncio de la detención del presidente Manuel Zelaya por un grupo de militares en Honduras, inmerso en una grave crisis política desde que la justicia declarara ilegal su decisión de realizar una consulta popular para permitir su reelección.

Desde Washington la secretaria de Estado Hillary Clinton condenó el golpe que "viola los preceptos democráticos'' hemisféricos, mientras el presidente Barack Obama se declaró "profundamente preocupado'' por los acontecimientos.

"Cualquier tensión y disputa existente debe ser resuelta pacíficamente a través del diálogo, libre de cualquier interferencia del extranjero'', afirmó Obama.

El secretario general de la ONU expresó su "firme apoyo'' a las instituciones democráticas en Honduras y pidió la restitución a sus cargos de los representantes democráticamente elegidos, incluido el presidente Manuel Zelaya.

Ban Ki-Moon dijo que está "profundamente preocupado'' por los acontecimientos recientes en el país centroamericano y condena el arresto de Zelaya y sus colaboradores.

En un comunicado emitido por su oficina, dijo que pedía la "restitución de los representantes democráticamente elegidos del país y el respeto total por los derechos humanos, incluyendo salvaguardas para la seguridad del presidente Zelaya, miembros de su familia y su gobierno''.

Pidió a los hondureños "comprometerse pacíficamente y en espíritu de reconciliación para resolver sus diferencias'', y dijo que las Naciones Unidas estaban listas para proporcionar ayuda a Honduras a fin de que pueda superar la crisis.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó por aclamación una resolución de siete puntos que condena "enérgicamente'' el "golpe de Estado'' y exige retorno "inmediato, seguro e incondicional'' al poder del presidente Zelaya.

El Grupo de Río, integrado por 23 países latinoamericanos, expresó en tanto su "más enérgica condena'' al golpe, indicó un comunicado de la cancillería de México, a cargo de la presidencia pro témpore del organismo.

El mecanismo de concertación política regional rechazó "el uso de la fuerza armada en la detención arbitraria del Jefe del Ejecutivo, quien fue obligado a salir'' de su país y llevado a Costa Rica.

El presidente venezolano Hugo Chávez calificó como una "posición importante'' la asumida por el gobierno estadounidense. Sin embargo dijo que a la posición de Clinton "le falta fuerza'', haciendo referencia a la invitación a "resolver pacíficamente sus disputas políticas por medio del diálogo''.

Chávez fue uno de los primeros en salir en defensa de Zelaya, uno de sus aliados en la región y anunció una "batalla continental'' en favor de su restitución.

"Los militares fueron usados para dar un golpe de Estado. Es un golpe de Estado troglodita, como tantos golpes que ocurrieron en América Latina en los últimos 100 años contra un pueblo y un presidente que sólo está planteando una consulta popular'', declaró a Telesur, con sede en Caracas.

El mandatario venezolano anunció una reunión extraordinaria de presidentes de la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA) en Managua para este domingo, que coincidirá con otra del Sistema de países Centroamericanos (Sica) prevista para este lunes.

En la misma línea se pronunciaron sus aliados Cuba y Bolivia. El presidente boliviano Evo Morales denunció un "golpe de Estado militar'' y manifestó su solidaridad a Zelaya, con quien integra el ALBA.

Desde México a Perú, Colombia, Brasil, pasando por Guatemala, Paraguay, Argentina y Uruguay, además de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), expresaron asimismo su rechazo al golpe y su apoyo a Zelaya.

También la Unión Europea condenó "enérgicamente'' la detención de Zelaya y exigió su liberación "inmediata'', anunció la presidencia checa de la UE en la isla griega de Corfú.

"La UE condena enérgicamente la detención del presidente constitucional de la República de Honduras por las Fuerzas Armadas'', declaró a la prensa el ministro de Relaciones Exteriores checo, Jan Kohout, al margen de la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Artículos relacionados el Nuevo Herald

  Comentarios